Transformación ágil
El camino a la trascendencia está trazado con la Transformación Ágil.
Ángel Contreras Moreno. Presidente del Consejo Ejecutivo Nacional del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. | | Edición: 52
Transformación ágil

En otros años, el margen de error para la toma de decisiones era mucho mayor: las tendencias de mercado eran más largas, el flujo de información era lento y la competencia no se movía con tanta celeridad. Por otro lado, la mayoría de nuestras empresas todavía enfocan sus esfuerzos en potenciar su negocio principal, pero no se arriesgan a buscar la evolución de los productos o servicios que les otorgaron el éxito.

Actualmente, la vastedad de información y la rapidez con la que ésta se genera han reducido los márgenes de error en la toma de decisiones: lo que hoy funciona, mañana podría quedar obsoleto. Esto nos obliga a realizar tres tareas: resaltar los riesgos de ignorar tanto las tendencias del mercado como las nuevas necesidades del cliente, decidir rápido y ser capaces de modificar las decisiones en cualquier momento. Necesitamos crear Empresas Ágiles.

Piensa en el Sistema de Producción Toyota: planea, realiza, estudia y actúa. Este es un método que permite maximizar la productividad de forma continua, eliminando superfluidades en cada proceso de innovación; permite que los empleados tomen las riendas de su profesión, al mismo tiempo que cultivan su sentido de pertenencia; y garantiza que los clientes reciban el valor del negocio en tiempo y forma, consolidando su lealtad.

Las organizaciones ágiles trabajan más rápido, mantienen la satisfacción de sus consumidores y disfrutan más de su trabajo. Pero ser ágil implica mucho más que implementar nuevas metodologías o tecnologías; requieren una transformación profunda y estructural en la cultura del negocio. Representa una evolución integral para generar rentabilidad por medio de la tecnología y la innovación constante.

Los cimientos de nuestra agilidad empresarial deben considerar un cambio profundo en la relación tecnología/capital humano/negocio, que debe partir de la filosofía corporativa. Debe transmitirse en la misión, proyectarse mediante la visión y complementarse con los principios y valores del Código de Ética. La frase “renovarse o morir” no sólo describe las reglas del juego, también expresa la mentalidad que debemos adoptar para seguir adelante. Hoy, sólo podemos vivir esta máxima por medio de la tecnología. Ésta debe ser parte de nuestro ADN para conocer y reconocer al negocio, al mercado; para entender a nuestros aliados, a la competencia y anticiparse a las nuevas tendencias.

Crear modelos de negocio ágiles requiere que la tecnología se integre en todas las áreas del negocio, así como en nuestro capital humano para innovar constantemente y generar ingresos en un entorno de negocios cambiante y altamente competitivo. En otras palabras, debemos ser ágiles para consolidar la lealtad de nuestros clientes y afianzar una estrategia enfocada en generar valor, pertenencia, competitividad, posicionamiento, rentabilidad, exponencialidad y trascendencia.

 

Tags

cultura emprendimiento consultoría

Articulos Relacionados