Home Office, ¿buena idea para las empresas?
También esta modalidad de empleo debe ser evaluada cuidadosamente.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Home Office, ¿buena idea para las empresas?

Términos como “trabajo remoto”, “equipos a distancia” y “nómadas digitales” se han vuelto cada vez más comunes en la jerga de contratación y entre reclutadores y socios de Recursos Humanos. Muchas compañías de primer nivel como Amazon, Williams-Sonoma y Dell han implementado estas modalidades de empleo, principalmente debido a las facilidades y beneficios que ofrecen tanto a los empleados como a las empresas mismas.

Ser un empleado virtual permite la autonomía del individuo y la eficiencia al mismo tiempo, bajo agendas de mutuo beneficio entre el contratador y sus socios. No obstante, implica riesgos y dificultades que vale la pena plantear antes de implementar esta modalidad de empleo al interior de una empresa inexperta en entornos digitales y manejo de capital humano a distancia.

 

Baja retención de capital humano

Según las estadísticas y la experiencia de muchos contratadores que ya han implementado la modalidad de home-office, la fidelidad y retención laboral es un problema para equipos no presenciales de trabajo, ya que para muchas personas el trabajo desde casa es sinónimo de temporalidad, por lo que la rotación de personal es estadísticamente más alta que en empresas físicas.

 

Dificultades al monitorear el desempeño

Para los contratadores, monitorear la eficiencia del empleado, así como cuantificarla y retroalimentarla se vuelve todo un reto cuando la distancia física se impone a los indicadores. Ante la incertidumbre de gerentes sobre cuánto tiempo toma al empleado realizar determinadas actividades, es posible que se generen abusos (tanto de empleador como de empleado) respecto a la carga de actividades a desempeñar de manera diaria.

 

Comunicación y habilidades blandas

En la soledad del hogar o en la cotidianidad que éste implica, es común que los talentos y fortalezas de los empleados no se desarrollen adecuadamente. Por ejemplo, la sensación de aislamiento o de nulo crecimiento profesional son comunes entre empleados que laboran desde casa.

Tags

empresas consultoría emprendimiento

Articulos Relacionados