¡Seis millones de vacantes en Japón para 2030!
Fruto de su pirámide poblacional, el país asiático enfrenta profundos retos laborales.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
¡Seis millones de vacantes en Japón para 2030!

Japón, como muchas otras potencias económicas mundiales, se enfrenta a un gran reto global que atender: una pirámide poblacional en la que un 27% de la población es mayor de 65 años y la tasa de natalidad es únicamente del 1.43%, muy por debajo del nivel de reemplazo idóneo.

 

JAPÓN ENFRENTA CRISIS LABORAL

Producto de este importante desequilibrio poblacional, nuevas demandas se unen al constante reto de satisfacer la demanda laboral y de trabajo en aquel país. Según Makiko Eda, CRO del Foro Económico Mundial en Japón, esta problemática afectará principalmente a través de un déficit de trabajadores que, según estudios, ascenderá a 6.44 millones de personas en 2030, de las cuales 1.33 millones se localizarán en Tokio.

Según el autoridades del Foro Económico Mundial, la transformación digital, la inclusión y la implementación del reskilling (actualización de habilidades) son en su conjunto una alternativa viable para resolver la compleja situación demográfica del gobierno y las empresas niponas. Según el Persol Research Institute y la Universidad Chuo, para 2030 Japón deberá fomentar la incorporación de 1.63 millones de adultos mayores, 1.02 millones de mujeres y 81 mil extranjeros en su fuerza de trabajo.

Así mismo, es competencia de este país asiático la adopción de nuevas tecnologías, el fortalecimiento de las pequeñas empresas (en las cuales laboran el 99% de los trabajadores nipones) y la implementación de un visión inclusiva con perspectiva de género, que atienda la brecha salarial tan exacerbada que viven las mujeres japonesas y que posicionan a este país en el lugar 110 de 149 en el ranking del Global Gender Gap Report, del Foro Económico Mundial.

Culturalmente, Japón además necesita proporcionar oportunidades de crecimiento que mejoren o superen las condiciones de retiro que actualmente se implementan en el país. Bajo el gobierno del Primer Ministro Shinzo Abe se ha propuesto además aumentar la edad de retiro de los 65 años a los 70-75 años, con el propósito de liberar la presión económica del sistema de pensiones y la ausencia de fuerza de trabajo para empleos de todos los niveles de especialización. No obstante, analistas han puesto sobre la mesa una solución hasta ahora aún intocable para atender este problema: relajar las fuertes políticas laborales anti-extranjeras que se han mantenido durante décadas en el territorio nipón.

Tags

empresas cultura economía

Articulos Relacionados