Disrupción exponencial
Negocios del mañana que inician hoy
Dr. Félix Cárdenas del Castillo, socio fundador de Ascendis Capital e InnovaCamp Ventures, y director del Centro de Innovación y Emprendimiento de EGADE Business School del Tec de Monterrey. |
Disrupción exponencial

 

La gran tecnología del siglo XIX fueron los motores de vapor, y estos fueron reemplazados hasta la primera mitad del siglo XX con la invención del motor de combustión interna. En ese entonces, el ciclo de vida de la tecnología se extendían entre 60 y 80 años, hasta la aparición de otra innovación (como la energía nuclear en 1950).

Hoy, las innovaciones disruptivas surgen en intervalos de tiempo sustancialmente menores, que afectan exponencialmente la operación del mercado. Tanto así que la Universidad de Yale apunta que la esperanza de vida de una compañía listada en el índice bursátil Standard & Poor’s 500 se ha reducido de 67 años (en 1920) a 12 años; y mientras su competencia comercial podía alcanzar los 30 años en 1984, actualmente solo perdura durante 5 años.

 

“La innovación no es una práctica cool o romántica; su propósito es incrementar las ventas, crear rentabilidad y consolidar la permanencia del negocio”.

 

¿Tienes tecnologías exponenciales?

Lamentablemente, algunos todavía piensan que el software será el negocio del mañana. No,  la Revolución Industrial 4.0 está aquí: son industrias como la robótica, la inteligencia artificial (AI) y la realidad virtual (RV): ya no son las imágenes fantásticas que vemos en películas de ciencia ficción; son las innovaciones reales que están transformando el mundo, y que muy pronto impactarán todos los sectores empresariales.

 

Drones

Diversas empresas del sector agropecuario están aprovechando esta tecnología para implementar prácticas de agricultura inteligente en sus procesos: un dron puede regar una hectárea de cosecha en 4 minutos, con solo 10 litros de agua y un litro de fertilizante; en comparación, un tractor convencional tarda dos horas y utiliza 100 litros de agua con 2 litros de fertilizantes.

 

Vehículos eléctricos

Dos de las principales limitaciones de los automóviles eléctricos son sus altos precios y la corta duración de sus baterías. Para acabar con estos problemas, Elon Musk y Tesla Motors diseñan autos eléctricos con precios de venta económicos. También han instalado una gran red de cargadores en diversas ciudades y puntos de las carreteras de Estados Unidos, que asegura el óptimo funcionamiento de sus vehículos.

 

 

Súmate al club

Una tendencia interesante de la Revolución Industrial 4.0 son las ‘empresas unicornio’, aquellas organizaciones valoradas en más de mil millones de dólares: SpaceX, Snapchat, Google, etc. Lo más interesante de estas compañías es que alcanzaron esta valoración en muy pocos años: Uber nació en 2009 y actualmente está valorada en 68 mil millones de dólares; por otro lado, General Motors se valora en 52 mil millones, a pesar de sus 109 años de producción.

Gracias a la innovación y las tecnologías disruptivas, una meta que antes podía tomar décadas en alcanzarse, ahora puede cumplirse en meses. Pero no es suficiente crear nuevos productos y servicios para triunfar; la cuestión es adoptar las nuevas tecnologías para garantizar nuestra permanencia. Al respecto, les comparto cuatro estrategias para empezar la transición:

 

Alianzas estratégicas

Los nuevos modelos de negocio exigen que las empresas colaboren con otras compañías para crear propuestas de valor singulares. Todos sabemos que Airbnb no tiene propiedades; sin embargo, su crecimiento atrajo mucho interés de otros negocios, que también querían ofrecer experiencias de hospedaje únicas. Por ejemplo, Audi promocionó la oportunidad de manejar sus autos a 250 kilómetros por hora, si los usuarios de Airbnb reservaban vacaciones en el Death Valley de California (Estados Unidos). Así, hay cada vez más empresas deseosas de asociarse con otros jugadores para aprovechar las nuevas tendencias demográficas del mercado.

 

Intraemprendimiento

La idea es simple: emprender e innovar desde el interior de una empresa. En este contexto, los empleados son los emprendedores, y la compañía les da la libertad de asumir roles diferentes a los que normalmente desempeñan. De esta manera, los intraemprendedores pueden desarrollar nuevos proveedores, encontrar nuevos nichos de mercado, e incluso generar nuevos modelos de negocio centrados en el cliente. Al final, la empresa puede beneficiarse de la nueva unidad de negocio que creó, incorporándola en su cadena de valor.

 

Innovación abierta

Este modelo promueve la cooperación de grupos multidisciplinarios que involucran a la propia empresa, pero también a investigadores y creadores de varias instituciones externas. Intercambian sus conocimientos y propuestas, generan resultados en conjunto y comparten la propiedad intelectual. Su principal ventaja es que el proceso de innovación se da a gran velocidad y con mayor certeza; además, representa un modelo más justo e incluyente en la generación de valor.

 

Grandes financiadores

No se puede innovar sin capital. Además de grandes emprendedores, la innovación requiere grandes financieros para prosperar —¿creen que Cristóbal Colón habría descubierto América si la reina Isabel I de Castilla no financiaba su primera expedición?—. Hoy, es tarea de los corporativos buscar más inversiones (con oportunidades de mentoría, gestión estratégica y networking para los emprendedores) que impulsen la disrupción tecnológica de sus negocios.

 

La innovación no es una práctica cool o romántica; su propósito es incrementar las ventas, crear rentabilidad y consolidar la permanencia del negocio. Por eso, es imperativo que un país como México y sus empresas adopten estas megatendencias tecnológicas lo antes posible.

 

 

 

 

Articulos Relacionados