Líderes autodidactas
Quienes creen que ya lo saben todo, realmente no saben nada.
Luis Mario González, CEO de ABS CO2 y ATROX CUSTOMS. |
Líderes autodidactas

A mis 19 años, solo hay una verdad que conozco con seguridad: nunca dejamos de aprender.  Hoy, una carrera universitaria ya no garantiza el éxito en el mercado laboral. Y peor, hay tantos jóvenes de mi generación que estudian profesiones que no les gustan, porque piensan que les darán dinero, prestigio y seguridad a largo plazo. Jim Rohn, autor de My Phylosophy for Succesful Living, lo explica así: “la educación formal puede garantizarte un medio de vida; pero la educación propia, autodidacta, realmente les ayudará a encontrar lo que quieren, y a generar fortunas más valiosas que el dinero”.

 

Después del aula

Egresé de la preparatoria en 2016, especializado en el área de salud, pero no tenía los conocimientos que necesitaba para desarrollar el filtro absorbedor de dióxido de carbono; iniciar mi negocio de compra venta de autos; contratar a los primeros empleados (profesionistas que me doblaban en edad); dejar mi ciudad natal y la comodidad de vivir con mis padres para abrir una importadora de autopartes en la frontera con Estados Unidos. Estas no son habilidades que enseñan en una misma carrera, pero sí pueden encontrarse en librerías, internet o a través de mentores.

He tenido que enfrentar situaciones muy duras, que incluso me llevaron a repetir un semestre de la preparatoria, porque el modelo tradicional de estudios no era compatible con mi ritmo acelerado de vida. Mis dos negocios consumían demasiado tiempo y cometí el error de desprestigiar la educación. Afortunadamente, al tocar fondo logré construir un sentido de responsabilidad muy valioso. Hoy agradezco esos golpes de la vida, porque  tomar las riendas de tu propio aprendizaje no es nada fácil. Quebrar los paradigmas que nos inculcan, con los que nos enseñan dentro y fuera de casa, y reemplazarlos por una nueva forma de superación fue el parteaguas en mi historia.

Hoy, mis estudios son la meta más importante. Por eso intento organizarme lo mejor posible para leer un libro por semana. Además, siendo tan jóven y con dos negocios sobre mis hombros, tengo que seguir aprendiendo, leyendo, tomando cursos y diplomados, porque yo espero juzguen por lo que he aprendido y logrado, no por mis años.

 

La regla del 10X para ser exitoso

Mi pasión fue crear una invención que contribuya a la mejora del medio ambiente, que beneficiará a miles de personas; pero este proyecto no nació con el apoyo de un maestro específico, o de una institución. No, encontré una red nacional de biólogos, químicos y científicos, con quienes pude intercambiar ideas para encontrar el camino adecuado. Ellos me enseñaron sobre químicos, materiales y procesos para crear el filtro.  

Esto es algo de lo que nos olvidamos normalmente: buscar personas con la regla del 10X. Si deseas aprender algo o lograr una meta, busca alguien que sepa o que haya logrado eso, pero 10 veces más; si deseas generar una empresa que facture sus primeros 100,000 pesos, busca alguien que esté facturando 1,000,000 en el mismo lapso de tiempo. Cuando encuentres a ese individuo, busca todas las maneras posibles para lograr que sea tu mentor. No será fácil, pero el éxito no se logra haciendo cosas comunes.

 

 

¿Ser autodidacta es para todos?

Mucho de lo que aprendemos en la escuela no volvemos a ponerlo en práctica al salir —incluso, cada año olvidamos el 20 % de lo que sabemos—, y un sistema educativo igual para todos no deja pulir las diferentes habilidades que cada ser humano posee, ni sus pasiones. A Albert Einstein se le adjudica esta frase célebre: “Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil”. La idea es pertinente: ¿puede una educación uniforme explotar por igual el potencial de los futuros científicos, artistas, académicos y líderes sociales? Yo creo que depende de ellos no perder su luz interior y prepararse con tenacidad para dejarla brillar.

México tiene muchísimo talento, potencial e inteligencia entre sus jóvenes. Necesitamos darles más oportunidades para realizar sus proyectos: inversiones, aceleradoras, incubadoras, etc. Pero sobre todo necesitamos despertar su compromiso y responsabilidad hacia su pasión, enseñarles a nunca dormirse en los laureles y a “salir de la carrera de la rata buscando el queso” como dice Robert Kiyosaki, ya que no cualquiera está listo para ser un autodidacta. Se necesita motivación, responsabilidad y convicción para buscar el crecimiento personal constantemente.

La pregunta que muchos me hacen es: ¿por qué decidiste estudiar y trabajar al mismo tiempo a un ritmo tan extenuante tan joven? Porque mis metas y sueños son muy grandes; no quiero cumplir mis expectativas demasiado tarde para disfrutarlos, o para que contribuyan a aminorar el cambio climático. Entonces, no importa qué edad tengas, haz lo que te apasiona, comienza a aprender lo que necesitas desde hoy, y tendrás garantizado el éxito.

Articulos Relacionados