Cuando cierra una tienda, ¿qué es lo que sigue?
El 2017, cerca de 7,000 tiendas cerraron en Estados Unidos, 200% más que el año anterior.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Cuando cierra una tienda, ¿qué es lo que sigue?

En México, el declive en tiendas físicas también se ha hecho sentir; ejemplo de ello es Sanborns —de Grupo Carso—, que se vio afectado al cerrar 11 tiendas este año. Las razones principales: el imparable empuje del comercio electrónico y la falta de satisfacción a las necesidades actuales del cliente. Pero, ¿qué pasa cuando se toma la decisión de cerrar las puertas de una tienda?

Hoy en día, muchos de los grandes grupos del retail cuentan con consultores de cierre, que acompañan a la compañía durante todo el proceso, ya sea en el cierre de determinadas ubicaciones o de la totalidad de la corporación. Al anunciarse dicho cierre, se entra en un protocolo de liquidación, en el cual se van fijando las ofertas del inventario, las cuales oscilan en un 13% y se acercan al 80% conforme se acerca la fecha de cierre.

Aunque pudiera ser perjudicial a nivel corporativo, la terminación de algunas tiendas repercute además en el ecosistema departamental en general. La competencia usualmente tiende a pensar que absorberá las ventas de la tienda extinta desde el momento en que se anuncia su cierre. No obstante, si se cuenta con una clientela leal, ha sido probado que ésta prefiere viajar distancias más largas para llegar a otras ubicaciones homólogas antes de acudir a la empresa competencia.

Aunque este último recurso de las empresas en proceso de cierre solía ser eficiente entre sucursales próximas, poco a poco la tendencia ha perdido rentabilidad con el auge del internet y el e-commerce, que sin duda han cambiado la cultura de las compras alrededor del mundo.  La generación baby boomer prefería acudir a sucursales emplazadas por artículos de producción en masa, comerciales, globales, genéricos y que brindaran cierto estatus o prestigio.

Hoy en día, los millennials y centennials han optado por productos locales, ecológicos, auténticos y experienciales, adquiridos en muchas ocasiones fuera de los grandes almacenes y en la inmediatez digital. En un momento crucial de readaptación, la factura le llegará tarde o temprano a quienes no opten por llevar a cabo transformaciones ágiles que se integren en plataformas comerciales de naturaleza omnicanal.

Tags

empresas economía

Articulos Relacionados