Empresas Familiares: el Caso Samsung
La familia más rica de Corea del Sur se ha visto envuelta en múltiples polémicas.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Empresas Familiares: el Caso Samsung

Aunque en el Nuevo Continente Samsung sea conocida como una empresa que ofrece innovadoras y creativas soluciones tecnológicas, en Asia -y especialmente en Corea del Sur- la historia es más compleja y, ciertamente, más polémica.

En la última década, esta gigantesca empresa asiática se ha visto envuelta en escándalos financieros de monstruosas proporciones. El primero surgió en 2008, cuando Lee Kun-Hee, perteneciente a la segunda generación de la empresa, fue sorprendido con una redada en su casa y oficina bajo la acusación de sobornos a fiscales, jueces e importantes figuras políticas de Corea Del Sur.

La acusación encontró sustento y el entonces patriarca de la empresa se declaró culpable en juicio. No obstante, argumentando su gran valor para la economía nacional, el magnate fue liberado con sentencia suspendida y una multa millonaria.

Posteriormente, en agosto de 2017, el hijo de Lee Kun-Hee le siguió el paso: fue acusado de soborno, operaciones fraudulentas, interferir en la justicia y realizar numerosos desfalcos. Uno de las acusaciones más indignantes implicaban a Lee Jae-yong sobornando a la mismísima presidente de Corea del Sur, Park Geun-hye (conocida por la prensa como La Rasputina).

Tanto la segunda como la tercera generación del Emporio Samsung han demostrado las facetas positivas y negativas de la empresa familiar. Por una parte, Samsung es una empresa líder en el área tecnológica, que innova de manera constante y competitiva. Por otro lado, su polémica trayectoria familiar ha opacado los deseos originales de Lee Byung-chul, quien deseaba ofrecer el poder de conectar a los consumidores con productos sofisticados y originales que permitieran la mejora continua.

Samsung se encuentra en una crisis de sucesión: con ambas generaciones envueltas en polémicas, un Lee Kun-Hee en cama por una grave enfermedad y un Lee Jae-yong cuestionado por la prensa constantemente, su futuro como empresa familiar parece trastabillar, pese a todos los deseos de mantener su poderosa estructura de familia.

Conglomerados surcoreanos como Hyundai y LG (conocidos como chaebol en coreano) tienen una valiosa lección que Samsung ha dado sorpresiva y accidentalmente: la responsabilidad social es un pilar sobre el que se cimenta la correcta sucesión y éxito de una empresa familiar, sin importar sus ganancias y relevancia a nivel corporativo.

Tags

empresas cultura economía

Articulos Relacionados