Joven Moneda: a dos décadas del Euro
La incertidumbre sacude al euro pero permanece aún como ícono de la UE.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Joven Moneda: a dos décadas del Euro

El primero de enero de 1999, el euro comenzó a cotizar en los mercados internacionales. Como la segunda moneda de mayor circulación y de reserva a nivel mundial, sólo debajo del dólar, el euro es ahora el centro de discusión del Banco Central Europeo, que a duras penas mantiene el consenso sobre una decisión que hace dos décadas unió a los primeros 11 países y los llevó a una larga transición hacia la uniformidad y la cohesión.

Hoy en día, las diferencias parecen ser más que las similitudes entre los países de la Unión Europea. Después de la retirada de circulación de todos los billetes y monedas nacionales en 2002, cada país se enfrentó a un complicado proceso de homogeneización que, hasta el día de hoy, sigue representando serios problemas.

El primero fue, por supuesto, el hecho de que los países de la Eurozona no crecían de manera uniforme ni al mismo ritmo: países como España, Italia y Grecia (potencias emergentes) se asimilaban al lado de naciones plenamente desarrolladas como Suecia y Alemania. El segundo factor que ha fomentado que el euro no destrone al infranqueable dólar reside en la naturaleza divergente de la construcción de la misma Unión Europea.

La pérdida de confianza en las instituciones después de la crisis económica de 2008, el bajo liderazgo tecnológico, el auge del populismo y el nacionalismo, el envejecimiento poblacional y, finalmente, el Brexit, han sido los principales factores para que la Unión Europea se tambalee constantemente, así como que esta joven moneda no logre despuntar y liderar el mercado de divisas mundial.

Así, a veinte años de consolidarse como la moneda única del continente, el euro aún se encuentra en la incertidumbre económica que opera de forma simultánea a la incertidumbre política que sacude a toda la Unión Europea en su conjunto. Por otra parte, los Estados que han conservado su propia divisa, tanto por cláusula de exclusión (Dinamarca y Reino Unido) como aquellos que en papel están obligados a adoptar al euro eventualmente (Suecia, República Checa, Polonia, Hungría, Croacia) se encuentran a la expectativa sobre la estabilidad de la moneda única con el paso de los años, así como la consolidación de esta comunidad política en los mercados financieros.


¿Sabías que cada país de la Eurozona tiene la facultad de decidir el anverso de sus euromoneda? En Austria es el retrato de Mozart, mientras que en Italia el Hombre de Vitruvio de Da Vinci y en Grecia un búho antiguo basado en una antigua moneda Ateniense.

Tags

economía cultura

Articulos Relacionados