Juguetes Mexicanos: entre nostalgia e innovación
Mientras existan niños, no obstante los pronósticos, sobrevivirá la industria del juguete en México.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Juguetes Mexicanos: entre nostalgia e innovación

Para algunos padres, representa nostalgia. Para otros, el progreso. El juguete mexicano ha evolucionado constantemente y se mantiene a flote pese a los cambios en el consumo y la manufactura a nivel global. Su principal competidor proviene de los países asiáticos, y tras los tratados comerciales de la década de 1990, cada año obliga a toda esta industria a evolucionar, adaptarse y continuar creciendo.

Y tal labor no es una tarea sencilla, pues la industria juguetera es diversa y abarca micro, pequeñas, medianas y grandes empresas por igual. Según datos de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (Amiju), ante la creciente competencia de las nuevas tecnologías (especialmente teléfonos y tabletas) todas las empresas mexicanas se han visto obligadas a innovar, a diversificar sus mercados y a renovar sus productos cada vez con mayor rapidez.

Es por esta nueva dinámica que empresas como Fotorama, Mi Alegría y Triciclos Apache se mantienen aún a flote, con ofertas de productos entretenidos, económicos y atractivos. Con décadas de existencia y crecimiento, estas empresas son orgullosamente mexicanas y han aprendido a adaptarse a los nuevos mercados y sus necesidades de consumo, que ya no son como antes. Padres de familia siguen adquiriendo los mismos productos para sus hijos, no por simple nostalgia o terquedad, sino por fidelidad a la marca y a la garantía que esta ofrece de calidad inigualable.

A través de nuevas tecnologías de manufactura, especialmente orientadas a la calidad y al manejo de polímeros, las empresas mexicanas incluso han comenzado a competir con consolidadas industrias jugueteras estadounidenses, que también han enfrentado grandes pérdidas ante el crecimiento de las industrias tecnológicas y que han trasladado sus plantas manufactureras al territorio nacional.

Es por todo lo anterior que a pesar de todo pronóstico adverso, la industria juguetera ha demostrado que la inventiva, la adaptación y la innovación son cartas conocidas para los empresarios mexicanos, quienes en esta temporada apuestan a la compra de regalos navideños como el cierre con broche de oro a un año que, lejos de representar la caída del juguete mexicano, es la evidencia de que mientras existan niños en el mundo, sobrevivirá la industria juguetera de nuestro país.

Tags

empresas marketing tecnología

Articulos Relacionados