Mercado de Deuda: Instrumentos Gubernamentales
Un fomento al crecimiento y la inversión sin riesgos.
REDACCIÓN | | Edición: 55
Mercado de Deuda: Instrumentos Gubernamentales

Entre los mercados financieros existe uno que ayuda y fomenta especialmente la inversión. Este es el mercado de deuda. Su funcionamiento consiste en la emisión de títulos por parte de los tres niveles de gobierno y las empresas públicas tanto gubernamentales como privadas. Este tipo de títulos genera ganancias (rendimientos) a partir del cobro del interés (acordado de antemano).

El mercado de deuda es el más regular para invertir, ya que se emiten bonos por quienes tienen necesidades de financiamiento, pero que no les es posible posicionar sus activos. Los bonos son un pasivo del emisor, una manera más para buscar financiamiento. Se pagan tasas de interés que generan rendimientos a tasas fijas y variables y el plazo puede ser desde siete días o hasta los 100 años. Se pueden distinguir dos grandes tipos de bonos: los bonos por vencimiento y los bonos por descuento. Otra gran distinción depende de quién emite los bonos, si el Gobierno Federal o una empresa ya sea paraestatal o privada.

Los bonos son un instrumento financiero con el que se le da crédito a una empresa o al gobierno y que permite que cualquier persona pueda prestar el servicio de financiamiento a cambio del pago de interés. Este proceso se hace por mediación entre un banco o una casa de bolsa.

Los intereses de bonos con plazos mayores a un año se pagan cada 182 días, a lo que se le llama pago de cupones. El plazo de cupón es cada cuánto tiempo se reciben los intereses. La tasa de cupón, por otro lado, es la tasa de referencia o el porcentaje del interés. La inversión que se hace al comprar el bono se llama precio, y la ganancia total es el valor nominal. Las ganancias que generen los bonos dependen del plazo. Un bono a tres años generará seis pagos de cupones, ya que estos pagos se realizan cada seis meses.

 

Tipos de Bonos

 

Bonos a Precio

Existen varios bonos que cotizan a precio, que tienen un valor nominal y su precio puede ser mayor a 100 pesos, menor o igual, entre los que se incluyen los Bonos M o los BONDES. Estos bonos sí pagan intereses mientras se está invirtiendo. El rendimiento se da cuando se trae a valor presente el pago de los cupones y el valor nominal. El precio de un bono es igual a la suma del valor presente de los cupones y el valor nominal.

 

CETES

En México, los principales instrumentos de descuento son los CETES, representando más del 70%. Son los bonos más seguros, pero su tasa de interés es la más baja, ya que el capital cuenta con la seguridad de que el gobierno los pagará. Los CETES son el bono más utilizado en el mercado mexicano ya que son los emitidos y garantizados por el gobierno, además de ser bonos a corto plazo. Es un bono que se cotiza a descuento. Se caracterizan por su alta liquidez y calidad crediticia a corto plazo, por lo que forman parte del mercado de dinero. Su valor nominal es de 10 pesos. Son el instrumento de deuda más antiguo del Gobierno Federal.

En palabras del Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens: “los CETES ya son vistos como una herramienta de ahorro e inversión popular, al alcance de todos mediante el programa Cetesdirecto; [este programa] permite acceder a tasas de interés altamente competitivas en el mercado de dinero, lo mismo a amas de casa que a empleados y trabajadores modestos, sin mayor intermediación y sin cargos o comisiones onerosas”.


 

Udibonos

Son también bonos gubernamentales, pero se caracterizan por contar con tasa fija con base en el valor de las Unidades De Inversión, la cual va en aumento cada día -actualmente supera los seis pesos-. Fueron creados en 1996 para proteger a los inversionistas de los cambios inesperados en la tasa de inflación. Es un bono que paga una tasa real por arriba de lo que se mueve la inflación, la cual determina su rendimiento, y se paga en cupones en plazos de inversión de 182 días. Son instrumentos utilizados como patrimoniales.

La garantía de su pago recae en el gobierno federal. Su valor nominal no se mide en pesos sino en UDIS. Su rendimiento depende de su precio de adquisición, la tasa de interés (cupones), el valor de las UDIS y las ganancias de capital que se obtengan. El valor nominal se paga al finalizar el plazo, el cual es de tres, cinco o diez años, lo que hace que llegue a tener problemas de liquidez.

Es ideal para compañías de seguros, fondos de pensiones y jubilaciones. Los UDIBONOS tienen un mercado secundario, ya que puede ser vendido a cambio de su valor nominal en cualquier momento. Este mercado secundario, sin embargo, es muy limitado.

 

Bondes

Definidos como Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal, estos bonos tienen un valor nominal de 100 pesos y pueden ser emitidos a plazos que sean múltiplos de 28 días. Son colocados en el mercado mediante subastas. Estos títulos se pueden cotizar de diferentes formas. Su precio está compuesto por tres elementos: el valor presente de los cupones, el valor presente del principal y los intereses del cupón vigente.

 

Bonos M

Son bonos cuponados, que pagan intereses durante la inversión del bono. Son bonos de desarrollo del Gobierno con un cupón fijo y de largo plazo. Son emitidos a muchos plazos, todos mayores a un año con colocaciones hasta 30 años. Se paga cada seis meses y la tasa de cupón es fija a lo largo de toda la vida del bono. El valor nominal es de 100 pesos que se pagan al vencimiento. Lo que hace especial a los Bonos M es que se negocian a tasa fija.

 

Permutas

El Gobierno Federal también utiliza las llamadas permutas como un instrumento adicional en el manejo de su deuda interna. Una permuta de valores gubernamentales es una operación financiera a través de la cual el gobierno intercambia determinados valores gubernamentales por otros con características diferentes. En estas operaciones, el Banco de México también funge como agente financiero del Gobierno Federal. Las permutas fueron adoptadas como mecanismos para mejorar la administración de la deuda interna (mejorar el perfil de vencimientos de los valores gubernamentales y promover una mayor liquidez en el mercado secundario), y se celebraron por primera vez en octubre de 2005. Adicionalmente, estas operaciones permiten mejorar la eficiencia del proceso de formación de precios, contribuyen a reducir el costo y riesgo de financiamiento del Gobierno Federal, y propician el uso de mejores prácticas internacionales en la negociación de valores. En un inicio las permutas se utilizaron únicamente para intercambiar distintas emisiones de bonos, y a partir de enero de 2008 se comenzaron a realizar esporádicamente también con udibonos. Finalmente, en 2011 se incluyeron también a los Cetes en las mencionadas permutas e incluso en octubre 2012 el IPAB realizó su primera permuta de valores.

Al cierre de abril de 2014 se habían realizado 71 permutas en total, de las cuales 24 sirvieron para extender plazos de vencimientos y 47 fueron para ampliar el monto en circulación de algunas emisiones.

 

Es importante que quienes buscan acercarse al mercado de deuda conozcan los instrumentos, de manera que se pueda analizar correctamente cuál de ellos es el más conveniente para sus propósitos.

 

Tags

consultoría economía emprendimiento

Articulos Relacionados