Pfizer no logra curar su crisis
Con un humilde crecimiento de 2% en 2018, Pfizer decepciona a sus inversionistas.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Pfizer no logra curar su crisis

Este 2018, Pfizer logró decepcionar a sus principales inversionistas, que habían estimado, con bastante optimismo, un crecimiento sólido de esta mega corporación farmacéutica. No obstante, los resultados fueron decepcionantes (menores a los 55 billones de dólares), confirmando la hipótesis de muchos analistas: 2019 será un año difícil para muchas empresas farmacéuticas.

La principal razón es la marcha forzada que han emprendido estas corporaciones para reemplazar sus medicinas en desuso por otras más novedosas y efectivas. Acompañando lo anterior, científicos y universidades presentan nuevos medicamentos más eficientes y competitivos, mientras la FDA (Food and Drug Administration) libera las patentes de medicamentos en un ritmo cada vez más acelerado. En su conjunto, el fenómeno ha provocado que las ventas y los precios de tratamientos existentes se desplomen mucho antes de que sus patentes expiren.

Aunado a este desalentador panorama farmacéutico, Pfizer se enfrenta además a la pérdida de patente de uno de sus productos estrella: Viagra (o sildenafil), que la empresa tuvo que liberar de su patente en diciembre de 2017. Pese a crear una versión genérica del medicamento liberado, con el propósito de reducir el impacto de las pérdidas y competir con otras farmacéuticas, Pzifer no logró compensar la significativa disminución de sus ganancias.

Finalmente y pese a toda acción para aminorarlos, los efectos sobre el valor de las acciones de la empresa y sus ganancias se hicieron sentir en 2018. En su reporte anual, Pfizer reconoció un impacto negativo de 1.7 billones, principalmente debido a su pérdida de exclusividad del Viagra en Estados Unidos, así como de Relpax (medicamento para la migraña) y Pristiq (antidepresivos) en el Reino Unido.

En un acto de empatía sin precedentes, Johnson & Johnson (el eterno competidor de Pfizer) anunció también un crecimiento desacelerado hacia 2019, principalmente debido al debilitamiento del dólar y a la fuerte regulación en el aumento de precios de medicamentos que se está operando desde el Congreso de Estados Unidos.

No obstante, Pfizer considera este periodo como una etapa “transitoria”, en la que un grupo de nuevos medicamentos avanzados sustituirán paulatinamente su antiguo catálogo farmacéutico. El nuevo horizonte de la compañía incluye nuevas vacunas, medicamentos oncológicos, de inmunología y de enfermedades inusuales. Mientras éstos llegan a los estantes farmacéuticos, no obstante, la compañía deberá prepararse para una etapa de pérdidas millonarias previas al paso de estos nuevos productos innovadores.

Tags

empresas economía tecnología

Articulos Relacionados