Recortes de Éxito: la Cajita Feliz de 6 millones de dólares
Las Cajas de McDonald’s
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Recortes de Éxito: la Cajita Feliz de 6 millones de dólares

Los recortes de costos normalmente se asocian a reducción de personal, optimización de procesos y cierres de plantas. Pero también implican pequeños sacrificios (a veces imperceptibles) que surgen de los lugares más inesperados.

En la década de los ochenta, McDonald’s se enfrentó a un complejo problema que jamás había vislumbrado: la presión pública respecto a su responsabilidad social del cuidado al medio ambiente. Un tema desconocido, sin duda, para esta famosa cadena de comida rápida cuya única prioridad era ofrecer alimentos baratos, rápidos y deliciosos al mercado internacional.

La exigencia social estaba enfocada al uso de contenedores y envases de la cadena, así como el daño ambiental que este representaba, ya que ya se había comenzado a investigar el perjuicio que representaba el poliestireno al medio ambiente. Precisamente, McDonald’s entregaba sus hamburguesas en un distintivo empaque de “almeja” fabricado con dicho material.

Pero eso era sólo el comienzo del daño ambiental que McDonald’s inflingía, pues el 80% de sus desechos eran generados detrás del mostrador, durante la preparación de alimentos y en sus sistemas de suministros. Ante una posible crisis de credibilidad y reputación, los directivos de McDonald’s tuvieron que actuar no sólo de manera eficiente, sino además visible.

Su solución fue crear una red de colaboración con el EDF (Enviromental Defense Fund), un fondo internacional para combatir el daño climático, que contaba con amplia aceptación en los círculos de activistas medioambientales y gozaba de visibilidad en los medios de comunicación. La vinculación se enfocó a analizar la cadena de producción del titán de la comida rápida para reducir los desechos sólidos que ésta generaba en restaurantes, centros de distribución y proveedores.

Tan solo en la siguiente década, y gracias a las mejoras implementadas por el EDF, McDonald’s eliminó más de 300 millones de libras en empaques, que incluían la ya famosa cajita de almeja fabricada con poliestireno. La cadena recicló además un millón de toneladas de cajas de cartón corrugado, implementó el uso de empaques con menor huella de carbono y así redujo sus desechos en un 30%. Capitalizando estas medidas, McDonald’s fue capaz de ahorrar un estimado de 6 millones de dólares cada año durante la siguiente década.

Tags

empresas economía

Articulos Relacionados