Empresas de consumo colaborativo. ¿Qué son y cómo funcionan?
Abril 05, 2018
Empresas de consumo colaborativo. ¿Qué son y cómo funcionan?

El concepto no es nuevo, ya que las empresas de este tipo tienen presencia desde 2008. Incluso, en 2014 fueron consideradas como una de las 10 ideas que cambiarían al mundo por la revista Time. Y tenían razón, pues hoy en día son cada vez más las personas que emprenden negocios con estas características.

El consumo colaborativo (CC) comparte, alquila, intercambia y regala productos. La tendencia en nuestros días es crear comunidad para compartir casa, automóvil y a veces ropa; o tener la oportunidad de comprar las cosas que a alguien más ya no le sirve, entre muchas opciones más.

El CC es un claro ejemplo del valor que proporciona la web a los consumidores. Ejemplos de empresas en este sector con gran éxito son: Airbnb, Cabify, Spotify, Solvers y Mercado Libre. Sin embargo, el camino para las empresas de CC en América Latina no ha sido sencillo. A diferencia de países de Europa como España, esta región se ha quedado rezagada, pues la población aún desconfía de estas plataformas.

El documento “Retos y posibilidades de la economía colaborativa en América Latina y el Caribe”, publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), expone los principales aspectos que Latinoamérica debe enfrentar para poder acceder con confianza y sencillez a las empresas CC, así como los beneficios que estas tendrán en la población:

 

  • Confianza interpersonal: Solo 17 % de los latinoamericanos puede confiar en un tercero. Promover la economía colaborativa ayudará a mejorar poco a poco esta confianza, pues es base fundamental para su funcionamiento y crecimiento.

  • Reducción de la desigualdad: América Latina y el Caribe es la región más desigual del mundo, por lo que la economía colaborativa puede ser un instrumento para enfrentarla. Los modelos de negocio digitales pueden abrir las puertas a oportunidades de inclusión social y económica. Además, permiten a la gente desarrollar una identidad digital para mejorar su situación económica.

  • Fuente de emprendimiento: La región cuenta con población joven y dinámica que puede aprovechar las oportunidades de negocio en economía colaborativa, así como los bajos costos de acceso a los mercados digitales. Con esto, América Latina no sólo se consolidará como un mercado de consumo, sino como uno de emprendimiento.

  • Formalizar la economía informal: La digitalización de las transacciones es una herramienta útil en la que pueden apoyarse las instituciones para formalizar la economía de sus países.

 

Para saber más, visita www.consumocolaborativo.com

Articulos Relacionados