La mejor primera impresión
Cómo superar con éxito la primera interacción en un ambiente laboral.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
La mejor primera impresión

Nos guste o no, en el mundo empresarial las primeras impresiones guardan una importancia que puede ser ignorada por algunos desprevenidos. Pero la realidad es esta: la primera impresión que damos, ya sea personal o en una empresa, es un factor determinante para alcanzar el éxito y formar vínculos sólidos con personalidades eficientes y reconocidas.

A continuación, te presentamos 7 recomendaciones para dar la mejor primera impresión en el mundo de los negocios:

 

  • Usa adecuadamente el lenguaje

Las palabras que usas impactan la actitud de los demás. Por ejemplo, no tienes que ir a una reunión (una obligación); tienes la oportunidad de ir a reunirte con otras personas (una conveniencia). No tienes que crear una presentación para un nuevo cliente (otra obligación); vas a compartir cosas interesantes con personas interesadas (un beneficio mutuo).

 

  • Dar antes de recibir

Nunca pienses en lo que puedes conseguir con una u otra interacción; concéntrate en lo que puedes ofrecer y el valor agregado que tienen tus actividades y perfil. Dar es la única manera de establecer una conexión y relación reales.

 

  • Atención al 100%

No revises tu teléfono o alguna pantalla cercana, ni las notas o apuntes de tus pares. Concéntrate en otorgar el regalo de tu tiempo y atención completa a tus interlocutores. Ese regalo (muy preciado en el presuroso ámbito empresarial) solo hará que otros quieran estar cerca de ti y recordarte.

 

  • Cuidado con la egomanía

Las únicas personas que impresionadas por alguien pretencioso y auto-importante son la minoría de personas que son iguales a tal perfil. El gran resto no está impresionado, todo lo contrario: este tipo de conversaciones ególatras irritan y pueden incomodar a los demás, sin obtener ningún beneficio a cambio.

 

  • Escucha

Realizar preguntas, mantener contacto visual y sonreír son cualidades preciadas entre empresarios y altos directivos. Responder verbal y no verbalmente se valoran por igual y son simples pero necesarias acciones que demuestran a nuestros interlocutores son importantes.

 

  • Desvía el centro de atención

Hoy en día nadie recibe suficientes elogios, por lo que siempre que sea posible es positivo iniciar una primera conversación destacando lo que ha hecho bien el interlocutor. Se trata de una herramienta que deja en claro que se tiene discernimiento y humildad suficientes para reconocer el éxito y el crecimiento ajeno, sin devaluar el propio con remilgos o adulaciones innecesarias.

 

  • No discutir los defectos de los demás:

No hay que burlarse de otras personas o hacer comentarios negativos en una primera interacción. Cuando esto sucede, el interlocutor podría preguntarse si son ellos mismos la causa de otros chistes. Es necesario recordar que las críticas más necesarias se dan en confianza y nunca sobre las personas, sino de las acciones que las personas han realizado.

 

Tags

empresas cultura consultoría

Articulos Relacionados