¿Tu empresa es incluyente?
Se calcula que en Latinoamérica hay alrededor de 5 millones de personas con discapacidad desempleadas.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
¿Tu empresa es incluyente?

La inclusión de personas con discapacidad en el entorno laboral puede atraer múltiples beneficios a la empresa, entre los que destacan la mejora del clima laboral, acceso a fondos de apoyo gubernamental y la posibilidad de alcanzar certificaciones avaladas por instituciones internacionales.

Para preparar el terreno en la empresa hacia la inclusión y la trascendencia, existen tres pautas claras y muy fáciles de seguir que las organizaciones internacionales consideran necesarias para el crecimiento organizacional en materia de inclusión:

 

1. Capacitación constante

Las empresas que capacitan a sus socios a favor de la superación de saberes y la constante actualización tienen mayor potencial de transitar a la inclusión laboral y a la formación sobre la cultura de la discapacidad a través de talleres, cursos, diplomados y charlas.

 

2. Eliminación de barreras físicas

Aunque se trata de un área de oportunidad en la que muchas empresas aún trabajan diligentemente, crear espacios físicos inclusivos favorece no sólo la experiencia y el bienestar de las personas con uno u otro nivel de discapacidad, sino también del resto de socios y la convivencia que éstos mantienen entre sí y con sus superiores. Al entender esta modificación de espacios como una oportunidad de fomentar la comodidad de todos los socios, los costos pasan de ser pérdidas a convertirse en inversiones.

 

3. Flexibilidad

Al igual que la reconfiguración espacial, se ha demostrado que el trabajo fuera de oficina, como el home office, favorece la productividad y el cumplimiento de objetivos por parte de los socios, cuenten o no con algún tipo de discapacidad. Al igual que la reconfiguración espacial, la flexibilidad de horario beneficia a la totalidad de la planta laboral y no requiere inversión económica alguna para la empresa, siendo únicamente necesaria la detallada planeación de tiempos, objetivos, entregables y expectativas entre la organización y los individuos.

 

Tags

empresas cultura consultoría

Articulos Relacionados