El camino pacífico de Gandhi
Fue conocido en todo el mundo por la práctica de la desobediencia pacífica. Se convirtió en una especie ‘de nuevo revolucionario’ que movió increíbles cantidades de personas alrededor de la India, al convertirse en su líder político y moral durante 25 años.
Dulce Barrera, editora asociada MPC |
El camino pacífico de Gandhi

El poeta y filósofo bengalí Rabindranath Tagore lo nombró Mahatma, composición en sánscrito e hindi que significa “alma grande”. También era conocido como Bapu, que significa “padre” en lengua gurati. Pero los primeros pasos de Mohandas Karamchand Gandhi, el destacado dirigente del Movimiento de independencia hindú, son bastante mundanos.

Nació el 2 de octubre de 1869 en Porbandar, cuando India se encontraba bajo el gobierno de Gran Bretaña. Desde muy pequeño aprendió sobre la práctica del ayuno, pues su madre, ferviente religiosa, los practicaba con frecuencia.  Siempre fue tímido y poco inteligente en los estudios; sin embargo, a los 19 años (en 1888) viajó a Londres para estudiar Derecho. Al terminar sus estudios regresó a India, pero su falta de experiencia no le ayudó a conseguir trabajo por lo que viajó a Sudáfrica. Ahí se asentó durante 20 años, vio el nacimiento del apartheid, y por medio de diferentes acciones actuó para que los hindúes tuvieran más y mejores derechos, situación que lo dio a conocer en su país.

Su ‘despertar’ como político, activista y negociador sucedió durante un viaje que realizaba de Durban a Pretoria. En aquel tren, un hombre de raza blanca irrumpió en su camarote y le exigió que se cambiara al vagón del equipaje, pues ese era su lugar. Mahatma, que había pagado por un boleto de primera clase, se opuso. Por esa razón fue expulsado del tren en la siguiente estación. Este hecho se convirtió en el detonante que necesitó para buscar un cambio.

 

 

La relación de Gandhi con el gobierno Bretón

Mahatma pensaba que, para poder revelarse contra el gobierno, era necesario revelarse en el interior personal. Buscó la renovación ética y espiritual del ser humano; esto lo llevó a tener como metas primordiales la independencia de India, la abolición de castas y la paz entre las religiones.

También hizo lo posible por tener sanas relaciones con los británicos ya que, contrario a lo que muchos piensan, él consideraba que la dominación de aquél país había llevado beneficios al suyo, como el progreso y la paz. Por otro lado, muchos consideran a Gandhi solo como un interlocutor entre la comunidad hindú y los británicos.

Por ejemplo, Gandhi apoyó al imperio Británico en el inicio de la Primera Guerra Mundial,—con la esperanza de obtener el reconocimiento de sus derechos— ofreciendo sus servicios al virrey en India. También invitó a sus compatriotas a enlistarse como voluntarios en el ejército británico (situación que mermó su popularidad).

 

Las batallas de Gandhi

El andar político de Gandhi se vio marcado por cuatro eventos que cambiaron la historia de India:

 

Los primero destellos de influencia de Gandhi

Mientras se encontraba en Sudáfrica, la corona británica planeaba la implementación de diversas leyes, entre las que destacaban anular el derecho de voto de los hindúes, así como su registro y la anulación de sus matrimonios.

Esta última legislación fue utilizada por Gandhi para invitar a las mujeres a que incursionaran en temas políticos, por lo que se manifestaron para oponerse a tal hecho (del mismo modo lo hicieron más de 50 mil obreros). Esta situación llevó a que se cancelara la puesta en marcha de dicha ley.

 

La llegada a India

A su regreso a India, en 1915, Gandhi ya era un líder político. Se encontró con un país lleno de industrias que sufrían por el saqueo de la corona británica. India había sido el país que más remuneraciones dio a la Gran Bretaña. Por tanto, Gandhi llamó a la población a manifestarse de manera pacífica; sin embargo, una ley recién promulgada prohibía la concentración de masas, lo que desencadenó una gran masacre que trajo como consecuencia la intensificó la lucha pacífica que promovía Gandhi entre los hindúes.

 

La lucha textil

En la industria textil surgió otra lucha: Gandhi pidió a sus seguidores quemar la ropa occidental y los invitó a vestir con el traje blanco tradicional hindú. El acto se convirtió en un símbolo de limpieza y liberación. Esto consiguió el retorno del hilado tradicional, que además de demostrar cierto repudio por la industria textil británica, se convirtió en un sostén de la industria textil hindú, que hasta entonces era controlada por la clase rica.

A Gandhi se le podía ver hilando todos los días, lo que generaba una relación directa con el pueblo que además, poco a poco, recobró la autoconfianza.

 

“Debes ser el cambio que deseas ver en el mundo”.

 

“La marcha de la sal”

La que quizá fuera la lucha más importante fue la “marcha de la sal”, ya que fue parteaguas para conseguir la independencia de India. El 12 de marzo de 1930 y junto a 80 seguidores, Gandhi realizó un recorrido de más de 390 km durante 24 días. Al pasar de la marcha los seguidores fueron aumentando.

Todo esto lo hizo para oponerse al monopolio británico de la sal que pretendía crear un impuesto extra sobre la misma; así como la prohibición a los hindúes para su producción y venta. Esta manifestación pacífica representó un gran problema para los británicos ya que su economía dependía en gran parte a este sector.

 

Como parte de sus manifestaciones pacíficas, Gandhi realizó varias campañas de ayuno que tuvieron una enorme notoriedad, ya que éstas eran dirigidas a distintos líderes políticos —en los que no ejercía ninguna  influencia—, con la finalidad de crear presión sobre ellos. Hoy en día sus prácticas e ideología han sido utilizadas por diversos grupos activistas alrededor del mundo.

 

La anhelada independencia

Gandhi ha sido descrito por diversos medios como un activista anticolonial y caprichoso patriarca, así como un astuto político que, si bien era un nacionalista, su lucha y movimiento para conseguir el respeto de derechos y una mejor sociedad iba dirigido solo a un grupo en concreto.

Sin embargo, y pese a las opiniones encontradas, la gran influencia que Mahatma Gandhi   tenía sobre sus seguidores, fue el motivo principal que presionó a Gran Bretaña para negociar la independencia de la India. La capacidad que tenía el líder hindú para mover grandes masas, la obediencia que le profesaban, rompió con la estabilidad del gobierno británico en aquél país.

India logró su independencia en 1947, bajo una ola de violencia propiciada por conflictos religiosos que casi la llevan a una guerra civil. Situación por la que se propuso la independencia del país con el estado islámico separado —es decir, con la separación de la zona de Pakistán—. Esta situación ocasionó una inmensa movilización de hindúes desde Pakistán hasta la India, y de musulmanes del resto del país a Pakistán.

El 30 de enero de 1948, a los 79 años, Gandhi fue asesinado por un hinduista ortodoxo que le propinó tres disparos. La muerte del Mahatma trajo consigo el cese de violencia que azotaba en ese momento al país.

El activismo pacífico, la convicción en sus creencias y su lucha por casi tres décadas,  son parte del legado que Gandhi dejó. Los medios que utilizó para conseguir la independencia de su país, así como su manera de hacer revolución sin guerra, es lo que convirtió a Mahatma en una figura de la historia universal.

 

 

Articulos Relacionados