Elena Poniatowska, escritora y activista:
“Parece que los héroes son solo hombres, y hay muchísimas mujeres. ¡Qué vivan las mujeres que nos dieron patria!”.
Mayo 03, 2018
Elena Poniatowska, escritora y activista:

Ella es una de las principales representantes de la literatura en nuestro país. Gracias a su labor como periodista, ha logrado plasmar la vida cotidiana de México en cada cuento y crónica que ha escrito. La autora se ha interesado por las historias de personas a quien nadie observa, creando así novelas basadas en arduas investigaciones periodísticas para darle voz a quienes no la tienen. Contraponiendose a esto, sus entrevistas también se convierten en un referente periodístico, pues, como lo explica Juan Villoro, “representan una historia dialogada de nuestra vida intelectual”.

Helène Elizabeth Louise Amelie Paula Dolores Poniatowska Amor nació en París, el 19 de mayo de 1932. Es hija de madre mexicana y padre francés de origen polaco. Llegó a México cuando tenía 10 años, pues su familia se refugió de la segunda guerra mundial y de la ocupación alemana en Francia. A su llegada, Elena aprendió español gracias a su nana, quien cuidó de ella toda su vida.

Dejó México en 1949 para estudiar en un internado de los Estados Unidos, donde aprendió inglés. Cuatro años después (1953), Elena regresó al país y comenzó su labor periodística en el diario Excélsior. Ahí escribió crónicas en la sección de sociales durante un año y medio, hasta colaborar en el periódico Novedades. Es en estas publicaciones donde Poniatowska tiene oportunidad de entrevistar por primera vez a diversas personalidades de la farándula y del mundo literario. Un tiempo después, Elena también arrancaría su trayectoria como escritora.

 

 

Todos los géneros

Sumergiéndose en casi todos los géneros literarios, Elena ha escrito relato, cuento infantil, novela, novela corta, crónica, poesía y biografías. Entre su amplia obra destacan los siguientes textos:

  • Lilus Kikus (1955), una colección de cuentos que abordan la transición de la niñez a la pubertad de la pequeña Lilus;

  • Hasta no verte, Jesús mío (1959), novela que le valió el premio Mazatlán de Literatura en 1971.

  • La noche de Tlatelolco. Testimonios de historia oral (1971), crónica que reúne voces de diferentes actores que vivieron los sucesos de aquel episodio del país. Esta publicación la hizo merecedora del premio Xavier Villaurrutia, otorgado por el expresidente Luis Echeverría —quien fuera Secretario de Gobernación durante los eventos ocurridos en 1968—, aunque Elena lo rechazó.

  • Flor de Lis (1988), una autobiografía novelada.

  • Nada, nadie. Las voces del temblor (1988), una recopilación de crónicas que la autora escribió para La Jornada, cuando recorrió la Ciudad de México destruida por el terremoto de 1985

  • La piel del cielo (2001), novela que retrata la vida de su esposo, Guillermo Haro, y con la que ganó el premio Alfaguara.

  • Leonora (2011), una biografía novelada de su gran amiga, la pintora Leonora Carrington, quien además ilustró dos de los libros más célebres de Elena.

 

 

Una voz llena de historia

Elena Poniatowska es la precursora del género literario conocido como novela testimonio, por el que ha ganado múltiples reconocimientos nacionales e internacionales. Además, ha obtenido trece doctorados honoris causa por distintas instituciones como la New School of Social Research de Nueva York (1994); la Universidad Autónoma de México (2001); la Universidad Autónoma de Puebla (2002); la Universidad de París VIII Vincennes-Saint Denis (2011); y la Universidad Complutense de Madrid (2015). También recibió la medalla José Emilio Pacheco en la Feria del Libro de Yucatán, y fue la primera mujer mexicana en ganar el Premio Cervantes, en 2013.

Por si fuera poco, también creó la Fundación Elena Poniatowska Amor, A.C. para organizar, difundir y preservar el archivo histórico de su familia (que forma parte fundamental de la historia del país). Este acervo cuenta con más de 50 años de testimonios escritos, novelas y trabajos audiovisual. La primera intención de la fundación es compartir este patrimonio literario con la población mexicana para desarrollar la cultura, y fomentar el debate y la crítica de problemas socioculturales.

Tanto periodistas como escritores consideran a Elena un referente de la literatura, la cultura y el periodismo mexicano. La respaldan entrañables amistades como la que tuvo con Carlos Monsiváis, con quien visitó al escritor José Revueltas en la prisión de Lecumberri; y la acompañó en el recorrido de Ciudad de México después del terremoto de 1985, recogiendo testimonios y ayudando en las misiones de rescate.

Gracias a su formidable estilo de relatar y retratar la realidad que escucha y ve, así como la intención de hacer hincapié en los temas sociales y culturales que afectan al país, Elena Poniatowska Amor ha ganado su lugar en el corazón de la literatura y cultura mexicana.

 

 

Tags

cultura

Articulos Relacionados