Gustavo Sánchez Martínez, atleta paralímpico:
“Es en los momentos más difíciles cuando tienes que levantarte y demostrar de lo que estás hecho”.
Mayo 03, 2018
Gustavo Sánchez Martínez, atleta paralímpico:

 

Desde sus primeros días Gustavo aprendió a hacer todo por sí mismo, gracias al apoyo de su familia. A pesar de sus limitaciones físicas, nunca tuvo trato especial, ni cuando sus hermanas le enseñaron a nadar, o cuando necesitaba alcanzar un interruptor para encender la luz.

Inició su carrera como nadador a los siete años, en la alberca olímpica de Ciudad Universitaria, y en 2007 participó en su primer campeonato nacional. Este esfuerzo personal y su pasión por el agua hicieron de Gustavo el atleta más destacado de la delegación mexicana que participó en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, al obtener dos medallas de oro, una de plata y otra de bronce.

Ahora, Gustavo quiere continuar su trayectoria en el Campeonato Mundial de Paranatación, en septiembre del 2017, y también está preparándose para obtener nuevas medallas en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Charlamos con él unos minutos para conocer las claves de su motivación y resiliencia.

 

 

¿Cómo conservas tu enfoque para mantener una mentalidad ganadora en las competencias?

Mi familia es el principal motor que me impulsa. Desde pequeño, yo quería estar en el podio más alto, y mis papás se aseguraron de que no faltara a los entrenamientos para formar la mentalidad de un ganador y alcanzar el primer lugar. Siempre me han dicho que se tiene que terminar todo lo que uno empieza. Si había días en los que no quería entrenar, mis papás me ayudaban a mentalizarme para seguir trabajando y cumplir el compromiso con el deporte. Y después, ese compromiso creció, pues ahora estaba representando a México en competencias internacionales; claro que no podía rendirme. Entonces, mis papás me ayudaron a forjar la sed de ganar. Mis entrenadores, mis amigos y mi esposa también me han apoyado muchísimo. Gracias a todos ellos, sigo en el deporte.

 

 

¿Cómo definirías la disciplina?¿Qué significa esta cualidad para ti?

La disciplina significa levantarse todos los días a trabajar. Necesitas entender cuáles son tus obligaciones como persona, y enfocarte en cumplirlas sin distraerte. A veces queremos abarcar tantas cosas que no nos concentramos en lo que realmente necesitamos lograr; nos pasa a todos. En mi caso, procuro concentrarme en el entrenamiento de cada día, sin pensar en lo que va a pasar mañana. Se trata de vivir el presente y ofrecer tus mejores cualidades, ahora, para que los resultados sean cada vez mejores.

 

¿Cómo gestionas la frustración cuando la adversidad está enseñando los dientes?

Es en los momentos más difíciles cuando tienes que levantarte y demostrar de lo que estás hecho. En lugar de tirarnos al colchón (como es nuestra costumbre en México), darnos por vencidos y quedarnos en la zona de confort, tenemos que hacer lo contrario.

Al final, la resiliencia es una cuestión personal y nacional. Si México quiere ser un país de primer mundo, tenemos todo para lograrlo. Somos una nación rica en diversos aspectos: tenemos una excelente mano de obra, y no le tememos al trabajo. Tenemos que mentalizarnos, dejar de sentirnos pequeños frente a Estados Unidos o Europa, y mantener la frente en alto.

 

 

¿Consideras que es una obligación para cualquier atleta ser un modelo a seguir?

Claro. Personalmente, me gusta ser un modelo a seguir porque así puedo motivar a alguien o cambiar la mentalidad de otros con mis acciones, e incentivar a México para demostrar que podemos lograr muchos éxitos.

Pero, como modelos a seguir, también tenemos que aprender a lidiar con los momentos de tentación. Yo lo sufrí en los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Me confié, caí en el confort al pensar que sería fácil ganar. Ahí me di cuenta de que necesitaba continuar trabajando todos los días. El golpe fue muy duro, pero a veces aprendemos más de las derrotas. Por ejemplo, yo aprendí que no puedo confiarme otra vez; tengo que entrenar para seguir ganando.

 

 

Después de haber ganado dos medallas de oro, una de plata y otra de bronce en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, ¿cambia la actitud ante los nuevos retos?

Sí, cambian para bien. El éxito no me ha hecho pensar que soy una persona inalcanzable, o que estoy por encima de los demás. No, el cambio real al éxito es saber que podemos lograr todos los objetivos que nos proponemos, siempre y cuando establezcas metas a corto, mediano y largo plazo.

 

 

Se dice que, para alcanzar el éxito, el primer enemigo íntimo que se debe derrotar es uno mismo. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Cuando siento la adversidad, la fatiga o las ganas de rendirme, pienso en mi competencia: los atletas de China siguen entrenando, también los checos, los rusos y los estadounidenses. Nadie va a esperar a que estés listo; el mundo tiene hambre de éxito, y todos entrenan sin cesar para alcanzarlo. De eso se trata la victoria, de mejorar uno mismo como persona diariamente. Si te levantas a trabajar todos los días, ya estás alcanzando el éxito.

Tags

emprendimiento

Articulos Relacionados