Insight
Las lecciones de Angus Deaton, Premio Nobel de Economía 2015
Dulce Barrera, editora asociada MPC |
Insight

El 21 y 22 de septiembre, la Universidad Autónoma de Guadalajara celebró el II Congreso Internacional de Negocios que tuvo como eje central “La competitividad en la era cognitiva”. El invitado especial de este evento fue Sir Angus Stewart Deaton, Premio Nobel de Economía 2015.

En su conferencia, el economista y profesor de la Universidad de Princeton explicó que el número de pobres en el mundo se ha reducido en los últimos 40 años (de 2 mil millones de personas a solo mil millones), y que el Producto Interno Bruto (PIB) ha incrementado aceleradamente, incrementando la expectativa de vida. Sin embargo, este crecimiento no ha beneficiado a todos, pues todavía existen sectores vulnerables. Estos son algunos de los puntos que abordó durante su ponencia:

 

El progreso trae desigualdad

La innovación conlleva inversión, pero si no se sabe manejar y no se redistribuye correctamente, no generará crecimiento. Asimismo el progreso tiende a ser desigual, pues beneficia a unos más que a otros. El ideal sería que todos crecieran al mismo tiempo, pero el mundo no funciona así.

 

No toda la desigualdad es mala

La desigualdad mala es la que produce desánimo, mientras que la buena es la que estimula a la gente a alcanzar sus objetivos. También existe la desigualdad justa e injusta; la primera es de quienes han triunfado con trabajo e innovando, la otra es propiciada por quienes han hecho su riqueza de manera dudosa.

 

¿Cuáles son los indicadores de la pobreza?

El dinero no es el único indicador tomado en cuenta para medir la pobreza. La innovación, educación y salud son factores fundamentales para esta evaluación. Por ejemplo, la migración de los hispanos a los Estados Unidos: en sus países de origen, la falta de oportunidades y los trabajos mal remunerados los llevan a buscar una mejor calidad de vida. Por otro lado, la brecha educacional que abre la desigualdad aumenta la mortalidad por consumo de alcohol y drogas, así como los suicidios. Son muertes de desesperanza.

 

Hay que erradicar la injusticia

A mayor riqueza, mayor expectativa de vida. También es evidente que la educación influye en la calidad de vida de las personas. Creo que algunos gobiernos ya lo entienden y lo saben, el problema es que no entienden por qué es que la educación le da mayor esperanza y calidad de vida a las personas. Lo que se tiene que erradicar es la injusticia, con esto se reducirá la pobreza; sin embargo, en cuestiones de desigualdad no se trata de ayudar a los pobres y perjudicar a los ricos. Se tiene que entender esta diferencia.

 

La corrupción en México y el TLCAN

Es bastante difícil erradicar la corrupción en México, ya que hay que luchar con un marco institucional y hacer que cada día sea más difícil ser corrupto. Es importante que los gobiernos vean cada vez la necesidad de cometer menos actos corruptos.

Por otro lado, la razón por la que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte no va a desaparecer es sencillamente porque beneficia a los tres países participantes (claro, no a toda la población). A Trump y a la gente que votó por él, le gustaría que desapareciera; a él le agrada darle gusto a ellos.

 

¿Qué hacer para disminuir la desigualdad?

Aunque la desigualdad difícilmente se erradicará, para disminuirla, los políticos deben incrementar la ayuda y hacer que la economía sea más eficiente. La democracia sí puede ayudar a hacer el cambio. También hay que limitar el gasto de los gobiernos y combatir la corrupción. No es prudente aumentar impuestos para que aumente la ayuda social, pues la gente prefiere hacer la tarea por sí misma. Lo que necesita son mejores trabajos con mejores salarios.

 

Articulos Relacionados