Poesía de negocio
León Reffreger, un apasionado que demuestra que sí es posible conjugar dos de sus grandes amores, la literatura y lo empresarial, siempre buscando el punto de equilibrio.
Agusto 29, 2018 | Edición: 52
Poesía de negocio

Absorto en sus pensamientos, con una gran sonrisa y un latte caliente en mano, León reflexiona el origen de La Borra del Café bajo la brisa matutina que lo inspira a referir por igual los modelos de negocio de su empresa y el imaginario de Mario Benedetti que dio pie al nombre; entusiasta al ahondar en su visión empresarial, revela que la idea del holding Espacios Que Inspiran surgió de su pasión por la lectura, su amor por el café y de la asignatura de una maestría en Mercadotecnia Global que estudió en el ITESO.

“Mientras la cursaba me pidieron que hiciera un proyecto de emprendimiento para poderme titular. Fue cuando decidí crear “La Borra del Café” y meterla en un modelo de emprendimiento. Digamos que fue el ITESO el que me puso las bases para arrancar esta marca”, cuenta Reffreger, también licenciado en publicidad por el Centro de Estudios de Ciencias de la Comunicación (CECC) en la Ciudad de México y especialista en Comunicación Corporativa por la Universidad Complutense de Madrid.

“Siempre he dicho que mis papás me daban café con leche en el biberon; soy amante del café, soy un gran consumidor. Cuando empiezan a nacer cadenas de café, como las nuestras, me convertí en un adicto consumidor de ellas. Entonces, cuando me dicen que tengo que emprender un modelo de negocio, naturalmente pensé en una cafetería, porque es lo que amo y lo que consumo todos los días desde chiquito”.

Con 34 sucursales establecidas en 7 estados de la República, actualmente su empresa genera más de mil empleos (de forma directa e indirecta) y el modelo de negocio que asume, centrado en el servicio de cafetería, le ha dado una satisfacción que pavimenta sus intenciones hacia la consolidación de marca a nivel nacional.

“Me di cuenta que el consumo per cápita de café crece en estándares altos, que la demanda no está siendo 100% cubierta y al final todas las cadenas que existen tienen propuestas distintas; entonces esto ya no era cuestión de un capricho patrimonial, sino que realmente era viable. Así nació el proyecto con miras a 100 sucursales, pero desde el inicio supimos que esto aguanta para muchas más. Lo importante es tratar de construir el modelo idóneo para poder competir contra lo que ya existe en el mercado”.

 

“‘La Borra del Café’, de Mario Benedetti, me inspiró a compartir con los demás la sensación que tuve al leerlo; de ahí viene el nombre, de contagiar lo que te inspira”.

 

PRÁCTICAS EMPRENDEDORAS

“La Borra del Café” forma parte del holding Espacios Que Inspiran, ¿qué otras marcas pertenecen al corporativo?

León: Actualmente, Espacios Que Inspiran se conforma por “La Borra del Café” —que siempre estuvo pensada para que pertenecería a una operadora de marcas—; “Honey Market”, que se dedica especialmente a desayunos nutritivos y que pronto verán más en el mercado, y “Garden Chapultepec”, un espacio de encuentro gastronómico con varias propuestas.

 

¿Cuál es la propuesta única de venta de “La Borra del Café”?

León: Es su espacio. Cuando creamos el modelo de negocio entendimos que el consumidor necesita un espacio y productos que responden a éste, por ello decidimos crear un lugar interactivo que promueva la inspiración para que el consumidor cree lo que necesita. Aquí encontrará un lugar que cubra sus diferentes necesidades, y dentro de ese espacio nosotros le proveemos un buen café, té o cerveza.

 

¿Cómo han logrado que la esencia de “La Borra del Café” se mantenga en cada franquicia?

León: La chulada de “La Borra del Café” es que la esencia la hace la zona, el franquiciatario y la marca. Al final tenemos la virtud de que ninguna Borra es igual a otra. Todas tienen una base de identidad; los colores, las frases. Pero tanto la construcción de comunicación alrededor como la decoración dependen del franquiciatario. Hay sucursales que tienen vocación de negocio, otras con enfoque turístico y algunas centradas en el entretenimiento. Esto no es difícil, pues así nacimos, adaptándonos a todo.

 

¿Cómo implementar las mejores prácticas en la empresa?

León: Primero, capacitándonos. Una empresa no nace sabiendo lo que tiene que hacer; al inicio hay muchos errores y malas decisiones. Normalmente estamos llenos de paradigmas, hace falta información para las empresas. Capacitación para entender el ecosistema y hacer lo correcto siempre pone ventajas.  

Tú te casas con una filosofía de lo que crees que se tiene que hacer, el tiempo que le debes dedicar. Los objetivos son los que se tienen que cumplir independientemente del tiempo que le dediques o no al trabajo; estar ocupado no significa ser eficiente. Puedes estar muy ocupado y simplemente no alcanzar los objetivos y eso no tiene sentido. Entonces, estas cosas poco a poco comienzan a tener sentido hasta que se convierte en prioridad darle solución a las necesidades de cada colaborador.

 

¿Cómo imaginas tu empresa en 10 años?

León: Hemos tratado de abrir en centroamérica desde hace dos años; sin embargo, aún no lo hemos logrado, eso está en el mapa. Queremos ir a Estados Unidos, y aunque vemos grandes dificultades en ello, también vemos grandes retos, por lo que probablemente demos pronto la sorpresa de abrir en aquel país.

Veo a mi empresa como una gran compañía. Al final siempre hemos querido ser una marca bursátil, llevarla a la Bolsa Mexicana de Valores, eso va de la mano con hacer una gran contribución al mercado. Pretendemos ser una de las marcas más importantes del mundo en términos de contribución en espacios que podamos crear y tener una plataforma de innovación importante.

 

Fotografía: Alfonso Hernández

 

 

 


 

Tags

emprendimiento

Articulos Relacionados