Acerca de Elon Musk: Explorador de la humanidad sustentable
Llevarnos al espacio, sanar el medio ambiente y garantizar el futuro. Pocos creyeron en los proyectos de Elon Musk… hasta que vieron los resultados. ¿Su secreto? Ignorar las negativas.
Esteban Muñoz Aguilar. Dirección Editorial |
Acerca de Elon Musk: Explorador de la humanidad sustentable

 

Uno de sus abuelos ganó una carrera que inició en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y concluyó en Argel (Argelia), su tatarabuela se convirtió en la primera mujer quiropráctico en Canadá, y dos de sus abuelos realizaron el primer vuelo de Sudáfrica a Australia en una avioneta. Parece que Elon Musk lleva la exploración y el emprendimiento en su ADN; no puede cruzar los brazos ante ningún reto ni pertenecer a un solo sitio. Y como sus abuelos, Elon Musk también quiere conquistar un gran recorrido, pero su camino es uno que mira hacia tres metas complicadas pero visionarias: la sustentabilidad global, la preservación de nuestra especie y la colonización interplanetaria.
 

 

Emprendedor sin límites

Elon Musk se ha interesado por la energía renovable y el espacio exterior desde su infancia, fue en internet donde encontró el terreno necesario para cosechar sus primeros éxitos como emprendedor. A los 12 años diseñó Blastar, un videojuego codificado por él mismo y que vendió a la revista PC and Office Technology por 500 dólares, después de aprender a programar por su cuenta. Cuatro años después, Elon formó la primera asociación de su trayectoria con su hermano Kimbal para abrir un negocio de videojuegos en Pretoria. Asombrosamente, los hermanos Musk consiguieron el arrendamiento de un local cercano a su preparatoria y algunos proveedores para las máquinas de juego. Sin embargo, el gobierno de la ciudad y sus padres —quienes no sabían nada del negocio— negaron el contrato de renta y detuvieron el proyecto de sus hijos.

Al terminar la preparatoria, Musk se trasladó a Canadá para estudiar en la Universidad de Queen, en Kingston durante dos años. Ahí obtuvo la nacionalidad canadiense y, en 1992, pidió una transferencia a la Universidad de Pensilvania, donde estudió física y ciencia. Posteriormente, Musk se mudó a California para estudiar un doctorado en física aplicada en la Universidad de Stanford. No obstante, su sed de emprendimiento lo motivó a abandonar el campus dos días después de haber iniciado sus estudios, para reunirse con su hermano y fundar la compañía de software Zip2. De 1995 a 1999, esta empresa desarrolló una guía digital de ciudades para la distribución de periódicos como The New York Times y el Chicago Tribune, hasta que fue adquirida por Compaq. Pero Musk no tenía intención de detenerse.

Utilizando las ganancias que obtuvo por la venta de Zip2, Elon Musk creó el sitio de comercio electrónico X.com en 1999. Un año después, Musk fusionará este nuevo negocio con la empresa Confinity para crear PayPal. Los servicios de PayPal se expandieron rápidamente, gracias a que su campaña de marketing permitió a los usuarios recibir una comisión de venta por utilizar Paypal como plataforma de cobro. En 2002, la compañía fue adquirida por eBay, su competidor más grande en el mercado, y Elon musk obtuvo 165 millones de dólares por el trato. Esto le permitió concentrarse en sus planes de sustentabilidad global y exploración interplanetaria.

 

 

Tesla: ecología en la carretera

Para contrarrestar la contaminación y el calentamiento global, el visionario sudafricano se unió a Tesla Motors en 2004 para diseñar autos eléctricos con precios de venta económicos. Uno de sus primeros proyectos como presidente del consejo directivo fue el modelo Roadster —ideado para competir contra un Porsche o un Ferrari sin problemas —, que vendió 2 mil 500 unidades en 31 países, entre 2008 y 2012. Posteriormente, Musk asumió el control de la compañía para enfrentar la crisis financiera del 2008, y desde entonces se ha involucrado directamente en el diseño de sus automóviles, como el modelo S y el modelo X.

Una de las principales limitaciones de los automóviles eléctricos es la corta duración de sus baterías. Para acabar con este problema, Elon Musk y Tesla están en proceso de instalar una gran red de cargadores en diversas ciudades y puntos de las carreteras de Estados Unidos, que asegure el óptimo funcionamiento de sus vehículos. Asimismo, Musk también permitirá que las patentes de Tesla sean utilizadas por cualquier fabricante interesado en avanzar en una cultura automovilística sustentable, para reducir la contaminación y el uso de combustibles fósiles en el planeta.

 

“Tenemos un deber por mantener la luz de la conciencia y asegurarnos de que perdure”.

 

SpaceX y las nuevas fronteras

Los proyectos de Elon Musk para conquistar el planeta rojo nacieron entre 2001 y 2002, al diseñar el proyecto “Mars Oasis”. Este sería un invernadero para cultivar diversas plantas en la superficie de Marte y despertar el interés del público en la exploración espacial. Con este objetivo, Musk intentó conseguir el apoyo económico y los materiales para iniciar la construcción de un cohete, tanto en Rusia como en Estados Unidos. Pero, al obtener burlas y negativas, Elon decidió construir y financiar los cohetes con sus propios recursos, creando la empresa Space Exploration Technologies, mejor conocida como SpaceX.

Con una inversión de 100 millones de dólares, Elon Musk comenzó el desarrollo de los cohetes Falcon 1 y Falcon 9, así como de la astronave Dragon, en tan solo seis años. Sin embargo, los primeros cuatro lanzamientos del Falcon 1 fracasaron en grandes explosiones antes de llegar a la órbita; además, la crisis financiera en 2008 generó grandes pérdidas para Musk, y SpaceX amenazaba con irse a la quiebra. Afortunadamente, el quinto lanzamiento del Falcon 1 tuvo éxito y convirtió a SpaceX en la primera empresa privada en llevar un cohete hasta la órbita planetaria.

Con este primer logro, SpaceX aseguró un contrato de mil 600 millones de dólares de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés). Estos les ha permitido expandirse rápidamente, orquestar más de 15 lanzamientos exitosos, transportar provisiones y astronautas hasta la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), y convertirse en el fabricante de motores para cohetes más grande del mundo. Pero la gran innovación de SpaceX es su capacidad para reutilizar sus materiales.

Tradicionalmente, los cohetes podían ser utilizados solamente en una ocasión para llevar transbordadores de la NASA al espacio. Para Elon Musk, eso no es suficiente si queremos alcanzar nuevos mundos. “SpaceX tiene los cohetes más avanzados del mundo, pero los avances solo han sido ‘evolucionarios’. El avance revolucionario vendrá con cohetes que puedan reutilizarse rápida y completamente. Si no logramos eso, jamás conquistaremos Marte”. En diciembre del 2015, SpaceX logró el primer paso en esta meta, al aterrizar exitosamente un cohete Falcon 9 en Cabo Cañaveral, Florida. Al final, Musk espera que todos los viajes de SpaceX al espacio sean pequeños pasos para que la humanidad alcance la superficie de Marte en los próximos 10 o 20 años, estableciendo la primera colonia interplanetaria (de 80 mil personas, aproximadamente) en el año 2040.

 

 

Emprendedor sin límites

A pesar de la gran magnitud de Tesla y de SpaceX, la imaginación de Elon Musk no se detienen ahí. Entre otras de sus ideas más notorias, podemos destacar las siguientes:

  1. SolarCity: Junto con Tesla, Musk también espera combatir el calentamiento global a través de SolarCity, ofreciendo sistemas de energía solar (tanto residenciales como corporativos) económicos y sencillos de administrar —Incluso, la compañía ha diseñado la app MySolarCity para controlar la energía de forma remota.

  2. Hyperloop: Un sistema de transporte de alta velocidad entre Los Ángeles y San Francisco. La idea de Musk es crear el medio de viaje en largas distancias más barato en el mundo. Además, Elon Musk publicó en Internet el diseño y los cálculos para la construcción de Hyperloop, para que cualquier compañía interesada pueda construirlo.

  3. OpenAI: Es el emprendimiento más reciente de Musk. Fundada en diciembre del 2015, OpenAI es una organización sin fines de lucro, dedicada a la investigación y el desarrollo de inteligencia artificial, en una forma segura y benéfica para la humanidad.

Desde sus primeros pasos en Sudáfrica hasta el aterrizaje del Falcon 9, en casi 30 años Musk no se ha detenido para desarrollar sus ideas más ambiciosas, a pesar del escepticismo público. El secreto de esta resiliencia no es la testarudez ni la rentabilidad, sino la trascendencia humana. “No todos aman la humanidad. Algunas personas piensan que somos una plaga en la superficie del planeta e implican que la civilización humana es peor que su ausencia. Yo no creo eso, yo pienso que tenemos un deber por mantener la luz de la conciencia y asegurarnos de que perdure”. Con SpaceX, Tesla y las demás ideas que guarda en su imaginación, Elon Musk quiere crear un futuro para todos nosotros, asegurándose de que viviremos para contarlo.

 

PARA SABER MÁS

Conoce los proyectos de Elon Musk

Tesla Motors: www.teslamotors.com
SpaceX: www.spacex.com
Hyperloop: goo.gl/itFW5P
SolarCity: www.solarcity.com
Open AI: www.openai.com
Charla TED: goo.gl/hZIwQv

 

 

 

 

PIE DE FOTO

Fotografía de Bill Ingers, cortesía de la NASA

 

PIE DE FOTO  

Fotografía de Steve Jurvetson, utilizada bajo licencia CC BY 2.0
https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/legalcode

 

PIE DE FOTO

Fotografía de JD Lasica, utilizada bajo licencia creative Commons Attribution 2.0
creativecommons.org/licenses/by/2.0/legalcode

 

PIE DE FOTO

Fotografía de Maurizio Pesce, utilizada bajo licencia Creative Commons Attribution 2.0
creativecommons.org/licenses/by/2.0/legalcode

 

Tags

tecnología emprendimiento

Articulos Relacionados