4 tips para combatir la condición de inexistencia
El funcionamiento de las empresas puede catalogarse por la condición en que se encuentran. De esa misma forma podemos definir si un director está en condición de inexistencia, peligro, emergencia, normal, afluencia o poder.
Luis Armando Borrego Hernández, Manager Director en Lean Six Sigma Institute, S.C. |
4 tips para combatir la condición de inexistencia

Para ganar una batalla, cualquier general debe considerar si en su ejército hay buenos soldados, que puedan superar los retos del adversario. De la misma forma, un buen director asegura el éxito de su negocio si cuenta con los mejores elementos humanos, los que están capacitados, trabajan en equipo y con armonía.

La mayoría de las empresas cuentan con un departamento de Capital Humano para reclutar al personal nuevo. Ahí, los candidatos presentan sus currículum vitae y hojas de vida; responden algunos exámenes psicométricos; o presentan puestos y logros sorprendentes en su experiencia laboral. Por desgracia, este proceso no garantiza los resultados futuros para el director o gerente. ¿Qué hace falta, entonces, para encontrar a los candidatos adecuados?

El problema no radica en la selección del personal, sino en que los nuevos ejecutivos asumen su puesto bajo la ‘condición de inexistencia’: cuando no reconoce (ni puede hacerlo) las necesidades del negocio.

Es muy común que los nuevos líderes asuman sus funciones cambiando las operaciones. Piensan que al realizar cambios radicales alcanzarán los resultados que la organización necesita, porque piensan el nuevo negocio tiene un funcionamiento similar al de su trabajo anterior; y si allá generaron resultados, acá no debería ser distinto. Para su infortunio, pronto se dan cuenta de que esos cambios no reconocen su habilidad directiva; solo generan críticas y los empleados empiezan a ignorar sus órdenes.

¿Cómo remediar dicho estado? Cualquier empleado recién contratado y ejecutivo recién promovido necesita pasar por un proceso de adaptación que debe considerar los siguientes cuatro elementos, si es que quieren asumir sus nuevas responsabilidades con éxito:

 

1. Comunicación. Conoce quiénes son los proveedores y los clientes (ya sea como miembro de departamento, división o empresa).

2. Networking. Relaciónate personalmente con todos los elementos de tu área (y en general de la empresa). Los empleados deben saber quién eres, conocer tu puesto y las funciones que realizas.

3. Conocimiento. Descubre lo que se necesita o desea. ¿Cuál es el producto o servicio que vendes? ¿Quienes son tus consumidores? No puedes cambiar las estrategias si no conoces las cadenas de producción y distribución.

4. Acción, presentación. Esto garantiza que conoces todas las líneas de comunicación, así como el producto/servicio que entregarás. Este es el secreto para retener tu puesto y garantizar tu éxito.

 

 

Articulos Relacionados