Una luz al final del túnel
La tercerización es una nueva forma de hacer bien las cosas.
Jaime De la Cruz Huerta, director general de DLC Corporativo. |
Una luz al final del túnel

En el siglo XXI, la mayoría de las organizaciones han tenido que innovar sus procesos para mantener su vigencia en el mercado. Esto ha provocado que tanto las grandes corporaciones como las pequeñas y medianas empresas opten por la tercerización de su fuerza laboral como un camino para obtener ahorros administrativos y como una nueva forma para gestionar sus relaciones laborales.

En México, la tercerización todavía es una práctica tabú para las empresas, pues aún la asociamos con estrategias fiscales diseñadas para evadir impuestos y eludir las prestaciones laborales. Error, la tercerización no nació para ser catalogada como una actividad indebida, pues está regulada por múltiples leyes que avalan su legalidad.

La tercerización del personal ofrece flexibilidad laboral porque permite conocer diferentes formas de trabajo. Además, la nueva reforma laboral brindará más control a este esquema de empleo, y las autoridades están regulando y fiscalizando (de manera exhaustiva y directa) tanto a los contratantes como a los contratistas. Sin duda, todas estas regulaciones generarán más confianza y aceptación en esta práctica.

Pero antes de contratar los servicios de tercerización, es necesario observar los siguientes requisitos de cumplimiento obligatorio que exige la ley, y otros adicionales (no obligatorios) que son de mucha importancia para brindar certeza y seguridad jurídica al proceso:

Información obligatoria veraz y actualizada:

  1. Cumplimiento en materia del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

  2. Cumplimiento en materia del Impuesto al Valor Agregado.

  3. Emitir y entregar al cliente la versión 1.2 del Comprobante Fiscal Digital por Internet.

  4. Identificar e  informar mensualmente a la Unidad de inteligencia Financiera.

 

Estas obligaciones aplican desde enero del 2017. Su finalidad es dar certeza al cliente en deducir la nómina pagada para efectos del ISR, y que el pago del IVA sea acreditable. Será una gran responsabilidad del cliente exigir pruebas documentales y auditar por obligación a la tercerizadora.

 

Información adicional que presentará la tercerizadora:

  1. Opinión mensual  de cumplimiento (positiva) en SAT, IMSS e INFONAVIT.

  2. Presentación trimestral al IMSS (PS-1) e INFONAVIT ( SIRESO).

  3. Dictamen fiscal, IMSS e INFONAVIT.

  4. Conocer directamente al representante legal con quien firmará el contrato, y que no tenga antecedentes jurídicos negativos en general.

  5. Acreditar capacidad instalada, reputación, trayectoria con clientes actuales, así como recursos propios y suficientes.

  6. certificación AMECH y cumplimiento en la Norma Mexicana como tercerización con buenas prácticas.

 

Cumplir los requisitos adicionales prevendrá los actos de evasión fiscal y la simulación de pagos relacionados con la tercerización. También orientará a los directores sobre las acciones para tener una mayor certeza sobre la deducibilidad fiscal de la nómina y el acreditamiento del IVA.

La tercerización es una figura moderna que trae diversos beneficios, pero también obligaciones. Por tanto, las empresas deben ser cuidadosas en el contrato de prestación de servicios, implementando medidas para asegurar el debido cumplimiento de los deberes del prestador, y evitar que las autoridades fiscalizadoras determinen la responsabilidad solidaria o subsidiaria.

 

 

Tags

consultoría

Articulos Relacionados