México cívico
27.4 % de las personas con discapacidad en México considera que el desempleo es uno de sus mayores problemas.
Dulce Barrera, editora asociada MPC |
México cívico

En México, las personas con discapacidad han sido estigmatizadas y estereotipadas;  forman parte de un grupo que a través de los años ha sido vulnerado en todos sus derechos. Los prejuicios (en su mayoría culturales) que las rodean han impedido su completo desarrollo y participación en la sociedad. Resulta increíble que todavía existan leyes estatales (como los códigos civiles de Campeche o Baja California) que las etiquetan como personas que “padecen idiotismo o imbecilidad”.¹

Parece ser que todo radica en nuestra falta de información, pues ¿realmente entendemos qué es discapacidad? La Organización Mundial de la Salud (OMS) la definió en 2001 como: “la interacción dinámica que hay entre las condiciones de salud con los factores personales”.²

Sin embargo, para poder hablar de la exclusión que vive este sector de la población es importante entender qué es discriminación. El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) lo define como “cualquier distinción, exclusión o restricción por motivos de discapacidad, incluyendo la falta de servicios apropiados para el reconocimiento, goce o ejercicio de todos los derechos humanos y libertades fundamentales en los ámbitos laboral, social o comunitaria, incluyendo el ejercicio de la autonomía personal física, social, laboral y económica”.³

 

  • En México existen 7 millones 739 mil 270 personas con algún tipo de discapacidad; esto equivale a 5.13 % de la población total del país.
  • Las enfermedades son la primera causa de discapacidad en México (39.42 %); la edad avanzada representa la segunda (23. 14 %).
  • El promedio de escolaridad que registra la población con discapacidad de 15 años es de 4.7 años, cuando el promedio nacional es de 8.6 años.
  • Se estima que hay una persona con discapacidad en 6.1 millones de hogares  (19 de cada 100), en el país.

                Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) 2010 y 2012

 

 

Derechos laborales de las personas con discapacidad

Dentro de las disposiciones de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD), se especifica el acceso al empleo formal y bien remunerado, así como la adopción de un modelo de educación inclusivo y no segregacionista en todos los niveles. ¹ Mientras que la Ley Federal del Trabajo (LFT)  en su Título Primero, artículo 2° estipula que:

  • Se entiende por trabajo digno o decente aquél en el que se respeta plenamente la dignidad humana del trabajador; no existe discriminación por origen étnico o nacional, género, edad, discapacidad, condición social, condiciones de salud, religión, condición migratoria, opiniones, preferencias sexuales o estado civil; se tiene acceso a la seguridad social y se percibe un salario remunerador; se recibe capacitación continua para el incremento de la productividad con beneficios compartidos, y se cuenta con condiciones humanas óptimas de seguridad e higiene para prevenir riesgos de trabajo.

Sin embargo, las siguientes cifras discrepan de lo especificado en la LFT:

  • 65.1 % de las personas con discapacidad considera que no se respetan sus derechos.
  • 27.4 % considera que el desempleo es uno de sus mayores problemas.
  • 49.4 % viven en situación de pobreza. (CONEVAL 2017).
  • Los hogares con alguna persona con discapacidad gastan más en alimentos, vivienda y cuidados de la salud que el resto.
  • Una persona dedica 26.17 horas por semana (en promedio) al cuidado de personas con algún tipo de discapacidad, sin recibir pago; las mujeres dedican 19.9 horas y los hombres 7.8 horas.
  • Las personas sin discapacidad pueden llegar a ganar 151 % más que las personas con discapacidad.

Fuente: Encuesta Nacional sobre Discriminación 2010; Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) 2010 y 2012

 

 

 

¿Cómo actua México ante el problema?

La sociedad en conjunto no facilita la situación, pues según datos de la CONAPRED 2011, 51.4 % de la población está de acuerdo o muy de acuerdo en justificar no darle trabajo a una persona con discapacidad cuando en el país hay desempleo. Esta misma instancia calificó, principalmente en el ámbito educativo y laboral, 1,497 expedientes como presuntos actos de discriminación entre 2011 y 2017.

Pese a que muchas empresas pudieran afirmar que contratar a personas con discapacidad representa gastos e inversiones fuertes, el gobierno ha diseñado estrategias para promover la inclusión laboral, así como diversos beneficios fiscales. Por ejemplo, el patrón que contrate a personas con discapacidad motriz (que requiera permanentemente de prótesis, muletas o sillas de ruedas), mental, auditiva o del lenguaje e invidentes, podrá deducir de sus ingresos un monto equivalente al 100 % del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

También existe el Programa Nacional de Trabajo y Empleo para las Personas con Discapacidad 2014 - 2018, que es el primer programa que se enfoca en la inclusión laboral. Es una política pública que se encarga de coordinar las acciones de diversos actores institucionales privados o social y otros programas gubernamentales, y que tiene como objetivos principales:⁵

  1. Lograr la conciliación entre normatividad, políticas públicas y programas institucionales para lograr el trabajo digno de las personas con discapacidad.

  2. Fortalecer la inclusión basada en habilidades y competencias laborales.

  3. Favorecer conciliaciones que permitan el acceso de las personas con discapacidad a la formación, capacitación y adiestramiento para el trabajo.

  4. Garantizar un entorno laboral favorable con opciones de acceso, desarrollo y permanencia sin discriminación.

 

 

Una charla con Paulina Ángel Ramírez, voluntaria en el Comité de Responsabilidad Social de Coparmex Jalisco.

 

¿Cual es el estatus de la inclusión laboral en México, si la comparamos con otros países?

México es un país rezagado en cuestión de inclusión en todos los sentidos. Según un reporte de Crecimiento y Desarrollo Inclusivo en 2017 dentro del Foro Económico Mundial, México se encuentra en el lugar 45 de 78 en inclusión y desarrollo. En este conteo participan países de todo el mundo; sin embargo, México se encuentra por debajo de países de latinoamérica como Argentina que tiene el 7° lugar o Uruguay el 12°. Mientras quienes lideran son países nórdicos como Noruega e Islandia.

Aunque en los últimos años, a nivel gobierno, se han implementado diversos programas para impulsar la inclusión laboral; programas que considero mejor estructurados. También, en las escuelas no se tocaba el tema y hoy se habla de responsabilidad social por lo que al hacerlo también habla de inclusión. Sí creo que ha habido avances en los últimos cinco años, pero aún tenemos un problema de rezago importante que debemos atender.

 

¿Qué beneficios pueden obtener las empresas, al ser más incluyentes?

Los accionistas y dueños de empresas tienen que hacerlo por responsabilidad social individual; es civismo. Creo que es una lógica natural, ¿quién soy yo para excluir a alguien?

Ahora ya hay leyes y  normas que obligan a las empresas a adentrarse en temas de inclusión, y éstas les convienen porque mejora el clima laboral automáticamente, y resulta interesante porque sí sucede por ese concepto —con el que no estoy de acuerdo— que aún tenemos de ver más desvalido a quien tiene una discapacidad; lo que genera un efecto en el que como compañero de una persona con discapacidad reconozco lo que hace y sus ganas, se genera admiración y reflexión sobre cómo hago las cosas. Esto trae consigo un mejor ambiente laboral.

Una verdad absoluta es que las personas con discapacidad que están preparadas para integrarse a la vida laboral trabajan de maravilla y eso mejora la productividad; son estables por lo que las empresas ahorran en procesos de reclutamiento ya que no hay rotación. Además, cuando los colaboradores ven que las empresas se preocupan por ser incluyentes se sienten orgullosos de la empresa y de trabajar ahí; su propósito es más grande que solo ir a trabajar y tienen la sensación de trascender.

 

¿Qué impacto social tiene la inclusión laboral de personas con discapacidad en México?

En México las personas con discapacidad suelen tener empleos informales: lavan coches, venden en las calles, etc. Algo importante que sucede cuando son integradas a la vida laboral con un empleo digno, bien pagado y con seguridad social, es que forman parte de la dinámica de desarrollo económico del país, lo que representa un crecimiento para todos. Es un círculo virtuoso.

Pero todo esto viene desde las escuelas, porque incluso las escuelas no están preparadas para recibir a personas con discapacidad. Entonces, en México es norma que las personas con discapacidad estudien hasta la primaria (si bien les va); situación importante porque a veces no tienen los conocimientos técnicos para hacer una u otra profesión, por esto las escuelas y sobre todo las públicas deben integrarse a la dinámica.

 

Además del desarrollo e independencia económica, ¿en qué otros aspectos se ven beneficiadas las personas con discapacidad al encontrar un empleo?

En sentirse respetadas, es un asunto de dignidad. Estoy segura que muchas personas no se sienten cómodas sin trabajar o haciéndolo en la calle sin prestaciones.  Al integrarlas a la vida laboral su dignidad y autoestima se fortalecen, trabajan mejor y se sienten agradecidos por la oportunidad. También representa una oportunidad para las personas con discapacidad que tienen una familia de ofrecerle una vida más digna.

Debemos recordar que son personas totalmente útiles como cualquier otra, la diferencia quizá sería que yo tengo cabello chino y a ella le hace falta una pierna; es una característica más.

 

¿Podemos decir que la falta de inclusión en nuestro país (en todos los ámbitos) es una cuestión cultural?

Factores como la educación también influyen; sin embargo es cultural porque por tradición se nos ha hecho creer que las personas con discapacidad valen menos (el término “minusválido” que antes usábamos y que ya no, lo ejemplifica) o que no puede. Otro punto importante es la política, pues con cada cambio de partido político en el poder los proyectos a favor de la inclusión se detienen, cambian o pierden por completo. Además, están todos los intereses que hay detrás y eso parece normal en México.

Sin embargo, la educación de la persona con discapacidad dentro del seno familiar debe ser específico y no enfocado a hacerlo dependientes. Claro que necesitan cuidados, pero hay una línea muy delgada entre eso y hacerlos sentir inútiles. Desde mi punto de vista a las personas con discapacidad hay que empujarlas a que hagan cosas que las prepare cuando se encuentren con retos como la vida laboral; que se sientan capaz de conseguirlo; que sean ellas quienes descubran hasta dónde puede llegar.

Va desde las familias, en cómo educamos a nuestros hijos. Si les enseñamos a pensar que la diferencia está mal, claro que ellos empezarán a señalar y a apartarse. Lo importante es enseñarles que todos somos diferentes y eso no está mal; por el contrario nos vuelve únicos.

 

¿Cuáles son las características que deben tener las empresas para contratar a personas con discapacidad?

Cada discapacidad tiene niveles y tratamientos diferentes, por lo que no es lo mismo integrar a una persona que nació ciega a una persona que tiene dos años que perdió la vista y que apenas entiende el mundo de este modo. Por lo que la comunicación asertiva es fundamental, pues las personas pueden estar listas para integrarse pero las empresas no para integrarlas.

Es importante que todos dentro de la empresa se preparen y capaciten; tanto las personas que se relacionarán con ellas así como sus jefes, quienes deben saber cómo comunicarse e incluso a qué hora toman sus medicamentos. También es importante constatar que se tienen las instalaciones adecuadas como puertas, elevadores, escaleras, alarmas etc.

Por otro lado, los reclutadores deben prepararse para entrevistarlas y encontrar métodos para hacerlo. Podría entrevistar a una persona que es sorda, ¿cómo comunicarse con ella? ¿con un intérprete de lenguaje de señas, por escrito? Para esto existen diversas empresas que pueden capacitar al personal de reclutamiento o instituciones especializadas que pueden apoyar el proceso. Sin duda es un proceso complejo, por el que a veces las empresas no se animan.

Pero a pesar de ser un proceso difícil vale la pena intentar. Intentar a prueba y error; se trata de voluntad y constancia. Deben recordar que con grandes retos se empieza por los pequeños. Es todo un proceso social que nos va a llevar tiempo pero todos desde nuestra trinchera podemos empezar.

 

 

Paulina Ángel Ramírez se licenció en Ciencias de la Comunicación y cuenta con una maestría en Dirección y Administración de Empresas. Durante diez años se ha desarrollado en temas de marketing y ha impulsado e implementado la Responsabilidad Social Empresarial en empresas dedicadas a soluciones de capital humano, belleza y lavado automotriz.

 

 

Bibliografía

  1. Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación [CONAPRED], (2017). Ficha temática, Personas con Discapacidad. Disponible en: https://goo.gl/MnJUsg

  2. UN, Department of Economic and Social Affairs Statistics Division, (2001) Guidelines and Principles for the Development of Disability Statistics, United Nations. Disponible en: https://goo.gl/taZF97

  3. Allen B. Katz G y Lazcano E. (2009). Estudio sobre discriminación y discapacidad mental e intelectual. Editado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación; Colección de estudios y documentos de trabajo. Disponible en: https://goo.gl/PYA235

  4. 4) Hernández, S. (2017/06/04) Estos son los beneficios fiscales de contratar personas con discapacidad. El Financiero.  Recuperado de: https://goo.gl/pBPsV6

  5. Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad [CONADIS], (2015). Programa Nacional de Trabajo y Empleo para las Personas con Discapacidad. Disponible en: https://goo.gl/S8RsJR

  6. Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación [CONAPRED], (2011). Encuesta Nacional de Discriminación: Resultados sobre personas con discapacidad. Disponible en: https://goo.gl/pQCzX8

  7. incluyeme.com.mx/

 

Tags

cultura empresas emprendimiento

Articulos Relacionados