Acerca del arte como inspirador del arte
Dulce Barrera, editora asociada | | Edición: 51
Acerca del arte  como inspirador del arte

La Real Academia de la Lengua Española  (RAE) define al arte como la capacidad o habilidad para hacer algo; y también como aquella manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

Hay muchas  personas que han intentado explicarnos qué es arte; algunas simplemente lo reconocen como aquella forma de expresión o “bien hacer” que lo relaciona con una destreza. Sin embargo, la habilidad que tiene el hombre de representar, construir y expresar experiencias de todo aquello que lo rodea, siempre con un fin estético y de manera única, es lo que conocemos como arte¹.

A través de los años, hemos presenciado cómo el propio arte se ha convertido en inspirador para la creación de más arte. Aquí te presentamos algunos casos:

 

La joven de la perla

La famosa pintura, también conocida como La muchacha del turbante, es la obra maestra del pintor holandés Johannes Vermeer. Fue realizada entre 1665 y 1667 (aproximadamente), y fue la inspiración de la escritora Tracy Chevalier para crear una novela homónima en 1999, que recrea  el proceso de creación del cuadro. El libro también fue adaptado al cine —bajo el mismo nombre— por el director Peter Webber, y fue protagonizada por Scarlett Johansson en 2003.  

 

 

Cien años de soledad

Publicada en 1967, Cien años de soledad se convirtió en el estandarte del Realismo Mágico y catapultó a Gabriel García Márquez —con ella se hizo merecedor del Premio Nobel de Literatura en 1982—. La historia de los Buendía fue inspiración para el peruano Daniel Camino Diez-Canseco, quien compuso la canción Macondo  en 1969, y que el mexicano Óscar Chávez popularizó después de grabarla para el albúm Enjaulado: Óscar Chávez canta América Latina.

A pesar de que el Gabo se jactaba de que su novela no podía ser adaptada al cine — temía que la pantalla grande atentara contra el imaginario de cada lector— existe una película japonesa inspirada por la obra: Saraba Hakobune (La despedida del arca), dirigida por Shúgi Terayama en 1984.

Escucha Macondo en: goo.gl/5kowRS

 

 

Las batallas en el desierto

Del escritor mexicano José Emilio Pacheco y publicada en 1981, Las batallas en el desierto describe el acelerado cambio del México moderno a finales de los años 40, y el enamoramiento de Carlos, su pequeño protagonista. Esta historia se ha convertido en un referente de la literatura mexicana y de ella encontró inspiración la banda mexicana Café Tacvba para escribir la canción Las batallas, que el propio José Emilio reconoció que acercó a los jóvenes a la historia. También existe una adaptación al cine (estrenada en 1987) titulada Mariana, Mariana dirigida por Alberto Isaac.

En este vídeo se escucha Las batallas con escenas de Mariana, Mariana: goo.gl/vScJQ3

 

 

Rita Hayworth y la redención de Shawshank

De la extensa producción de Stephen King, la colección Las cuatro estaciones sobresale, pues el autor deja de lado el terror y da entrada a un tono más dramático; además, tres de estas historias han tenido una adaptación cinematográfica (para ser específicos, las tres primeras). Sin embargo, la película que más reconocimientos ha tenido es La redención de Shawshank (1994), dirigida por Frank Darabont, y que ha sido considerada como la cuarta mejor película por la Revista Empire, en su listados de las mejores 500 películas de todos los tiempos.

 

 

La lengua de las mariposas

Del escritor español Manuel Rivas es el libro ¿Qué me quieres, amor?, publicado en 1995 y que cuenta con 16 relatos. Entre éstos, el director José Luis Cuerda tomó como referencia tres historias: La lengua de las mariposas, Un saxo en la niebla y Carmiña para su película, estrenada en 1999.

La adaptación del guión logró obtener un premio Goya gracias a la colaboración del propio escritor Manuel Rivas. La relevancia de esta película española reside en el tono político y la forma de retratar la vida en España en 1936 —antes del golpe de Estado de Francisco Franco—, mientras el espectador disfruta del tierno apego del pequeño Moncho y su maestro.

Aquí un enlace del Instituto Cervantes con los tres relatos de Manuel Rivas goo.gl/tQzEUU

 

 

Cartas de Abelardo y Eloisa

Muchos lectores de estas cartas podrían pensar que se trata de una ficción; sin embargo, esta es una recopilación de la correspondencia de Pedro Abelardo, reconocido filósofo y erudito de su época; y de Eloisa, joven destacada por su gran inteligencia, cultura y belleza, a quien se le considera la primer mujer de letras de Occidente.

Cuando Abelardo se encargó de la instrucción de Eloísa estos se enamoraron, pero al ver su amor truncado por diversas vicisitudes (que no contaremos con la intención de que las lean), Abelardo se internó en un monasterio y Eloísa se convirtió en monja. Desde su reclusión, los eternos enamorados se escribían cartas, en las que Abelardo  reflexiona sobre el sentido de su vida, y Eloísa reclama su amor.

Su correspondencia es reconocida como la precursora de la literatura epistolar, y es considerada como una de las lecturas más representativas de la época medieval. Su influencia ha llegado a diversos artistas, entre ellos pintores que los han representado en diversas ocasiones como Jean Vignaud en 1888 en su cuadro Los amores de Abelardo y Eloísa. Del mismo modo lo hizo el escritor y reconocido poeta londinense del siglo XVIII Alexander Pope, quien inspirado por las cartas de estos amantes escribe un extenso poema titulado Eloisa to Abelard ( Eloisa a Abelardo).

 

Referencias:
¹ Universidad Nacional Autónoma de México: goo.gl/xRpEFj

 

Tags

cultura

Articulos Relacionados