La realidad del Multitasking
¿Realmente se puede hacer todo a la vez?
REDACCIÓN | | Edición: WEB
La realidad del Multitasking

Con los cambios trascendentales que han significado las nuevas tecnologías y su implementación en las áreas laborales, la palabra Multitask ha aparecido como un sinónimo de eficiencia y está cada vez más presente en los discursos de los contratistas como un requerimiento en el personal a seleccionar.

Estas mismas tecnologías influyeron en el cómo varios las nuevas generaciones: pasando de una ventana a otra, mandando mensajes, escuchando música o viendo una película, todo al mismo tiempo. Además de estas habilidades, estas generaciones obtuvieron cierto grado de digitalización, están acostumbrados a tener comunicación constante y a generar contenidos para las redes sociales.

El multitasking no es más que un cambio rápido de tareas.

Científicamente se ha comprobado que el cerebro se concentra en una solo actividad, es decir, no se puede concentrar en dos o tres cosas a la vez, pero al cambiar rápidamente nuestra atención de una cosa a otra, pareciera que nos concentramos en muchas cosas a la vez, sin que eso sea del todo verdad.

Las ventajas de un trabajador multitask es que no solo ahorra tiempo, sino que a su vez tiene un alto nivel de productividad. Es por esta razón que este tipo de individuos son más aptos para trabajos en los que se está en constante movimiento, reportando resultados de alta calidad en entornos caóticos, impredecibles e inciertos. Por su contacto con una cantidad muy grande de información, el perfil multitask es hábil para estructurarla y organizarla de manera eficiente y ágil.

No obstante, aunque es verdad que el multitasking da la apariencia de que quien lo lleva a cabo realiza muchas tareas en poco tiempo de manera eficaz, lo cierto es que esta habilidad también puede esconder desventajas que deben ser consideradas seriamente por reclutadores y líderes por igual. Entre ellas se encuentra la alta probabilidad de que el perfil multitask encuentre difícil (si no imposible) concentrarse únicamente en una tarea que implique un nivel de análisis profundo y complejo. Así mismo, para la persona multitask puede ser desafiante resolver problemáticas complejas o realizar tareas que implican procesos largos y dinámicos.

La colocación adecuada de estas personas en áreas de la empresa en las que se sientan más cómodos con las tareas a realizar es clave tanto para su desarrollo personal como laboral. Se debe considerar, además, que una persona multitask no pueda cumplir con deadlines previamente establecidos, dada su tendencia de "saltar" de una labor a otra.

Aunque es innegable que son extraordinarios para algunas áreas laborales y de conocimiento, las personas multitask muchas veces pueden sufrir presión por no medir adecuadamente el tiempo. Respecto a su salud mental, algunos investigadores consideran el multitasking como lo contrario a la meditación y a la concentración objetiva, afectando a largo plazo el bienestar y la relajación de las personas.

Tags

cultura

Articulos Relacionados