Breve guía para un CEO primerizo
¿Directivo por primera vez? Sigue estos consejos.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Breve guía para un CEO primerizo

La primera transición a un puerto directivo siempre es compleja y llena de dificultades. Como CEO, un líder, por más experiencia que tenga, puede sufrir estrés, síndrome del impostor e incluso ansiedad por estar bajo un gran reflector, en el cual es mandatorio entregar resultados positivos al Consejo, que por su parte considera los primeros meses de ejercicio de un directivo como los más trascendentales para definir su estrategia directiva a largo plazo.

En un momento crucial como este, hasta la mente más fría y calculadora puede verse vulnerada por inseguridades y márgenes amplios de error. No obstante, los beneficios de ocupar un puesto de CEO permite liderar proyectos apasionantes, así como compartir una visión y un rumbo empresarial a una gran cantidad de personas. El potencial de conectar propósitos y compartir experiencias se vuelve además una recompensa constante, que bien compensa la presión inherente del puesto.

 

CONSEJOS PARA UN CEO PRIMERIZO

     ►   La humildad es la mejor herramienta para el aprendizaje. Hasta no tener un dominio de cada minucia operativa de la organización, es imposible ser un CEO, sino sólo servir como CEO, quien tiene conciencia de que todo resultado -positivo o negativo- es fruto de un esfuerzo conjunto y no crédito egoísta de una mente.

     ►   Ofrece un mensaje de posicionamiento. Prepárate y entrega un breve mensaje al cuerpo de socios de la empresa, en el que la primera impresión sea la de un liderazgo claro pero amable y con apertura.

     ►   Equilibrio de vida. La salud mental, física y emocional de un CEO puede peligrar si no éste no encuentra espacios de distracción, esparcimiento y vinculación con agentes externos a sus funciones directivas, como lo son familiares o amigos.

     ►   Prepárate y lidera al mismo tiempo. Implementa la mejora continua en tus actividades sin descuidarlas; vincúlate con otros CEO’s que puedan compartir su experiencia y aprendizajes inherentes del puesto.

     ►   Forma un equipo altamente funcional y alineado a objetivos. Empoderar elementos ineficientes y sin compromiso es un error común (y de los más visibles) en CEO’s primerizos. Si el equipo debe ser reconfigurado para funcionar, no hay dudas que entre más pronto suceda, mejor.

     ►   Conéctate con los  miembros de la organización. Sé visible y accesible todo el tiempo. Comunícate con apertura: en vez de decir qué hacer, convence sobre por qué hacerlo.

     ►   Construye vínculos y abre todos los canales de comunicación con los miembros de Consejo, así como con coordinadores de áreas estratégicas, ya que son elementos cruciales que se mantienen actualizados sobre la operación de la empresa.

     ►   Ábrete a la retroalimentación cruda y a la crítica constructiva. Aunque es posible que muchas realidades de la empresa sean “endulzadas” antes de llegar al CEO, es necesario y valioso obtener la versión más realista del panorama global de la organización con transparencia y honestidad.

     ►   Delega las actividades minuciosas que ralenticen el seguimiento de la agenda. No hagas micromanagement y en caso de necesitar intervenir en un área problemática, hazlo de manera tajante a través de sus coordinadores y limítate a monitorear y dar seguimiento.

Articulos Relacionados