La teoría del todo… a su tiempo
Redacción MPC | | Edición: 52
La teoría del todo… a su tiempo

Son muchos los que hablan de las dificultades a las que se enfrentan las personas que deciden emprender un negocio y la gestión del tiempo es una de ellas. Lograr hacer efectivo del tiempo no es cosa sencilla, se trata de hábitos que con normalidad son aprendidos desde la niñez; sin embargo, en los últimos años se ha presentado una teoría que podría ayudarte a gestionarlo de manera que tu emprendimiento pueda visualizar un futuro exitoso.

Hablamos de la teoría del timing; un anglicismo que hace referencia al momento/tiempo preciso para actuar, y que puede ser de suma importancia en la toma de decisiones. Se trata de considerar el tiempo como una capacidad que permite saber en qué momento hacer o decidir; cualidad que suele definir a los emprendedores exitosos: tomar las cosas con calma (pero no demasiada). Este método abarca diversos aspectos de la vida de un emprendedor, ya que permite pensar y actuar en función de la optimización de resultados.

La multinacional Kodak representa un ejemplo (a gran escala) de la importancia de tomar acciones en el momento preciso; pues aunque fue la que desarrolló el primer prototipo de cámara digital en 1975, perdió terreno en el mercado por la inseguridad de no ver el potencial de su innovación, lo que dio ventaja a otros que sí vieron oportunidad en el camino. Cuando Kodak por fin decidió presentar su línea digital fue demasiado tarde, pues marcas como Nikon o Sony (que jamás fueron líderes) ya estaban posicionadas. Finalmente la compañía se declaró en bancarrota en 2012.

 

 

El tiempo del líder

Son muchas las cosas que debe comenzar a hacer el emprendedor que desea ser líder y trascender. Las más básicas se reconocen en establecer fechas límites, pues eso agilizará actividades, procesos y rendimiento, y llevar una agenda de actividades permitirá que la planeación del tiempo sea eficaz.

Implementar el método timing en nuestras vidas no es tan sencillo como parece, se debe asumir una disciplina a través de un proceso de cuatro fases:

 

Fase 1

Autogestión

Esta primera fase se trata de trabajar de forma estricta a nivel personal y en el que el emprendedor centra su atención en hacer más productivas sus rutinas cotidianas.

 

Fase 2

Influencia

Este segundo paso o fase se centra en influenciar a otras personas; es decir, el emprendedor será motivo de inspiración para sus colaboradores.

 

Fase 3

Asociación

Aquí el emprendedor se enfoca específicamente en fortalecer a su equipo de colaboradores así como en trabajar para forjarse como un verdadero líder.

 

Fase 4

Crecimiento

Como su nombre lo dice, esta fase se centra en el trabajo para hacer crecer el negocio. Aquí se enfocan los movimientos del emprendedor para expandir y permanecer.

 

 

¿Cuál es el momento preciso?

Existen tres tipos de timing con los que el emprendedor puede identificarse; en la medida que analice sus prácticas podrá autoevaluarse, ubicarse en una de estas categorías y plantearse un plan de progreso.

 

Timing atrasado

Se identifica por:

  •     Lentitud a llevar a cabo una tarea

  •     Indecisión

  •     Evitar nuevos retos

  •     Apatía

 

Timing adelantado

Se identifica por:

  •  Rapidez excesiva al hacer las cosas

  •  Toma de decisiones sin meditar

  •  Riesgos innecesarios

  •  Altanería

 

Timing exacto

Se define por:

  • Control emocional

  • Movimientos precisos

  • Concentración

  • Aplomo en sus acciones

 

Incorporar el timing en la vida diaria del emprendedor requiere de destinar el tiempo que se merecen las actividades que generan valor; no dudar ni postergar y actuar con decisión. El trabajo se verá reflejado cuando se consiga: una visión y perspectiva a largo plazo, capacidad de liderazgo y la certera optimización del tiempo.

 

 

Articulos Relacionados