Sobrevivir al robo hormiga: Edición PyMES
Que ni uno de tus pesos sea parte de los 14 millones que anualmente pierden las empresas mexicanas por esta práctica.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Sobrevivir al robo hormiga: Edición PyMES

Para las grandes empresas, el robo hormiga es un golpe ya acostumbrado y muy predecible. Con un crecimiento de 152% en sólo 5 años, los principales afectados (grandes almacenes y tiendas) han elaborado minuciosos cálculos y medidas preventivas para mitigar sus efectos en las finanzas corporativas.

Mientras que para la faena son millonarias las medidas preventivas que utiliza para contrarrestar este desagradable fenómeno, para las PyMES esto es un asunto serio que compromete la estabilidad del negocio, dado que cada producto sustraído es directamente uno menos que se vende e impacta la administración.

Esto puede y debe ser contrarrestado con las mejores herramientas a mano.

 

 

  • Conoce tu giro e inventario

Como parte del inicio y despegue de una pequeña y mediana empresa resulta imprescindible la definición y organización del giro y productos que se aspiran a comerciar. Para la prevención y combate del robo hormiga, este asunto es trascendental, pues son sólo determinados giros comerciales los que sufren en mayor proporción esta modalidad de hurto. Si pones a la venta ropa, alimentos o artículos de belleza, ya estás sobre aviso: eres más susceptible al robo hormiga.Por otro lado, aunque parezca un asunto bastante obvio, algunas PyMES en ocasiones relegan lo importante por lo urgente, restándole importancia al control meticuloso del inventario, un pilar fundamental de la correcta administración de una empresa. Recuerda que si conoces cuánto tienes, puedes medir lo que pierdes y comenzar a implementar acciones preventivas.

 

  • Conoce a tu enemigo

Existen múltiples modos de robo hormiga, y dependiendo de tu giro comercial, debes poner especial atención en los que podrían vulnerarte:

  1. Grupos coludidos: Personas organizadas que ingresan al negocio, se dispersan y posteriormente arman una distracción, que puede ir desde desmayos fingidos hasta riñas violentas. Mientras la atención se concentra en la trifulca, los miembro de este grupo sustraen todo lo que puedan llevar con ellos y se retiran discretamente.
  2. Farderos: se trata de personas (principalmente mujeres) que sustraen entre sus ropas múltiples artículos. Algunas farderas se acompañan de infantes o parejas, que fungen como “halcones” mientras el hurto tiene lugar. Son famosos los videos de vigilancia en donde farderas sustraen ropa, leche en lata, artículos de belleza e incluso consolas de videojuegos en sus faldas.
  3. Despistados: Fingiendo interés en ciertos productos o provocando que el vendedor se aleje para resolver alguna duda, el ladrón sustrae del mostrador o la caja registradora mientras el personal incauto pone su atención a otras cuestiones.

 

  • Conoce tu margen de acción

  1. Existen múltiples opciones de videovigilancia que se adaptan a todo presupuesto, cotiza la opción más viable y podrás instalar en todas las zonas que te parezcan esenciales de mantener bajo observación.

  2. Capacita a tus empleados a dar la mejor atención posible. Esto tiene un efecto doble: mejora la experiencia de compra de los clientes… y mantiene alejados, inseguros y bajo una elegante vigilancia a los posibles amantes de lo ajeno.

  3. En tiendas de ropa, lleva un control de ingreso y salida de artículos en probador.

  4. Comunica con tu equipo sobre el fenómeno de manera honesta y sé claro sobre las metas para prevenirlo e implementar de manera conjunta. Esto deja clara en la consciencia de la organización la importancia de la prevención del robo hormiga.

  5. Reduce los artículos en exhibición de anaquel y de esta manera los empleados podrán identificar elementos faltantes, al tiempo que el ladrón en cuestión tendrá menos artículos para hurtar.

 

  • Conoce qué puedes hacer

Recuerda que el robo hormiga es punible. Si encuentras a un cliente sustrayendo o hurtando in fraganti, no dudes en retenerlo y llamar cuanto antes a la policía. Mientras esperas que la ley atienda el delito, mantén la calma, no agredas a tu agresor y toma fotografías.

Tags

empresas economía consultoría

Articulos Relacionados