Un regalo holandés para México
Un frisian asciende los $10,000 dólares en su compra regulada.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Un regalo holandés para México

Aunque parezca increíble, existe una raza de caballos de origen holandés que ha encontrado en México interés por su reproducción y su mercado. Mario Campero, empresario especializado en cría y certificación de frisian, considera que aunque la raza era muy buscada, se carecía de información sobre ella, por lo que hace 6 años comenzó un proyecto de crianza dedicado al caballo frisian.

Este caballo es de color negro, con una altura que oscila entre 1.60 y 1.75 metros y su peso va de entre 600 y 900 kilogramos. Son caballos con espesa crin y cola, además de tener mechones de pelo en las patas. Sin embargo, determinar la pureza de la raza de un ejemplar y, más aún, certificarlo, es una tarea difícil. Ya que es el único caballo nativo de Holanda, existen estándares que ha fijado  la Corona Holandesa a través de Royal Friesian, empresa certificadora creada por la realeza de este país. Es por ello que  los estándares implementados para certificar la pureza de un ejemplar frisian son muy rigurosos.

La certificación está basada, en una primera etapa (hasta los 3 años), en 40% de la estética del caballo, y un 60% en su movimiento. En lo que respecta al 40% respectivo a la estética del ejemplar, resulta importante destacar que no fue hasta que el frisian estuviera cercano a la desaparición, a mediados del siglo pasado, que la Corona Holandesa comenzó con un cuidado diligente con miras al perfeccionamiento de la raza.

Esto se debe principalmente a que el frisian era un caballo de tiro, muy difícil de montar pero de belleza excepcional. Poco a poco y gracias a las acciones de la Corona, el ejemplar se convirtió en un caballo más sport, delgado y atlético, pero que mantenía el extraordinario movimiento natural de la raza, necesario para el casaque (carreras con carruajes) y otros deportes olímpicos ecuestres.

Todos estos requerimientos son tomados en cuenta hasta antes de los 3 años de edad de la bestia, que es la edad ideal para comenzar a ser montado. Una vez que es posible montarlo, se aplican otras clasificaciones a estos caballos. A los ejemplares más importantes, que serán pie de cría (sementales), se les asignan números. Todos los caballos del 1 al 4, permanecen en Holanda. A partir del número 5, los ejemplares pueden ser dirigidos a otros países para ser pie de cría.

Mario Campero menciona que en México hay 4 caballos frisian pie de cría, y uno de ellos se encuentra en su rancho, El Descanso, en Tlajomulco de Zúñiga ,Jalisco, donde se realizará por tercer año consecutivo un evento de clasificación de caballos frisian.

*La experiencia Friesian 2018 se llevará a cabo el próximo sábado 10 de noviembre en el Rancho El Descanso, en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, y contará con la presencia de la juez y certificadora número 1 del mundo y 2000 asistentes, entre los que destacan empresarios del rubro, tanto holandeses como nacionales. 

Tags

empresas economía

Articulos Relacionados