Antifilantropía
Redacción |
Antifilantropía

El pasado 20 de junio Carmen García Bermejo, de Quinto Elemento Lab, presentó una investigación especial en la que se aborda el presunto fraude de Fundación Azteca en las orquestas que ha creado para apoyar a niños y jóvenes de escasos recursos.

En 2008 el violinista Julio Saldaña presentó su proyecto Orquesta Música Esperanza —que era conformada por un grupo de 35 niños de escasos recursos en Puebla— a Ricardo Salinas Pliego, dueño del Grupo Salinas, y Esteban Moctezuma, presidente de Fundación Azteca, quienes de inmediato quisieron sumarse. Lo que le dio a Julio gran tranquilidad pues contaría con recursos para sacar adelante la orquesta.

Sin  embargo, Salinas Pliego y Fundación Azteca no han aportado dinero suficiente al proyecto, ya que las 86 orquestas creadas siguen funcionando con 85 % de ingresos de dinero público. Así lo señalan los registros del Sistema de Administración Tributaria (SAT), a quien dicha fundación debe reportar gastos e ingresos.

Quinto Elemento Lab revisó los reportes que Asociación Azteca Amigos de la Cultura y las Artes hizo ante el SAT entre 2011 y 2016 y encontró que:

  • Cada año la asociación reportó donativos de instituciones públicas federales y de empresas.

  • Reportó al SAT haber recibido $875 millones en donativos del gobierno y $248 millones de empresas privadas en seis años.

  • Según los números, un máximo del 14 % de los fondos para las orquestas es recibido del sector privado.

  • Documentos públicos revelan que la asociación reportó al SAT menos dinero de lo que en realidad le donaron el gobierno federal y los gobiernos estatales.

  • En los reportes al SAT, la asociación no identificó qué empresas hicieron los donativos.

Por otro lado, la Cámara de Diputados entregó millones de pesos de dinero público, precisamente para dos orquestas infantiles, que aún no existen; la del estado de Colima y la de Zacatecas. Pero no han sido los únicos, pues gobiernos estatales, Conaculta y la Secretaría de Educación Pública, también entregaron dinero para el proyecto; por lo que la importancia de este caso radica en que, aunque Fundación Azteca tiene el reconocimiento por el sostén de las orquestas, éstas se mantienen realmente con recursos públicos.

 

 

¿Maquillaje o compromiso?

Actualmente, la responsabilidad social se ha convertido en una visión de negocios que integra el respeto por las personas, la comunidad y la preservación del entorno como parte de la gestión de la empresa. Este es el objetivo que las certificaciones empresariales quieren validar, pero la reciente avalancha en el tema ha generado un debate sobre la verdadera inclusión de estándares de calidad y responsabilidad social en las empresas que adoptan certificaciones; o si solo son medios para mejorar la imagen de sus marcas.

¿Cuál es el problema? La cultura de ‘autocertificación’. El proceso de diversas certificaciones requiere que las mismas empresas llenen los cuestionarios para obtener un reconocimiento específico. Esto se presta a registrar información que no está verificada o que puede ser falsa. Entonces, si el mayor porcentaje de auditorías de certificación son realizadas por la propia organización, no pueden ser confiables.

Claro que la empresa debe revisar todos los puntos críticos de responsabilidad social, capital humano, cumplimiento regulatorio, etc.; pero también necesitan la validación de auditores externos: empleados, clientes, proveedores, organismos de gobierno, la comunidad donde trabajan, entes académicos y organizaciones no gubernamentales.

Este es el objetivo de la Certificación de Empresas en Mejores Prácticas Corporativas, desarrollada por el Centro de Investigación y Desarrollo (CID) del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). Dicha herramienta realiza una validación transversal de las áreas de negocio, teniendo como eje rector el Gobierno Corporativo. Atiende la necesidad de los empresarios, inversionistas, consejeros y terceros legítimamente interesados en validar el desempeño y la conducción transparente, honesta y responsable en la gestión de la empresa.



 

Referencias:
Aristegui Noticias: https://goo.gl/G5tJgU

 

Tags

empresas

Articulos Relacionados