Un concierto para recordar
Fueron 2 mil asistentes los que cobijaron a Damien Rice en su primer show en Guadalajara.
Everardo Gómez | | Edición: Web
Un concierto para recordar

Desde su primer disco (2002), Damien Rice expuso al mundo un sentido extraordinario de ver y apropiarse de la música; con letras nostálgicas y una inconfundible voz pronto se posicionó en la rutina del melómano mundial, y por primera vez llegó a Guadalajara con lo mejor de su trayectoria de 27 años.

Es precisamente la música, más que cualquier otra de las bellas artes, la que es capaz de transportarnos a momentos específicos en los que algo importante nos sucedió. Todos tenemos asociadas algunas canciones a espacios, momentos, personas. Y Damien lo detona todo. Mientras interpretaba “The Greatest Bastard”, por ejemplo, en medio de una iluminación cálida, sus guitarras y el piano acercaron a más de 2 mil asistentes a su melancolía, reflejada en suspiros, lágrimas y aplausos.

El cantautor de 45 años hizo que el público del Teatro Diana —en su mayoría adultos jóvenes— regresaran a los años en que sus canciones sonaban en todo lo alto. La profundidad de su estilo retrató amor y desamor, apego, y la existencia en sí, todo expresado con ingenuidad, a las que suma magistrales acordes.

Y es que Damien Rice, si no marcó una pauta, su música folck-pop era y sigue siendo muy distintiva. Con tan solo 3 discos —O, 2002; 9, 2006 y My Favourite Faded Fantasy, 2014— ha sabido mantener vigente una trova punzante. Conforme el concierto avanzaba, la gente se involucró más y más, coreando de vez en vez las canciones que formaron parte del programa, pero sobre todo apropiándose en silencio aquel momento que regalaba el irlandés.

A la mitad de la velada, los títulos de las canciones que querían oír los asistentes comenzaron a sonar por todos lados. El artista bromeó diciendo que aquello parecía un “estancamiento de tráfico”; sin embargo, un título resonaba entre la confusión: “Fool”.

El ambiente creado por Rice hacia sinergia con el recinto abarrotado, entonces “The Blower's Daughter” se escuchó por primera vez en la Perla Tapatía y dejó a todos los presentes con el sabor agridulce que sólo la música y la forma de interpretación de Damien Rice puede causar.

 

Tags

cultura

Articulos Relacionados