Un espectáculo para morirse
Más de 10 mil personas abarrotaron tan sólo el primer día de actividades y se calcula que tendrá en promedio 4 mil asistentes diarios.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Un espectáculo para morirse

Apenas entras y el folclor de Calaverandia te sumerge en una de las tradiciones mexicanas más importantes: el Día de Muertos. Las flores de cempasúchil marcan distintos caminos, iluminados todos de manera cálida y en el que imperan los claroscuros. Conforme te adentras al Parque Ávila Camacho, las lápidas, kioscos, columpios, arcos florales, comida local, personajes emblemáticos y un gran copal se vuelven parte de la exploración nocturna.

La experiencia que propone este, el primer parque temático en México que celebra la muerte —abierto desde el 1 de noviembre en Guadalajara—, se deriva de una dinámica de feria en un ambiente de pueblito tradicional, con los locatarios del lugar que solían vender todo tipo de comida en ese parque y atracciones inspiradas en la cultura popular mexicana, además Calaverandia usa como excusa esta tradición para innovar con la más alta tecnología, respaldada por Alteacorp, la empresa detrás del proyecto GDLuz.

Calaverandia ofrece 20 diferentes atracciones en las que la tecnología y la novedad atrapan los 5 sentidos: “Inframundo”, “Túnel Vortex”, “Gran Altar” y "Alma", un espectáculo inmersivo en 4D, sobre un lago artificial, con el agua como pantalla gigante en la que se proyecta un entrañable cuento, acompañado de elementos sonoros y fuegos artificiales. Estas atracciones son las joyas de esta corona fúnebre, y cada uno de estos espacios enaltecen esta tradición milenaria y recuerdan la importancia de preservarla, al tiempo que le otorgan un tono moderno a través de luces, proyecciones de última tecnología y grandes performances.

La iluminación también transporta a las celebraciones michoacanas, con detalles cálidos que abrigan la mirada a donde quiera que ésta se dirija. Entre flores de cempasúchil, adelitas-catrinas ofreciendo agua de jamaica, uno que otro aparecido, mariachis tocando en un kiosco y trajineras; el colorido espectáculo que ofrece Calaverandia no tiene otro referente más que la celebración misma.

Ubicado en el parque Ávila Camacho, Calaverandia tendrá sus puertas abiertas hasta el 18 de noviembre y tras la exitosa respuesta de sus primeros días, promete repetirse en años venideros.

*La entrada para niños es de 245 pesos; discapacitados y adultos mayores en 291, estudiantes en 399, adultos en general 485 y acceso VIP en 985 pesos. El recorrido es libre y el promedio estimado de permanencia en el lugar es de 3 horas.

 

Tags

tecnología marketing cultura

Articulos Relacionados