¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

México no es corrupción

de de
Centro de Investigación y Desarrollo del IMMPC

con la colaboración de Óscar Daniel Barba Ortega y Esteban Muñoz Aguilar

Como cualquier padecimiento, la corrupción sí puede tratarse, e incluso erradicarse. Pero no es suficiente con que disfracemos sus síntomas, necesitamos detectar sus raíces para atenderlas y sanarlas con las prácticas más adecuadas.

Ha estado en boca de varios analistas y líderes de opinión decir que la corrupción es un mal endémico, que es el cáncer de México. La Real Academia Española define la endemia como una “enfermedad que reina habitualmente, o en épocas fijas, en un país o comarca”; y al adjetivo endémico como aquello “propio y exclusivo de determinadas localidades o regiones”. Pero ¿es en verdad la corrupción un defecto inherente a la cultura de los mexicanos? Por supuesto que no.

Si nos parece que la corrupción es inherente a la cultura mexicana, esto es solo porque las prácticas y actitudes antiéticas han preservado este mal durante décadas. Más bien, la corrupción es una enfermedad que afecta a todo nuestro país.

Los ‘síntomas’ de la enfermedad

Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, define la corrupción como “el abuso de la confianza de los demás […], que esperan un tipo de conducta o decisiones apegadas a cierto marco normativo, formal o informal”. Lamentablemente, estas actitudes se han propagado, a lo largo de nuestra historia nacional, debido a la permisividad social: consideramos que actos como las ‘mordidas’ o los ‘atajos fiscales’ son acciones válidas, en tanto nos beneficien personalmente. Esto ha resultado en abusos como la impunidad ante los delitos y la incapacidad de las normas jurídicas para impedir el abuso de poder.

El Instituto Nacional de Estadística Geográfica e Informática (INEGI) estima que el 88.3% de la población mexicana ubica a la corrupción como el tercer problema nacional —en una escala de ‘Muy frecuente; Frecuente; Poco frecuente; y Nunca’—, por debajo de la inseguridad y del desempleo.

Las entidades federativas más afectadas por casos de corrupción (por cada 100 mil habitantes) son:

 

Tabla1_N32

En su Índice de Percepción de la Corrupción 2014, la organización Transparencia Internacional (TI) evaluó los niveles de corrupción de 175 países. Con una escala que va de 0 (altamente corrupto) a 100 (muy poco corrupto), se estimó que dos tercios de las naciones no superan una calificación de 50 puntos, mientras que ningún país cuenta con una puntuación de 100.

Naciones con mejor y peor calificación:

Tabla3_resumen_ejecutivoN32

Percepción de países latinoamericanos:

Tabla2_resumen_ejecutivoN32

Además, de entre los 34 países que conforman la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el lugar y la calificación más bajos del índice.

Una de las organizaciones más importantes en el combate a la corrupción y el fraude dentro de las empresas es la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados (ACFE, por sus siglas en inglés). En 2014, la ACFE analizó mil 483 casos de fraude ocupacional en su Reporte a las Naciones sobre el Abuso y Fraude Ocupacional, dividiéndolos en tres grandes grupos: Apropiación ilegal de activos; Fraude en estados financieros. Algunos de los hallazgos más relevantes son:

  • La corrupción se sitúa en segundo lugar de ocurrencia y pérdida generada a las empresas, representando 37 % de los casos y causando una pérdida media de 200 mil dólares por año.
  • La duración promedio (en meses) para la detección de fraudes es de de 18 meses.
  • Los métodos de detección inicial más efectivos son: Línea de denuncia, en 48.2 % de los casos; revisión de la dirección con 16 %; y auditoría interna con 14.1 %.
  • Las organizaciones más propensas a identificar fraudes son aquellas que cuentan con líneas de denuncia anónimas, con un tiempo de detección 50 % más rápido, y reduciendo sus pérdidas en 41 %.

Cabe destacar que las revisiones llevadas a cabo por la dirección y por la función de auditoría interna en las empresas analizadas fueron recabadas gracias a los controles internos, que dieron seguimiento a las denuncias.

¿Cómo empezamos a sanar?

Muchos mexicanos ya estamos hartos de ser pasivos ante la corrupción, y estamos preparados para transformar esta actitud. Sin embargo, será solamente con un cambio de 180 grados que podremos abandonar nuestro estancamiento en esta tolerancia y reproducción de la corrupción en México. Afortunadamente, varias organizaciones ya se están sumando a esta mentalidad de cambio, con ideas y proyectos inclusivos para la sociedad.

Una guía para combatir los engaños

En 2005, la Iniciativa de Alianzas Contra la Corrupción (PACI, por sus siglas en inglés), un proyecto del Programa de Asociación de las Industrias del Foro Económico mundial (o WEF, por sus siglas en inglés), diseñó los Principios Contra la Corrupción, que son los siguientes:

  1. Establecer prácticas tone at the top, por medio de un liderazgo comprometido con la cero tolerancia a la corrupción (en todas sus formas), y que sean visibles y activas en toda la organización.
  2. Edificar una cultura interna de integridad que estimule y recompense las conductas éticas en la empresa.
  3. Promover la transparencia dentro del negocio, así como en cualquier interacción con nuestros stakeholders.
  4. Cumplir con las leyes y regulaciones vigentes dentro de cada territorio o jurisdicción donde la empresa realice sus operaciones.
  5. Alentar a los socios y aliados del negocio para que ellos también adopten los mismos estándares éticos que nuestra propia organización implementa.
  6. Afiliarse con PACI, así como a otras iniciativas que busquen combatir la corrupción, ya sea en determinados sectores de industria o en alguna región geográfica.

Estos estatutos son un compromiso para aquellos directores y líderes que desean contrarrestar los impactos de la corrupción, para crear organizaciones resilientes, éticas y sustentables.

Uno para todos, y todos contra el engaño

El gran obstáculo del combate a la corrupción es la apatía. Debido a la magnitud de los engaños, a veces pensamos que no podríamos hacer nada para cambiar las cosas, que somos muy pequeños para hacer una diferencia. Sin embargo, estos actores internacionales han demostrado lo contrario, y gracias a sus acciones, cada vez más personas se están dando cuenta de que todos podemos participar en esta lucha.

Anas Aremeyaw Anas: Como periodista e investigador privado, Anas ha logrado exponer docenas de casos de corrupción y crimen organizado en su país natal, la República de Ghana. En cada una de sus investigaciones, Anas está dispuesto a arriesgar su vida para descubrir la verdad, con el fin de acabar con la corrupción y brindar justicia a su país. Conoce algunos de sus reportajes aquí: bit.ly/1aFOynf

Charmian Gooch: Aprendiendo a cuestionar la autoridad desde su niñez, esta activista decidió fundar Global Witness, en 1993. Esta es una organización no gubernamental que se encarga de investigar y sacar a la luz las prácticas corruptas y de explotación alrededor del planeta. Conoce más sobre su labor aquí: bit.ly/1gKAKXx; http://bit.ly/NwbvgQ

Peter Eigen: En 1993, después de presenciar diversos actos de corrupción como sobornos y lavado de dinero en naciones africanas y latinoamericana, este abogado alemán fundó la organización Transparencia internacional, dedicada a promover la transparencia y la rendición de cuentas, por parte de los gobiernos hacia sus países. Conoce su historia aquí: bit.ly/1hvliiu

Heather Brooke: Por casi cinco años, esta periodista inglesa requirió ver los reportes de gastos de algunos miembros del Parlamento, bajo las leyes de transparencia del Reino Unido. Su investigación expuso los abusos de poder de algunos funcionarios, y ocasionó una reevaluación del manejo de la información en el gobierno. Desde entonces, Heather continúa promoviendo el derecho civil de transparencia y el combate a la corrupción en los gobiernos. Conoce sus ideas aquí: http://bit.ly/1DfNfWs

Para combatir la corrupción, no tenemos que modificar nuestros genes, sino terminar con la impunidad, resarcir la transparencia y el cumplimiento de las leyes; pero, sobre todo, debemos reformar la participación activa de las instituciones de gobierno, de las empresas y de la sociedad civil entre la población. Recordemos que, en un país donde los sistemas funcionan, las regulaciones se acatan y los derechos se cumplen, la corrupción no es solamente un acto inmoral, sino que es completamente prescindible.