¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Menos confort = menos corrupción

de de
Javier Castañeda Ibarra

Es Vicerrector administrativo de la Universidad Panamericana. El tema de su tesis doctoral es Confort empresarial. Zona de riesgo. Una visión desde el empresario mexicano.

Nos estamos convirtiendo en una sociedad habituada al confort, que busca enriquecerse con el mínimo esfuerzo. La ambición sin valores lleva a la codicia, y la codicia nos lleva a la corrupción.

Quisiera iniciar este artículo con dos definiciones de corrupción que contempla la Real Academia Española. La primera es “acción y efecto de corromper” y, en materia de derecho, el Diccionario ofrece esta otra: “En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores”. El combate a la corrupción, por su importancia capital, bien podría ser considerado como una reforma estructural. Esta acción podría sonar a demagogia, pero, bien llevada a la práctica, podría cambiar a nuestra sociedad.

El problema radica en cómo hacer para transformar a la sociedad. El vox populi diría que es algo prácticamente imposible, pero no es así. Si queremos tener una sociedad de calidad, lo que se requiere son instituciones de calidad, y las instituciones de calidad se construyen con personas de calidad. Como puede observarse, el cambio en la sociedad empieza por uno mismo.

 

“Si queremos tener una sociedad de calidad, lo que se requiere son instituciones de calidad, y las instituciones de calidad se construyen con personas de calidad”.

 

Ante todo, necesitamos un cambio de prioridades

 

En diciembre del 2014, el director del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE) en Guadalajara me obsequió el libro Matar por dinero, escrito por el Dr. Carlos Rossell Álvarez (profesor en esta misma escuela de negocios). En este, el Dr. Rossell expone lo siguiente: “Nuestra época se distingue radicalmente de los pueblos de antaño, que sentían alegría por las cosas sencillas, por el encuentro con lo humano. Así, aunque nuestra vida esté repleta de confort y de posesiones valiosas en algunos casos, no quiere decir que seamos más felices que los hombres de épocas pasadas”. Y a continuación, el mismo autor señala lo siguiente: “Podríamos seguir la sentencia de Boecio —filósofo del siglo VI, D.C.— en su texto La consolación de la filosofía, a quien le escandalizaba la cuestión de cómo era posible que un ser con intelecto y alma pudiera entregarse a la búsqueda de los objetos carentes de alma e intelecto”.

 

Formas de corrupción como sobornos, conflictos de interés, evasión fiscal, redes de peculado y lavado de dinero (entre muchas otras) son motivadas por la codicia, por elegir ‘el camino fácil’, por la carencia de virtudes en los individuos —uno más de los factores que he definido como ‘precursores de la zona de confort’—. Por ejemplo: hace unos meses, conocimos la noticia de algunos funcionarios, quienes, al conocer con anticipación los números ganadores del sorteo Melate, llenaron las papeletas de la lotería con el fin de ganarse unos cientos de millones de pesos. Y es que, motivados también por el confort, estos delincuentes aspiraron al clásico sueño mexicano —ganarse la lotería, de por sí una aspiración mediocre cuando se le concibe como una forma de evitar el trabajo—, pero fueron mucho más allá: intentaron ganársela haciendo trampa.

 

Hay que participar en el juego de la ética

 

En su libro El hombre en busca de sentido, el neurólogo y psiquiatra Viktor Frankl sostiene que el hombre necesita tener un fin o sentido último, y que cuando lo pierde se dan los procesos internos que lo conducen a la depresión. Siguiendo esta premisa, es probable que hoy vivamos en una sociedad depresiva que vive buscando la felicidad, pero que piensa que esta se encuentra en el dinero y en los bienes materiales.

 

Bajo esta lógica, es difícil pensar que pueda erradicarse completamente la corrupción de nuestra sociedad, ya que existen incentivos perversos que motivan a las personas a buscar la felicidad en esquemas corrompidos, faltos de valores, y en espejismos que solamente llevan a la mediocridad de la zona de confort.

 

Los filósofos griegos Platón y Aristóteles afirmaban que la felicidad no se encuentra en las cosas, sino que solamente un bien de su propia naturaleza podría hacer feliz al hombre (en ese caso concreto sí que valdría la pena buscar el confort, pues, bajo esta premisa, la felicidad se encuentra en el actuar ético, en la justicia y en la virtud). Y es el propio Dr. Rossell quien dice que “si las personas actuaran éticamente y conforme a la virtud, se podría crear una red de vínculos que condujera a la felicidad”. Las acepciones anteriores son válidas para todas las épocas. Así, el Dr. Rossell concluye: “Si las personas no persiguen un actuar justo y con civilidad en sus respectivos quehaceres —es decir, siguiendo las reglas del ‘juego ético’—, entonces se corrompen las relaciones, al grado de hacer imposible cualquier operación, acción o actividad”.

 

Es claro que la corrupción está causando una crisis que se agrava cada vez más. Nuestra sociedad demanda un país moderno, pero no podremos ser modernos si no estamos dispuestos a empezar por nosotros mismos. El combate a la corrupción más efectivo es el que empieza al interior de cada uno de nosotros.