¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Historias de oficina: Entre líneas

de de
José Luis Sandoval Encarnación

Director editorial de Mejores Prácticas Corporativas

¿Alguien se acuerda de las planas? Ya saben: la plana de la letra a, de la be, de la eñe… Cuando yo era un párvulo y estaba aprendiendo a escribir, tenía un cuaderno italiano de doble raya, con margen rojo hecho a mano y la fecha en cada página. Ése era el cuaderno de tareas, y la tarea era siempre la misma: abarrotar renglones y renglones (y renglones) dibujando el mismo garabato, hasta obtener la habilidad de fabricar su versión más “derechita”.

Como en aquel entonces yo era un primerizo en eso de hacer tarea, mi madre se sentaba junto a mí para apoyarme. En ocasiones, cuando alguna letra me costaba trabajo, ella ponía su mano sobre la mía y, haciendo las veces de piloto automático, me guiaba durante las maniobras complejas, mostrándome cuál era el movimiento de muñeca adecuado. Así fue como aprendí a trazarle una saludable pancita a la letra be, encontré la altura adecuada para colocar las virgulillas y obtuve el pulso necesario para levantar unos arcos dignos de la letra eme.

 

“Mi imberbe plan maquiavélico fue descubierto casi enseguida por el ojo vigía maternal”.

 

Hoy pienso en todas esas tardes vertidas sobre mi cuaderno y las agradezco, pero tampoco se me olvida una cosa: yo detestaba las planas. Y con toda razón: para un niño pequeño no debe de haber nada más aburrido… o bueno, pensándolo bien: ¿a quién en su sano juicio le gusta hacer planas? En fin. Ese aborrecimiento era una invitación a la trampa. “Tal vez”, pensaba yo, “si me salto medio renglón cada dos renglones, la maestra no se va a dar cuenta…”. Ésta, la primera fechoría tramada por mi cabeza infantil, fue también una revelación: un truquito como ése bastaba para “terminar” el trabajo mucho más rápido y con menos esfuerzo. ¿Cómo no se me había ocurrido antes?

 

Así como la buena caligrafía se debe a la práctica, la corrupción es producto del hábito. Mi imberbe plan maquiavélico fue descubierto casi enseguida por el ojo vigía maternal, y me vi forzado a completar cada renglón, a pesar de mis buenos berrinches. Muchos años después, me doy cuenta de una cosa: a mi madre no le interesaba un hijo con una caligrafía espectacular; su intención, al acompañarme todas las tardes, era inculcarme el valor del trabajo duro y honesto, desde el principio. Eso, por supuesto, suena noble y muy bonito, pero la idea va un poco más allá del ámbito moral: las cosas más valiosas de esta vida son difíciles de conseguir y, por ello, más vale aprender a no sacarle la vuelta al trabajo. Hoy, a un niño se le puede ocurrir saltar algunos renglones en las planas en la escuela, pero el día de mañana, si esta actitud se vuelve hábito, quizá no le importe mucho maquillar su reporte de ventas, si el cierre de mes se le pone complicado.

 

Al final, se trata de estar preparado para afrontar nuestras responsabilidades, incluso si éstas resultan odiosas o muy difíciles de cumplir. En muchas ocasiones, la trampa es el recurso del flojo o el débil. Obrar honestamente beneficia a muchos, incluso puede crear oportunidades para terceros; del mismo modo, alguien siempre termina pagando el costo de la corrupción. Por ejemplo: ¿cuántas oportunidades de crecimiento no han perdido ya miles de jóvenes mexicanos, gracias a la ineficiencia e inoperatividad del sistema de educación pública en este país? Todos tenemos la capacidad de escoger entre el camino recto y el torcido, y la ejercemos todos los días. La honestidad es también un hábito, y mientras más la practiquemos, más fácil nos será afrontar los momentos difíciles de la vida, con la frente en alto.

Sobre el ilustrador

Oliver Flores es ilustrador y artista gráfico. Radica en la ciudad de Guadalajara, México.

oliverflores.com
Twitter: @o_oliverart