¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

¡Que México crezca!

de de

Un llamado a la innovación, la institucionalización, la competitividad y el emprendurismo.

Centro de Investigación y Desarrollo del IMMPC

El cambio de la cultura empresarial y el crecimiento de México solo pueden suceder si las personas cambiamos primero, convenciéndonos de que el éxito puede y debe alcanzarse a través de prácticas honestas, transparentes e incluyentes.

En 1950, Octavio Paz —ganador del premio Nobel de Literatura en 1990— publicó El laberinto de la soledad. En este libro, el escritor mexicano expresó su preocupación por el comportamiento individual y colectivo de los mexicanos, así como la necesidad de modificar nuestros sentimientos de pesimismo e impotencia frente al mundo y frente a nosotros mismos. Aunque ya han pasado varias décadas desde su publicación, las premisas de este autor continúan resonando en la cultura actual de nuestro país. Cuestiones como la individualidad, la impuntualidad y la competencia entre grupos son factores que continúan frenando el crecimiento de México.

Muchas de las empresas nacionales no cuentan con la dirección estratégica adecuada que las proyecte al futuro. Padecen vulnerabilidades en sus sistemas de información y de comunicación; no se promueve la innovación en nuevos productos y servicios; ni cuentan con planes de gestión del capital humano o de retención del personal. No obstante, ya están surgiendo organizaciones que nos demuestran que sí es posible romper los paradigmas empresariales para crear negocios honestos, transparentes y sustentables. Entonces, para potenciar el cambio de nuestro país, necesitamos formar organizaciones más eficientes, capaces de garantizar su permanencia.

El reto: una cultura que trascienda

De acuerdo con datos de la consultora KPMG, el 90 % de los negocios mexicanos son empresas familiares. Sin embargo, se estima que el 55 % no cuenta con un consejo de administración establecido, y el 72 % no procura dar seguimiento a sus presupuestos ni a sus planes de negocio. Además, las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) muestran que solo el 27 % de estos negocios llega hasta la segunda generación, y muy pocas logran alcanzar la tercera. Esto se debe a la falta de asesoría y preparación de los líderes de empresa y de sus colaboradores, y su renuencia a tomar decisiones en equipo.

Sin embargo, es cada vez más claro que muchos empresarios del país ya están tomando interés en iniciar procesos de institucionalización y de gobierno corporativo en sus organizaciones. Ahora, los directores de primera generación buscan promover la equidad, el manejo sustentable de los recursos y la transparencia entre los colaboradores y accionistas, para garantizar una sucesión sin conflictos para las nuevas generaciones. El consejo de administración es una herramienta que ayudará a evitar conflictos de intereses y abusos, además de que fomentará la competitividad, la productividad y la integridad del negocio, sin que este dependa de una sola persona.

Generar proyectos innovadores

El Banco Mundial indica que países como Argentina y Marruecos invierten el 0.62 % y el 0.73 % (respectivamente) de su producto interno bruto en innovación. Por su parte, México solamente invierte el 0.46 %. En cierta medida, esto se debe a que nuestro país tiene uno de los niveles de penetración de capital privado más bajos en el mundo. Además, las encuestas del WEF destacan que los tres factores que más evitan la concreción de negocios y la innovación en México son la corrupción (con el 18.6 % de las respuestas), la desconfianza hacia las nuevas regulaciones fiscales (con el 14.5 %) y la ineficiencia de la burocracia en el gobierno (con el 13.3 %).

Sin embargo, además de un buen financiamiento y de un ecosistema adecuado, las grandes innovaciones requieren planeación, tiempo e investigación para que estas puedan desarrollarse y brindar beneficios a la sociedad. Asimismo, es imperativo fomentar la colaboración entre empresarios, instituciones de gobierno y universidades. Esto permitirá recabar la información y el talento adecuado para generar los proyectos más convenientes por emprender, así como información actual y precisa que nos permita tomar las decisiones más acertadas para promover el crecimiento del país.

Incentivar el emprendurismo

Actualmente, los estudiantes universitarios están enfrentando dos complejas realidades: mientras que algunos se preparan para trabajar en empleos que están por volverse obsoletos, otros estudian para trabajar en áreas del conocimiento que apenas van a inventarse. Para los emprendedores modernos, el cambio es una constante que se vive diariamente; muchos triunfan a pesar de las circunstancias, y no gracias a ellas. Entonces, ¿qué se necesita para que los nuevos negocios de México sobrevivan en un panorama tan cambiante?

La respuesta es formar una cultura emprendedora incluyente; es decir: conformar los esfuerzos de empresarios consolidados, instituciones de educación, inversionistas y jóvenes emprendedores para diseñar proyectos que, después de su primer año, sean autosustentables. Además, hay que ser flexibles y resilientes ante la rapidez del cambio. Ahora, los emprendedores necesitan desarrollar habilidades de adaptación, aprendizaje y desaprendizaje, que les permitan ir a la par con los avances de la información y el conocimiento. Si logramos ver las dificultades como retos, y los riesgos como oportunidades, seremos capaces de crear nuestros propios empleos, en lugar de encontrarlos.

Potenciar la competitividad

El Reporte de Competitividad Global del WEF, correspondiente al periodo 2014-2015, ubica a México en el lugar 66 de 145 países. Es claro que la competitividad del país, a nivel internacional, ya está creciendo; sin embargo, todavía hay muchos factores que debemos resolver para explotar nuestro potencial al máximo. Debemos recordar que ser competitivos no solo refleja nuestra capacidad para generar riqueza, sino el nivel de desarrollo en temas como seguridad, medio ambiente, política e infraestructura, relaciones internacionales, etc.

Para crecer, necesitamos reconocer el valor y la educación de nuestro personal, ya que toda empresa es una suma de esfuerzos enfocados hacia una meta en común. Como empresarios, necesitamos aprender a mantener a nuestros colaboradores clave, evitando la fuga de talento y de conocimiento. Así, lograremos alcanzar, sostener y mejorar nuestra posición en el entorno, impulsando la productividad; la innovación y mejora continua; la calidad de nuestros servicios; el posicionamiento de nuestras marcas, etc. Si cada jugador logra compensar las debilidades del equipo con sus propias fortalezas, lograremos permanecer dentro del juego por más tiempo.

El mañana inicia hoy

Roma no se construyó en un solo día, y nuestro país también tiene muchos retos que superar antes de poder visualizar ese cambio que todos anhelamos. Sin embargo, este crecimiento que va paso a paso debe convertirse en nuestro objetivo común para sacar a México adelante, desarrollando nuestras habilidades para administrar riesgos, identificarlos y medir su impacto en las operaciones de nuestros negocios.

Si realmente queremos que México crezca, necesitamos cambiar nuestra visión. Ahora, es necesario ver nuestras debilidades como oportunidades para mejorar. Tenemos que regresar a fortalecer nuestra ética, nuestros valores y nuestros principios básicos. Porque, ahora, no solo es fundamental romper los viejos paradigmas y asumir nuevos retos en las organizaciones, sino aprender a guiar a nuestros equipos de trabajo, para perseguir y alcanzar, todos juntos, nuevos horizontes.