¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

De adolescentes imberbes a adultos responsables

de de

TIT
De bombero a estratega: El consejero apagafuegos

José Luis Sandoval Reynoso

Es director general de Mexicana de Lubricantes y consejero independiente certificado por el IMMPC. Su trayectoria profesional se ha caracterizado por rescatar empresas en problemas. Durante su estancia en Euzkadi formó parte de los equipos de evaluación de Grupo Carso, para determinar la adquisición de empresas.

¿Cuál es la materia más provechosa de la universidad? Quizá la que mejor puede imitar las vicisitudes de la vida real.

Por allá del final de la década de los sesenta y principios de los setenta, la vida y una universidad pública me dieron la oportunidad de estudiar una carrera profesional —situación por la que hasta la fecha me siento afortunado y agradecido—. Cursé Ingeniería Química, y más allá de la enorme dificultad que aquellos años me representaron, aún pienso que la decisión fue correcta.

Cosa de veinte años después, regresé a mi antigua escuela, invitado como orador huésped, para platicarles a los estudiantes acerca de mis experiencias en el mundo real. Al terminar mi elocución, una jovencita levantó tímidamente la mano para preguntarme cuáles materias me habían resultado más valiosas en el ejercicio profesional. Después de meditarlo un poco, respondí que el valor de cada materia dependía del sector en el que uno terminara desenvolviéndose. “Sin embargo”, continué, “si tu pregunta se refiere a cuáles fueron las enseñanzas más valiosas que recibí, te contestaría con estas dos: el que nos enseñaran —e incluso nos obligaran— a pensar, a raciocinar; y la otra, a no rendirse, no claudicar”. El hecho de que aquella jovencita me forzara a realizar esa rápida reflexión convirtió aquel evento en un recuerdo indeleble.

El talento existe; no cabe la menor duda. La actitud también. Es la manera en cómo se usan, lo que causa esa enorme preocupación.
Raciocinio

Si trasladamos esa anécdota al mundo actual (y a nuestro país), encontraremos que los conceptos mencionados no han perdido vigencia. Sostengo la teoría de que la capacidad de raciocinio y resolución de problemas es en realidad un ejercicio de disciplina mental; que no se trata de que existan inteligentes y tontos, y que sólo los primeros sean capaces de pensar. Excepto por los genios, el resto de los mortales estamos dentro del mismo rango de cociente intelectual, y la posibilidad de pensar y analizar recae más bien en la frecuencia con la que ejercitamos nuestro cerebro. Esto se trata de practicar hasta adquirir destreza, como sucede en cualquier campo de la actividad humana.

Actitud

El otro concepto mencionado tiene que ver con actitud. Creo que la capacidad de no rendirse no es exclusiva de personajes heroicos o legendarios. Si bien, es cierto que hay diferencias entre perfiles de personalidad y diversos niveles de fortaleza de carácter, también es cierto que las dificultades forjan caracteres, como las famosas metáforas de la espada forjada sobre el fuego o aquella de que “lo que no te mata, te fortalece”. Las estadísticas son claras en cuanto a que las poblaciones situadas en los lugares más inhóspitos generan habitantes más aguerridos, más emprendedores. La conclusión de estas premisas es que una actitud aguerrida, desafiante y persistente también puede ser inducida, tal como lo hicieron mis queridos maestros en mi paso por la universidad. Baste con presenciar cualquier entrevista con un deportista de primer nivel para escuchar de su viva voz un comentario recurrente: la enorme cantidad de sacrificios personales que tuvo que realizar, empujado por una actitud de no claudicación como único camino para realizar su sueño.

Habrá que agregar, para completar el cuadro, la mala noticia: nuestro querido México enfrenta desde hace muchos años una desgracia terrorífica: la corrupción. Me niego a aceptar, como lo han mencionado algunos, que este es un tema idiosincrático, que es parte de nuestra esencia y que, por lo tanto, es imposible desterrarlo de nuestra sociedad. Recuerdo con claridad, por ejemplo, que el lema de campaña del entonces candidato a la presidencia de la república, Miguel de la Madrid, fue “La renovación moral de la sociedad”. Era claro que la manufactura de la frase tenía que ver con los antecedentes de la llamada decena trágica, con alusión a los períodos de Luis Echeverría y, sobre todo, al de José López Portillo. Se puede argumentar que la mejoría no fue significativa, pero si comparamos el escenario de aquellos años con el actual, encontraremos que hoy estamos peor que entonces.

Si damos por válido el postulado de que toda persona es una mezcla de su esencia y de las circunstancias en las que se desenvuelve, habría que concluir que el entorno que hemos venido creando en nuestro país en términos educativos y formativos, tanto en el ámbito familiar como en el escolar y universitario, se encuentra en crisis. ¿Dónde quedaron aquellas clases de civismo, donde se inculcaba el amor a la patria, el respeto a las personas mayores y el honrar la palabra, cumpliéndola cabalmente?¿Qué pasó con los valores fundamentales, la admiración por las personas honorables, el sentimiento de solidaridad?

Creo que tenemos una enorme deuda con nuestro país, nuestra sociedad, y sobre todo con las futuras generaciones, en términos de revertir, de una manera radical e inmediata, la terrible tendencia hacia la ilegalidad, la codicia y la impunidad que hoy campea en nuestra patria.
El talento existe; no cabe la menor duda. La actitud también. Es la manera en cómo se usan, lo que causa esa enorme preocupación. Si realmente queremos que México crezca y que ocupe el lugar que su potencial merece, tenemos la ineludible responsabilidad de que cada uno de nosotros, en nuestro respectivo ámbito de influencia, practiquemos y pidamos que se practique la legitimidad en nuestros quehaceres y procederes. Y México crecerá, sin duda.