¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Quien quiera ser el primero, que se haga servidor

de de
Padre Alejandro Solalinde

Es sacerdote católico y activista en favor de los derechos de los migrantes. Fundó el albergue Hermanos en el Camino en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, que proporciona asistencia y orientación a los migrantes de Centro y Sudamérica en su paso a Estados Unidos.

En las siguientes páginas, reproducimos las reflexiones que el padre Alejandro Solalinde nos compartió acerca de cómo enfrenta el miedo, cómo convive con él, y por qué no ha cejado en su labor en contra de la corrupción.

El miedo es natural, es parte de nuestra condición humana. El miedo puede enfermarnos, pero también puede ser controlado, sublimado y superado. A mí me ayuda muchísimo la fe, que no es creer, sino confiar completamente en Dios; ponerte en sus manos.

Me ha tocado pasar por momentos durísimos: golpes, cárcel, amenazas de todo tipo y todo el tiempo. Como cuando un hombre alto y fornido me dijo: “Bájale, porque si no, te voy a partir toda tu ya sabes qué, y te voy a mandar al hospital”. Él quería que me callara todo lo que estaba pasando con los migrantes en Ixtepec, y yo le dije: “Mira, ¿cuánto tiempo te gusta que yo esté en el hospital por esa golpiza que tú me vas a dar? ¿Seis, siete meses? Pero te voy a decir algo: cuando salga, así sea en silla de ruedas, voy a seguir haciendo lo mismo, así que empiézale”. Y el tipo se quedó sorprendido. No supo qué hacer, dijo unas groserías y se fue. No me tocó.

He aprendido que la gente que nos quiere atemorizar es muy cobarde: son ellos los que tienen miedo. Hay personas que no perdonan la verdad, que están acostumbradas a la opacidad, y más todavía a la opacidad de su partido. No les gusta, porque no nos hemos acostumbrado a ser honestos, a ser autocríticos de nuestras instituciones y decir: “Estamos mal y tenemos que cambiar”. Por eso, aunque me sienta amenazado, porque soy un líder de opinión, porque soy una persona que incide en la opinión pública, tengo que ser responsable con lo que digo. Y lo que digo lo digo desde mi conciencia, y si tengo información, no me la puedo callar. Creo que tenemos que iniciar, todos, un tiempo de transparencia, aunque nos duela.

Uno de los peores momentos de mi vida fue cuando intentaron quemarme junto con el albergue. Fue un momento de linchamiento, cuando no encuentras protección en nada. Esto venía desde el gobernador, desde el presidente municipal, de las corporaciones policíacas y de la gente, armados con piedras, palos y gasolina… es horrible cuando sabes que la gente enardecida te puede matar, y no hay quién te defienda, pues la autoridad está llevándolos, y las patrullas están cercando la parte de atrás para que nadie huya. Aquello fue algo impresionante, de no creerse. Pero lo superé. Fue muy duro, y no te digo que lo haya olvidado, porque todo ese día fueron varios capítulos de linchamiento terribles, como estar siete horas encerrado en el municipio, para que yo firmara que tenía que retirarme. Y, ¿sabes qué?, no lo hice. Al contrario, desde esa vez, una vez que lo pasé, salí muy fortalecido. Yo creo que la resiliencia es un recurso que uno tiene. Para mí es un don de Dios, porque es el don de fortaleza del Espíritu Santo, que te acompaña.

 

“Creo que tenemos que iniciar, todos, un tiempo de transparencia, aunque nos duela”.

Más de una vez me he preguntado: “¿Cómo es posible que, a los 70 años, pensando que iba a encontrar una vida tranquila y anónima, de privacidad, resulta que vivo todo lo contrario, que cada vez hay más adrenalina, más peligro?”. Todo eso es un desgaste emocional y físico. Y, todo esto, ¿qué te hace? Te fortalece. Cuando tú te pones en manos de Dios y dices “Es la misión; si lo tengo que hacer para cumplir la misión, aquí estoy”, Dios te apoya, Dios te equipa. Te da esa presencia y esa fortaleza; nunca te deja solo.

La resiliencia de la fe

Yo tengo una fórmula para aguantar las cosas: Jesús. Él enfrentó un mundo dificilísimo: sin derechos humanos, sin influencias, sin premios, sin reconocimientos; un mundo injusto, con una ciudadanía ignorante y analfabeta. Imagínatelo en el desierto, con su túnica y sus sandalias, y nada más. Si no tengo miedo, o lo supero, es porque lo veo a Él, que fue un joven valiente, entregado de principio a fin.

Jesús era inconforme; no se resignaba, pero era propositivo: no solamente denunció valientemente a todos los poderes que atacaban al ser humano, sino que también en él se verificaron nuevas relaciones: justas, amorosas, incluyentes, de vida, de paz, de aceptación. Cuestionó las relaciones injustas, políticas, que se convierten en tiranía y en opresión. Él las analiza, las critica y las condena, pero también dice cómo debe ser la relación: igualitaria. El que quiera ser el primero, que se haga el servidor. Él se rebela, pero al mismo tiempo propone. Para mí, mi propuesta es la de Él; mi ejemplo es el de Él.

Yo creo firmemente que cada persona es líder. Todas las personas son brillantes; no hay personas mediocres; que acepten ser mediocres, es otra cosa, pero todos tienen una gran capacidad para ser grandes personas. Si a mí me matan —como en cualquier momento me podrán matar—, la causa seguirá. Esta no es la causa del padre Solalinde; es la causa de Jesús, es la causa de Dios. ¿Sabes qué me descansa mucho?, que no soy el Mesías. Yo soy solamente Solalinde; hago lo que le toca a Alejandro, y nada más. Y en medio de toda la conflictividad, de las amenazas, del dolor que me da el darme cuenta de tantas injusticias… dentro de todo, tengo paz y soy feliz.

Ha habido noches que amanezco casi abatido. A veces digo “Ya, hasta aquí, ya, ya tragué mi bocado de dolor, hasta aquí pude, soy humano, hasta aquí”. Me voy a la hamaca, apago la luz, estoy en silencio, empiezo a orar, y digo “Ya voy a tener paz”. Y a la mañana siguiente, amanece un superhombre lleno de energía, con mucha alegría, mucho entusiasmo y mucha fe, sabiendo que yo no soy Dios y que no tengo que arreglar el mundo; sabiendo que voy a hacer lo mío, lo que me toca. Lo demás se lo dejo a Dios, porque Él tiene todo el tiempo del mundo.