¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Mejores prácticas para forjar el mañana

de de
Julio García Briseño

Es director general de Laboratorios Julio, empresa acreditada como Centro de Alta Tecnología en todo lo referente a imágenes, electrónica y computación. Ha desempeñado diversos cargos como dirigente de organismos cúpula; actualmente, es presidente del Patronato de Fomento Educativo en el estado de Jalisco.

Unas de las principales preocupaciones de Julio García Briseño son incrementar la calidad de la educación, abatir el rezago educativo y crear más y mejores empleos en Jalisco. En este artículo, el autor señala la problemática actual que se vive por los bajos niveles educativos y el desempleo, sugiere posibles soluciones y explica por qué este es un problema en el que debe participar no solo el sector productivo, sino toda la sociedad.

¿Para qué estudio? Esa es la interrogante que se hacen muchos jóvenes hoy en día. ¿Qué garantías da estudiar?, se preguntan, cuando, según la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), el 40 % de los egresados universitarios está desempleado.

Y de acuerdo a CNN Expansión, si la economía no aumenta su nivel de crecimiento en esta década, 305 mil egresados de universidades de todo el país se enfrentarán a la desocupación. Para el 2020, la cifra de afectados podría superar los 3 millones. Este fenómeno no es nuevo: en 1960 había tres ofertas de trabajo por cada egresado, y en 1990 había cuatro egresados por cada oferta de trabajo.

“Actúa bien y te irá bien”.

Además, hay que considerar otro factor: la pauperización del mercado. Esto quiere decir que se generan plazas de bajo valor agregado relacionadas con el comercio y los servicios, lo cual provoca bajos salarios y un nulo nivel tecnológico. Mientras no se fomente la inversión y la creación de pequeñas y medianas empresas, la tendencia continuará.

 

La triple hélice

 

¿Qué hacer? Los sistemas educativos deben estar conformados por lo que se llama la ‘triple hélice’: el gobierno, el sector académico y el sector productivo (los empresarios). ¿De qué sirve que el gobierno ejerza su presupuesto, si antes no se coordina con los sectores académico y productivo? ¿Qué necesitamos para que la triple hélice funcione? El sector gobierno debe invertir los impuestos adecuadamente, poniendo y facilitando las mejores condiciones para que el sector académico prepare a la mejor gente para el sector productivo. El sector productivo debe crear más y mejores empleos, pagando sus impuestos correctamente, e informando al sector académico qué tipo de talento humano requiere. El sector académico debe recibir, por parte del gobierno, todo el apoyo para desarrollar a los mejores maestros, contar con mejor equipamiento y generar los estudiantes más competitivos.

 

La educación dual

 

Una solución para combatir este problema es adoptar el sistema de ‘educación dual’, una modalidad de enseñanza que se realiza en dos lugares distintos: la institución educativa y la empresa. En este esquema, el estudiante aprende por medio de la práctica, en situaciones reales. A comienzos de la década de los sesenta, en Alemania, con el inicio de la integración europea y la globalización, las empresas requirieron nuevos profesionales y exigieron cambios radicales en la formación superior no universitaria, como mayor integración entre la teoría y la práctica, la participación de las empresas en el diseño de la currícula, menor tiempo de estudio y una formación profesional adecuada para la demanda real. Este esquema se ha consolidado en Alemania como una alternativa real de formación, elegida por los mejores bachilleres y con la participación de las empresas más representativas del país. Chile, Colombia y Costa Rica han incursionado también en este modelo, y en nuestro país lo han hecho algunas empresas automotrices, químicas, eléctricas y electrónicas de alto nivel tecnológico. Un formato previo es el de impartir oficios en la educación básica, como en la Villa de los Niños y Niñas; o en la educación media superior, como en los CBTA (Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario).

 

¿Por qué apoyar una causa?

 

Todos tenemos una responsabilidad social que cumplir. ¿Qué causa debemos apoyar? Aquella con la que nos identifiquemos. La de un servidor es la educación, pero el asunto es que, como miembros de una sociedad, es nuestra responsabilidad construir, desde nuestra trinchera, un mejor lugar para el futuro. ¿Y cómo cumplimos con esto? Siguiendo aquella recomendación universal: “Actúa bien y te irá bien”. La mayoría de las veces, los resultados de esta práctica no son inmediatos —y menos en lo económico—, sino que se van labrando y consiguiendo a través de los años (recordemos a Nelson Mandela, Premio Nobel de la Paz en 1993, y cómo emerge después de haber estado 27 años en prisión).

 

Para llevar a cabo las mejores prácticas con congruencia, necesitamos cumplir con las tres solvencias: la moral, la económica y la técnica. Estos tres aspectos están íntimamente vinculados entre sí; no podemos llevar a cabo las mejores prácticas si falta alguno de ellos, pues, con demasiada frecuencia, vemos que en el origen de los grandes éxitos hay acumuladas muchas injusticias. ¡Cuántas riquezas hay amasadas con los sacrificios de los trabajadores! Por eso, si queremos ser empresarios integrales y coherentes, debemos ser también personas íntegras y coherentes. Por supuesto, elegir actuar bien no es fácil: requiere disciplina, motivación. ¿Cómo podemos ‘vitaminarnos’ para no claudicar? Hay que cuidar nuestra salud, hay que estar cerca de la familia, hay que estar cerca de Dios. Hay que rodearnos de gente productiva y de los buenos amigos, quienes son un verdadero tesoro. Hay que estarse vitaminando y actualizando constantemente.

 

En Laboratorios Julio, desde hace muchos años obsequiamos a cada colaborador un libro que me regaló mi padre cuando tenía 15 años: Cómo ganar amigos e influir en las personas, de Dale Carnegie. También les facilitamos una película, Duelo de Titanes, que habla del trabajo en equipo, entre otros mensajes importantes. Y como estos títulos, podría recomendarles muchos más: Invictus, sobre la vida de Nelson Mandela; 42, sobre la vida de Jackie Robinson; y el libro que no debe faltarle a ningún empresario: Hipoteca Social, de David Noel Ramírez Padilla.

Pero, ante todo, les reitero y los dejo con este pensamiento: como miembros vivos de una sociedad, debemos buscar, a los cuatro vientos y de forma permanente, cómo construir una mejor comunidad para nosotros, para nuestros hijos y para nuestros nietos. Solo así podremos decir que estamos cumpliendo con las mejores prácticas. Actúa bien y te irá bien.