¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Emprendedores Lean Startup

de de

Emprender ya no es una cuestión de azar

José Luis Sandoval y Esteban Muñoz

Dirección editorial de la revista Mejores Prácticas Corporativas


Fotos por Fernando Adame R.

Al fallar de manera inteligente y ágil, la incertidumbre se reduce y se aprende a vender más y mejor. Ésta es la nueva filosofía de los emprendedores resilientes: fallar rápido y corregir pronto.

Hace pocos años, la incubadora del Tec de Monterrey, campus Guadalajara, trabajaba según un modelo más ‘tradicional’: aparecía un emprendedor, incubaba su empresa durante más o menos un año —preparando su plan de negocios y recibiendo asesoría—, y luego salía al mercado para generar las primeras ventas. Era un desarrollo relativamente lento, y no faltaba el emprendedor poco consistente que abandonaba el proceso antes de culminarlo, o que sólo acudía a la incubadora para obtener su logotipo y su acta constitutiva.

Hoy, el panorama es muy diferente gracias a Tec Lean Accelerator, un programa de aceleración de startups que se distingue por dos cualidades fundamentales: es rápido (dura apenas 20 semanas) y no admite displicencias (hay que generar ventas). El programa está basado en la metodología Lean Startup (emprendimiento esbelto), que ha resultado ideal para proyectos de emprendimiento que salen a vender a mercados sumamente competidos, en medio de un alto grado de incertidumbre. Lean Startup permite probar, en el mundo real, todas las suposiciones que se hacen en el papel. Esto produce emprendedores que evalúan y modifican constantemente su plan de negocios, en vez de desgastarse preparándolo durante un año y luego darse cuenta de que no entendieron a su consumidor. Al reducir el nivel de incertidumbre y aumentar el grado de control, los planes de negocio innovadores dejan de ser un volado (o un albur, como se estilaba decir antes).

“No todos los emprendedores son buenos administradores.”

Para José Enrique Alba Escamilla, director de las incubadoras del Tec de Monterrey, Campus Guadalajara, uno de los aspectos clave es formar emprendedores que sean expertos en fallar rápido: “Los recursos de lean startup nos ayudan a que el proceso de creación de empresas sea sistemático y científico; es un árbol de decisiones que nos permite eliminar los caminos incorrectos e identificar las opciones acertadas con rapidez”. Nos sentamos a charlar con él, y esto fue lo que nos compartió:

¿Cuál es la diferencia entre alguien que está dispuesto a fallar y alguien que sólo es temerario y, por decirlo así, ‘se va de boca’?

Cuando un temerario falla, puede que sí aprenda; que se levante, que vuelva a hacer algo y falle otra vez. Pero también puede que, después de invertir todos sus ahorros en un proyecto, no vaya a saber manejar muy bien su fracaso. En cambio, los emprendedores lean startup intentan equivocarse la mayor cantidad de veces posible hasta que encuentran el camino correcto para sus proyectos. Ellos no ven los fracasos como algo malo, sino como un aprendizaje, porque cada vez que fallan están aprendiendo sobre su producto y sobre qué es lo que genera más valor para el cliente. Además, tienen la capacidad de hablar el 20 por ciento y escuchar el 80 por ciento en una conversación. Esto quiere decir que son capaces de generar diálogos en los que pueden identificar los problemas y dolores del consumidor.

En otras ocasiones usted ha hablado acerca del error de educar a los emprendedores como administradores…

La capacitación y las herramientas de un emprendedor son muy distintas a las de un administrador. Por ejemplo: el administrador necesita conocer temas como finanzas y operaciones, de cómo organizar una línea de producción, de recursos humanos, etc. Todo esto sólo se puede hacer si ya existen datos históricos, y el emprendedor no cuenta con eso.

Por eso, antes de las herramientas administrativas, hay otros recursos que se debería enseñar a los emprendedores: habilidades de liderazgo; técnicas para conseguir inversiones rápidamente; cómo cerrar un contrato; o cómo facturar y calcular sus impuestos. Éstas son herramientas que los emprendedores sí necesitan, porque es lo que tendrán que hacer en su día a día. En cambio, si utilizan herramientas financieras en las primeras etapas de su negocio, los emprendedores comenzarán a suponer cosas que no han pasado, haciendo proyecciones sobre bases que no son sólidas, porque no las están aplicando en el momento adecuado.

¿En algún momento se considera que el emprendedor termina de ser emprendedor, y se dedica completamente a administrar su empresa?

Éste es el mayor reto, porque no todos los emprendedores son buenos administradores. En esos casos, lo que necesitan es contratar a un director general o chief executive officer (CEO) que les ayude a administrar su empresa mientras ellos se dedican a desarrollar nuevos negocios. Yo aconsejaría que nunca se deje de pensar como un emprendedor porque, aún cuando ya se cuente con un negocio establecido, eventualmente el ciclo de vida del producto llegará a su fin, y antes de que eso pase, el emprendedor tiene que comenzar a desarrollar nuevos productos o unidades de negocio. Creo que debe haber una mezcla de ambas formas de pensar: emprendedor y administrador.

Dentro de Tec Lean Accelerator, ¿cuál es la curva de aprendizaje de los emprendedores? ¿Qué retos les ofrece el modelo Lean Startup?

La curva viene cuando el emprendedor tiene la capacidad de cambiar lo que ha venido haciendo, rápidamente. ¿Cómo se logra? Primero, con rapidez: los emprendedores necesitan estar dispuestos a cambiar muy rápido. Después viene la capacidad para desarrollar productos ágilmente, para saber cómo utilizar su tiempo de manera más eficiente; determinar si están con los socios indicados o no; si necesita utilizar herramientas en línea; o si quieren alcanzar un mercado global. Y, por último, tienen que saber manejar el choque que sienten cuando el mercado les dice que su producto no es bueno —esto no es nada fácil, porque algunos jóvenes han soñado con su proyecto por mucho tiempo, y sufren un gran golpe cuando se dan cuenta que no está bien—. Yo diría que ésos son los primeros puntos de inflexión en el modelo.

¿Diría que la tolerancia a la frustración es una cualidad innata, o se puede entrenar?

Se puede entrenar. Ya lo hemos hecho, con personas de 30, 40 ó 50 años. Sin embargo, lo más curioso es que, cuando los emprendedores adquieren esta habilidad, se vuelven adictos a fallar: validan cualquier cosa que se les ocurre y les encanta que esté mal, porque eso les da certeza y aprenden cosas nuevas.

¿Es Lean Startup la mejor manera de crear empresas con más probabilidades de sobrevivir en el mercado?

Sí. La metodología ayuda a que las empresas sean más competitivas porque les permite ser más rápidas. Pensar como startup propicia a que la totalidad de los colaboradores genere innovación. Así, todos implementan el modelo Lean Startup constantemente, al validar una idea que se les acaba de ocurrir; al desarrollar productos más precisos en menos tiempo; trabajando con un equipo interdisciplinario; previniendo que la competencia no se adelante en procesos; o para obtener retroalimentación del mercado y empezar a desarrollar un producto con pocos recursos. Me atrevo a decir que la supervivencia de las empresas se debe a que le ganaron al mercado, y Lean Startup les ayuda a ser más rápidas en esto.

¿Podría compartirnos algún ejemplo en donde los emprendedores implementaron el modelo exitosamente?

Hace tiempo, una empresa llamada Eso Monk (que comercializa playeras con diseños personalizados) analizó que su sitio web acumulaba muchas visitas, pero los usuarios casi no compraban sus productos. Los emprendedores consideraron varias causas para eso, validando cada una de sus hipótesis, y así decidieron llamar a algunos de sus clientes para preguntarles qué los detenía para hacer la compra. Así se dieron cuenta de que el problema era su canal de pago: a los clientes se les pedía ingresar sus datos, imprimir un cupón e ir al banco más cercano para pagarlo, pero los bancos cierran a las 5:00 pm ( justo cuando los clientes salen de trabajar) y por eso les daba pereza completar el trámite. Con esta nueva información, los emprendedores solamente agregaron las tiendas OXXO como lugar de pago.  En menos de dos días, sin gastar un sólo peso y a través de una pregunta directa que les ayudó a determinar el problema, la empresa duplicó su crecimiento. Ése fue uno de los casos donde Lean Startup fue aplicado a cabalidad.

José Alba Escamilla

Emprendedor y cofundador de cinco startups y empresas, es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Nacional de Colombia. También cuenta con un MBA por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Actualmente es director de las Incubadoras de Empresas del Tec de Monterrey, Campus Guadalajara, así como coordinador de la materia Emprendedor y profesor de Emprendimiento (en licenciatura y posgrados) en esta misma institución.

Es bueno saber que
  • Tec Lean Accelerator busca proyectos que sean escalables y de alto impacto.
  • Consta de cuatro etapas, con una duración total de 20 semanas.
  • El programa permite acceder a una red de inversionistas, mentores y consultores.
  • Se ingresa a través de una selección, y uno de los requisitos es que se le dedique a la startup al menos ocho horas diarias.