¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Aprende, desaprende, repite

de de

Los nuevos paradigmas de educación para la academia y la empresa

Centro de Investigación y Desarrollo del IMMPC

con la colaboración de Oswaldo Manuel Ochoa Lupercio

El conocimiento que se genera a diario en el mundo es monstruoso, y los avances de la ciencia y la tecnología lo renuevan constantemente, haciendo que mucho de lo que ya sabíamos o habíamos aprendido se vuelva obsoleto. ¿Qué implicaciones tiene esto para la vida de la academia y la empresa?

En febrero de 2013, Sugata Mitra, renombrado investigador de la educación y premio TED 2013, se presentó en el foro de TED y planteó una idea: que el sistema educativo tradicional es obsoleto, pues está basado en la forma de pensar de la Revolución Industrial (estamos hablando de un período que tuvo lugar entre 1760 y 1820, aproximadamente). Como sabemos todos por experiencia, el modelo consiste en producir estudiantes en masa a través de un sistema educativo uniforme, algo parecido a una línea de producción (en la mañana clases de español, luego de matemáticas, luego de historia, luego suena el timbre y al recreo… luego otra materia, al final del mes examen, y así sucesivamente).

El antiguo Imperio Británico, nos cuenta Mitra, desarrolló este sistema para alimentar su sistema burocrático: se necesitaba una educación uniforme para que sus funcionarios de todo el mundo pudieran comunicarse y operar de manera idéntica: en un mismo lenguaje, con una misma caligrafía, un igual entendimiento matemático y la misma capacidad de lectura.

Sin embargo, sabemos lo que pasa hoy en la vida real: mucho de lo que aprendemos en la escuela no volvemos a ponerlo en práctica al salir, y un sistema que es igual para todos no desarrolla las variadas habilidades de diferentes perfiles. El estilo de educación creado para alimentar la burocracia de un imperio ha quedado fuera de contexto. En internet, a Albert Einstein se le adjudica esta frase célebre: “Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil”. Independientemente de quien lo haya dicho, la idea es pertinente: ¿puede una educación uniforme explotar por igual el potencial de los futuros científicos, artistas, académicos, líderes sociales, etc.?

“Las cosas que debemos aprender antes de poder hacerlas, las aprendemos haciéndolas”. Aristóteles

Ken Robinson, otro afamado educador y consultor en educación, también ha pisado el foro de TED para compartir sus ideas. Varios videos de sus conferencias pueden encontrarse en internet; la mayoría de ellos giran alrededor de la misma idea: un sistema educativo monótono, estandarizado, desestimula la creatividad y, en muchos casos, aleja a la gente de sus verdaderos talentos, impidiendo desarrollar su potencial. Robinson opina que una mejor analogía para entender en qué necesita convertirse el sistema educativo es la siguiente: el maestro es un jardinero, el salón de clases un jardín, y los alumnos, diferentes tipos de plantas. Y cada planta necesita diferentes cuidados, y si a cada una se le nutre de la manera en que lo necesita, todas florecerán como es debido. El maestro, entonces, deja de ser el único proveedor de conocimiento para convertirse en un facilitador: ayuda a que los alumnos desarrollen su potencial, construyendo su propia ruta educativa.

La idea no es nueva, aunque sigue siendo poco común. También ha probado ser efectiva: Sugata Mitra ganó el premio TED para construir lo que llama “la escuela en la nube”, un lugar donde niños y jóvenes aprenden por sí mismos; sin profesores que les digan qué hacer, sino facilitadores que, en algunos casos, no son educadores (Mitra ha utilizado incluso abuelitas inglesas preguntonas para detonar la curiosidad de los niños). El mismo modelo del profesor hindú fue utilizado en México en 2011 por el maestro Sergio Juárez Correa, en la escuela primaria José Urbina López, localizada en Matamoros. La primera generación de estudiantes con la que Juárez Correa puso en práctica el sistema logró resultados académicos excelentes, a un nivel histórico, de los que luego el resto del mundo se enteraría cuando Paloma Noyola Bueno, una de las alumnas más brillantes de la clase, apareciera en la portada de la revista Wired.

Por otro lado, el ya famoso modelo Montessori de educación, que muchas escuelas en el mundo han adoptado en mayor o menor medida, se caracteriza también por permitir que los alumnos exploren los temas que les interesan, y que lo hagan a través de dinámicas y materiales en vez de sentarse a escuchar al maestro hablar. Por citar tres ejemplos de genios y celebridades que agradecen haber recibido su educación al estilo Montessori, están Larry Page y Sergey Brin, los fundadores de Google, y Einstein.

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que pueden adaptarse mejor al cambio”.
Charles Darwin

La necesidad de romper el modelo tradicional de educación se ha hecho más evidente con la llegada de internet. Salman Khan, fundador de Khan Academy, inició grabando tutoriales de matemáticas para sus sobrinos, mismos que luego subió a YouTube. Este gesto inició un fenómeno global: cientos de miles de personas en el mundo aprendiendo matemáticas gracias a los tutoriales de Khan; material en video que puede reproducirse las veces que sean necesarias, para que cada alumno pueda aprender a su propio ritmo (un lujo que un maestro de carne y hueso no puede darse). Actualmente, Bill Gates y Carlos Slim financian la Academia Khan, convencidos de que este sistema virtual es una de las mejores apuestas para llevar contenido educativo de alta calidad a rincones del mundo que antes lucían inaccesibles.

¿Por qué necesitamos una nueva manera de aprender?

Sugata Mitra lo tiene claro: como especie, hemos sobrevivido resolviendo problemas. Somos, por naturaleza, solucionadores de problemas, saltadores de obstáculos. La educación que recibimos debe obedecer a esta idea: aprendemos para encontrar nuevas formas de salir de un embrollo, modos más efectivos de mejorar nuestra vida y de avanzar como especie. No aprendemos solo para memorizar datos. La información es una herramienta, no un fin en sí mismo. Mitra remata con esta idea: “Los exámenes son algo así como límites para los profesores. Mide lo que sabes pero no lo que eres capaz de hacer, y yo estoy más interesado en lo que mis estudiantes pueden hacer”.

Esta última idea es fundamental. ¿Qué sabes hacer? Reflexiónalo como estudiante y también como profesionista. ¿Quiénes son las personas que más ganan en el mundo laboral, aquellas que triunfan en el mercado? Las que dan resultados. El director general más cotizado es el que puede rescatar a una empresa de la quiebra y llevarla al éxito. Pensemos en Lee Iacocca, que salvó a Chrysler, o el mismo Steve Jobs, cuando creó el iPod. Y las personas que dan resultados son las que saben resolver problemas.

“Un maestro en el arte de vivir no marca grandes distinciones entre su trabajo y su juego, entre su labor y su descanso, entre su mente y su cuerpo ni entre su educación y su recreación. Él apenas sabe distinguir cuál es cuál. Simplemente persigue su visión de excelencia, sin importar lo que esté haciendo, y deja que otros determinen si está trabajando o si está jugando. Para sí mismo, él siempre hace las dos cosas”. L.P. Jacks

En la escuela, los problemas son conocidos, incluso esperados: sabemos más o menos a lo que nos enfrentaremos en un examen de opción múltiple. ¿Pero qué tal en el mundo empresarial? Muchos problemas que aparecen en el horizonte son, antes que nada, un enigma: las empresas enfrentan nuevos modelos de negocio, nuevos competidores con productos innovadores que revolucionan el mercado, cambios inesperados y abruptos en la economía, nuevas generaciones de consumidores que exigen ofertas de valor insospechadas. Muchas empresas se enfrentaron a estos cambios y perdieron, pues no pudieron anticiparse a ellos, no supieron reaccionar a tiempo o fueron escépticas al cambio: Blockbuster quebró cuando no pudo competir con Netflix y modelos similares; los taxistas de todo el mundo pierden clientes de manera vertiginosa gracias a Uber; Napster le cambió la cara a la industria discográfica para siempre y la forzó a enfrentar la piratería cambiando totalmente sus paradigmas; Amazon.com hizo quebrar no solo a más de una cadena de librerías, sino a muchos comercios minoristas. Otro ejemplo paradigmático: durante los años setenta, pocos pensaron que llegaría el tiempo donde las computadoras podrían estar en casa de cualquier familia, hasta que mentes como las de Steve Jobs y Bill Gates demostraron lo contrario. La aparición de la computación personal marcó el inicio de nuevas industrias, que requirieron la creación de nuevos tipos de profesionistas que antes nadie había imaginado. La globalización y el acceso ilimitado a la información, gracias a internet y a los dispositivos móviles, perpetúan esta tendencia.

Desaprende, aprende, repite

Lo dijo hace muchos años el futurólogo Alvin Toffler, y su declaración quedó inmortalizada en internet: “Los analfabetas del siglo XXI no serán los que no puedan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender”. Diversos expertos en educación coinciden que la mayoría de lo que hoy se aprende en la universidad será obsoleto dentro de 10 años; que los jóvenes de hoy están estudiando para ocupar puestos que aún no se han inventado.

El pasado diciembre, el diario español El País, en conjunto con organizaciones como el banco Santander, la Universidad IE, Telefónica y Ray Human Capital, celebró las jornadas El País en tu futuro, un evento donde se analizaron las tendencias que afectarán los modelos de educación de aquí en adelante. En el marco de estas conferencias, diversos especialistas compartieron puntos de vista interesantes: Jaime Gonzalo, jefe de sección de juegos de Google Play, declaró que en diez años no habrá ninguna empresa sin presencia en internet. Aseguró, también, que la licenciatura y los idiomas pasarán a ser habilidades básicas y se buscarán candidatos que sean adaptables y tengan la habilidad de aprender continuamente. A esto él le llama “perfil navaja suiza”, es decir, una persona capaz de volverse experto en un tema de manera autodidacta y gracias a las herramientas digitales. Óscar Izquierdo, director general de la consultora Ray Human Capital, apuntó que en 2030 la mitad de las profesiones serán nuevas. Rosalía Rodríguez, directora de relación con reclutadores de IE Business School, destacó que los puestos en las empresas tendrán vidas útiles cortas, y que las personas pasarán a trabajar por proyectos, en ambientes multidisciplinarios, resolviendo diferentes tipos de problemas a lo largo de sus carreras profesionales. Luis Miguel Olivas, responsable del programa de orientación para jóvenes Think Big, de Fundación Telefónica, declaró lo siguiente: “Los niños de hoy tendrán un promedio de ocho trabajos a lo largo de su vida. Lo que se debe enseñar en las universidades es la capacidad de autoaprendizaje y de adaptación, y las habilidades digitales son la clave”.

“Los analfabetas del siglo XXI no serán aquellas personas que no sepan leer ni escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender”.
Alvin Toffler

Con tendencias como la robótica, la biotecnología, la neurociencia o la impresión 3D, se necesitan cada vez más ingenieros que nunca. Según calcula la Unión Europea, en 2020 se necesitarán 900 mil expertos en tecnología. Y no solo ingenieros: diferentes profesionistas deberán saber aunque sea un lenguaje de programación, o estar familiarizado con más de uno, debido a la interacción cada vez más grande que habrá con la tecnología. Se estima, pues, que esta habilidad sea en un futuro tan necesaria como el inglés, y que se espere de todos por igual. Además de la programación, las habilidades para interactuar con el mundo digital, así sea las redes sociales, serán fundamentales para poder investigar y aprender por uno mismo.

Sugata Mitra se ha adelantado incluso a sugerir que el hecho de poseer conocimiento será obsoleto. Una cantidad ingente de información, prácticamente ilimitada, está al alcance de todos a través de una computadora o un teléfono inteligente. Actualmente, 48 horas de video se suben a YouTube cada minuto y 800 artículos nuevos se crean en Wikipedia cada día. Memorizar información no es ya una habilidad crucial como lo era para los griegos, por ejemplo, que recitaban historias y conocimientos de memoria, propagando la tradición oral. El reto actual es saber investigar, saber discernir lo que uno lee, y poder desaprender el conocimiento que se hace obsoleto para aprender el nuevo. La velocidad del conocimiento lo reclama para el futuro.

Lo que la empresa debe desaprender

El aprendizaje no termina en el aula. De hecho, tomando en cuenta este nuevo modelo educativo del que hemos venido hablando en el presente artículo, podemos estar de acuerdo en que la educación no termina nunca. Si la educación es enseñar a discriminar y obtener información útil para resolver problemas, entonces el momento más importante para ser un buen estudiante es el mundo laboral. Y para tal efecto, las empresas deben cambiar la manera en la que dan capacitación. Entrevistado por la revista Harvard Business Review, Salman Khan señaló que el concepto de universidad dentro de la empresa debe cambiar, en un detalle fundamental: que no debe copiarse el sistema cuasiobsoleto tradicional; las universidades corporativas no deben ser como las universidades comunes. “Las personas deben apartar tiempo para escuchar conferencias. Pero la información y el crédito que obtienes al salir de estas no es tan útil como otras cosas. En la Academia Khan, cuando contratamos, nos parece bien que el candidato tenga un promedio alto y una carrera universitaria académicamente rigurosa. Pero lo que realmente nos importa es lo que la persona ha hecho. En el caso de los ingenieros les pedimos que nos muestren el software que han diseñado. También queremos ver cómo trabajan con otras personas, el liderazgo que exhiben, y lo que sus compañeros piensan de ellos”.

“Ya que no podemos saber qué conocimiento será el que más necesitaremos en el futuro, no tiene sentido que intentemos enseñarlo por adelantado. Más bien, deberíamos formar a personas que aprendan tan bien, y que amen tanto el aprendizaje, para que ellos mismos sean capaces de aprender todo lo que tenga que ser aprendido”.
John Holt

Se trata, al final, de privilegiar la experiencia sobre la teoría. Y eso significa también crear un ambiente laboral donde se esté dispuesto a aprender de lo desconocido, de los retos que aparecen en el horizonte. Y aprender de esa manera implica correr riesgos. Las capacitaciones tradicionales brindan a los empleados conocimiento incremental acerca de formas de pensar ya establecidas, por lo que puede que no reten los paradigmas de las personas, que no las obliguen a desaprender maneras de pensar obsoletas para hacer espacio para las nuevas. A Einstein se le acredita otra frase: “La definición de locura es hacer la misma cosa una y otra vez y esperar resultados diferentes”. Muchos nuevos conocimientos y nuevos hallazgos se logran a través de la experimentación, de enfrentarse a nuevos y desconocidos retos, y para ellos no hay todavía teoría. Es por eso que la capacidad de ser adaptable y de resolver problemas es la más preciada, para dar resultados. Y, como se mencionó anteriormente, la gente que da resultados es la que prospera en el mundo laboral.

Capacitación digital para pymes, profesionistas y emprendedores

En las pequeñas y medianas empresas es muy difícil realizar capacitaciones, ya que la inversión de capital se enfoca más en la expansión o consolidación del negocio. Por tanto, son los empleados quienes deben capacitarse en las diferentes plataformas digitales que existen. Existen tres beneficios principales de la capacitación digital

.

  1. Mayor número de capacitaciones.
  2. Más empleados beneficiados.
  3. Medición de resultados inmediata.

La capacitación digital ha hecho que las empresas puedan desarrollar o contratar, dentro del área de RH, cursos virtuales que ofrecen flexibilidad para capacitarse en diferentes horarios y en cualquier computadora. Cuando se establece un mínimo de horas de capacitación, se asegura que el empleado mantenga interés por su capacitación a largo plazo, y también se establece un indicador clave del compromiso que cada empleado tiene hacia la empresa.  Tampoco podemos dejar de reconocer las ventajas de combinar los sistemas tradicionales (como las capacitaciones presenciales) con los digitales. Cuando una capacitación tradicional es muy especializada, los medios digitales son de gran ayuda para unificar temarios, tiempos y recursos.

Por eso, he aquí algunos recursos de gran calidad que pueden servir para aprender por cuenta propia y aprender continuamente, sin importar la edad:

The Open University

Fundada en 1969, esta es una universidad de investigación y aprendizaje a distancia. Cuenta con más de 250 mil estudiantes alrededor del mundo, quienes pueden cursar sus materias en línea en cualquier momento del día. Ofrece carreras como contabilidad, ingeniería, computación y TI, derecho, administración, psicología, estudios sociales y pedagogía.

Afíliate a The Open University

MIT OpenCourseWare

Creado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, OpenCourseWare es una plataforma que pone a disposición del público todo el material educativo de esta universidad. Utilizando licencias Creative Commons para compartir sus datos, OpenCourseWare ofrece cursos de administración, ingeniería, medicina, matemáticas, ciencia y energía, entre muchos otros. Actualmente, MIT ya cuenta con más de 2 mil 260 cursos, accesibles para los más de 2 millones de visitantes que OpenCourseWare recibe mensualmente.

Accede a los cursos de OpenCourseWare

Coursera

Esta compañía de tecnología educacional ofrece especializaciones en big data, analítica de negocios, administración de proyectos, programación, robótica, ortografía y gramática, neurociencias, psicología social y mercadotecnia digital, por nombrar algunos. Esta compañía, ubicada en Mountain View, California, colabora con algunas de las academias y universidades más prestigiosas en el mundo, desarrollando cursos gratuitos para sus usuarios. Además, Coursera puede conectar a sus estudiantes con reclutadores potenciales, o también puede ofrecerles una beca de estudios y tutorías con maestros especializados.

Disfruta los beneficios académicos de Coursera

Udacity

Esta plataforma crea y ofrece ‘cursos online masivos abiertos’ (MOOC, por sus siglas en inglés) para profesionistas, que pueden ser tomados en línea. Con ayuda de Facebook, Google, AT&T y otras grandes empresas, Udacity permite a sus usuarios aprender y dominar habilidades específicas para cada trabajo. Algunas de sus lecciones más buscadas son: emprendimiento tecnológico; desarrollo para sistemas Android, iOS y videojuegos; desarrollo web; análisis de datos; y programación

Desarrolla tus habilidades con Udacity 

Khan Academy

Es una organización dedicada a ofrecer educación gratuita y de clase mundial para quien sea y donde sea. Funciona por medio de videos educativos (de entre 10 minutos y media hora de duración) que tratan temas como álgebra, cálculo, historia, arte, biología, física, etc. La interfaz de Khan Academy también evalúa el aprendizaje de sus usuarios con pruebas online, que pueden retomarse hasta que los usuarios comprendan el concepto estudiado al 100 por ciento.

Consulta los cursos de Khan Academy

UnCollege

La premisa de este proyecto es demostrar que hay otros caminos de aprendizaje además de las universidades. La organización fue creada por el emprendedor Dale J. Stephens, quien, durante su estancia en la Universidad Hendrix (Arkansas, EU), sintió que no estaba aprendiendo las habilidades necesarias para tener éxito en el ambiente laboral del siglo XXI. Bajo esta premisa, UnCollege permite que los estudiantes definan qué habilidades quieren estudiar, diseñando un plan de estudios a la medida de cada persona. El sitio también ofrece la búsqueda de mentores que dirijan el aprendizaje de los alumnos, y establece actividades de aprendizaje fuera del salón de clases.

Conoce el proyecto UnCollege

Duolingo

Es un sitio web y una app móvil para aprender idiomas de forma gratuita. Duolingo ofrece cursos en inglés, francés, alemán, español, italiano y catalán, entre otros. Bajo un esquema de juego, los usuarios de Duolingo pueden ganar ‘puntos de experiencia’ con cada lección que cursen y después ser evaluados por los expertos del sitio, tanto en su expresión oral como en la escrita.

Aprende un nuevo idioma con Duolingo

iTunes U

También conocido como iTunes University, fue desarrollado en 2007 por Apple. Esta app administra, distribuye y controla el acceso al contenido educativo (en formatos de video, podcast y texto) de instituciones como Harvard, la universidad de Yale, Oxford, MIT, la universidad de Stanford y The Open University, entre muchas otras. Además, iTunes U también ofrece acceso a bancos de datos como la Librería del Congreso, la NASA y el Centro Nacional de las Artes.

Puedes descargar iTunes U

Para saber más

Escucha a Daphne Koller, creadora de Coursera, hablar sobre como su plataforma digital obtiene retroalimentación para enseñar mejor a una escala global .

Lee el Libro blanco para el diseño de las titulaciones universitarias en el marco de la economía digital, publicado por el gobierno de España.