¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

La mesa redonda

de de

Lecciones de trascendencia y de gobierno corporativo

Esteban Muñoz Aguilar

Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y escritor. Ha publicado relatos en la revista Folios, del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de Jalisco, la novela corta Fragmentos del olvido y el poemario La montaña rusa. También ha colaborado como corrector de estilo en Editorial UdeG. Actualmente es articulista y editor asociado en la revista Mejores Prácticas Corporativas.

¿Qué sabemos? El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) estima que más del 95 % de los negocios mexicanos son pequeñas y medianas empresas (pymes); estas generan el 52 % del Producto Interno Bruto y el 72 % de los empleos. Y de acuerdo con el Índice de Competitividad Global 2014-2015 del Foro Económico Mundial, nuestro país se encuentra en el lugar 61 (de 144 países), que ofrecen oportunidades de competitividad y crecimiento para las empresas.

Cuando el mercado evoluciona a ritmos nunca antes vistos, es crucial que estos negocios sean capaces de instaurar procesos de toma de decisiones rápidos e inteligentes. Y para incrementar sus estándares de calidad y garantizar su permanencia, uno de los principales mecanismos que permite a las organizaciones ser más eficaces son las prácticas de gobierno corporativo.

El crecimiento de las pymes es esencial para el desarrollo del país. Esto es algo que saben bien los miembros del Consejo Directivo del Capítulo Cd. de México del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC): Mauricio Castilla, socio en Jones Day México; Carlos Requena, socio de Requena Abogados, S.C.; Sandra Zuluaga, vicepresidenta de Recursos Humanos en AXA Seguros; y José Claudio Treviño, socio de Asesoría Forense en KPMG México. Para este reportaje, tuvimos la oportunidad de charlar con cada uno de ellos, para conocer un poco más de las nuevas habilidades de gobierno corporativo, que las empresas necesitan para alcanzar y controlar su éxito.

Acero para la estructura empresarial

El gobierno corporativo (GC) es un tema que cobra cada vez más importancia para los grandes corporativos y para las pymes. No es solo una herramienta que trata de fomentar la institucionalización de las empresas, sino que instaura organismos (como lo es el consejo de administración) que ayudan a tomar decisiones objetivas, colegiadas, construidas con base en la colaboración y en diferentes puntos de vista. “El GC impulsa y garantiza el modelo de negocios establecido en la empresa, o incluso coadyuva a que se establezca uno”, apunta Mauricio Castilla. “En verdad, no se trata de crearle gastos adicionales al negocio, sino los necesarios para garantizar un crecimiento y desarrollo ordenado”.

Una de las principales razones por las que los directores de empresa cuestionan la implementación del GC es la falta de conocimiento. En general, consideran que este sistema les dificultará entender los resultados económicos de sus negocios. Sin embargo, aquellos que ya han implementado el GC saben que esta es una excelente herramienta para reducir cargas burocráticas, transparentar los procesos y garantizar la rendición de cuentas, entre otros beneficios. “Un GC bien implementado es la mejor forma de ejercer el control sobre la empresa y sobre la administración del patrimonio, de los activos y de los recursos”, explica Carlos Requena. “Y si este es acorde con la naturaleza y la operación del negocio, permitirá mantener e incrementar su valor en favor de los accionistas y conforme al marco de su misión institucional”.

Varios objetivos, pero una sola visión

Actualmente, la instrumentación del GC ya no es solo un ‘tema de moda’ para las empresas, sino un requisito para garantizar su continuidad. Esto, debido a que transmite más transparencia, confianza y voluntad a los stakeholders, al asegurarles que el negocio hace las cosas de la mejor forma posible. en palabras de Sandra Zuluaga, “el GC les brinda claridad, seguridad y visión de futuro. De hecho, los stakeholders que más resienten la falta de GC son los accionistas, los clientes y los empleados. Son ellos los que más aclaman esta transparencia para contar con ofertas de valor más claras y con mayor rendición de cuentas”.

En este respecto, instaurar un consejo de administración que funja como el principal órgano de gobierno de las compañías brinda tranquilidad a los accionistas, al asegurarles que su participación también contribuye al crecimiento del negocio. Sin embargo, ningún consejo podría hacer un buen trabajo sin ayuda de los comités, sus órganos intermedios. Así lo afirma José Claudio Treviño: “Los comités (auditoría; evaluación y compensación; finanzas y planeación) resultan prácticamente indispensables si se busca implementar un GC eficaz y eficiente. Estos auxilian al consejo para cumplir con sus responsabilidades principales: definir la visión estratégica, vigilar la operación y aprobar la gestión”.

El cimiento de las pymes duraderas

Un sistema de GC bien implementado reduce riesgos, malos manejos y corrupción, ya que los propios empleados evitan abusar de sus funciones o hacer uso indebido de las mismas. Asimismo, desde este organismo también se podrán implementar mejores prácticas para fomentar la competitividad y cumplir con las metas del negocio. José Claudio Treviño concluye: “Conforme la empresa vaya demostrando su implementación de GC, más personas y entidades querrán trabajar con ella como asociados, como proveedores o brindando acceso a mayores y mejores fuentes de financiamiento”.

Con una fundación ética para regular el funcionamiento de las empresas, el GC garantizará la protección del bien más preciado de toda organización: su reputación. Así, las empresas mantendrán la confianza de su comunidad, atraerán más capital y asegurarán su continuidad.

Entrevista con Guillermo E. Larrea, responsable de la Práctica FCPA en Jones Day México, y presidente del Capítulo Cd. de México del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas.

¿Considera usted que el GC solo está reservado para las corporaciones multinacionales?

De ninguna manera. El GC es para toda empresa convencida de ser eso: una empresa. Es la manera más eficiente de perpetuar la organización, y es útil tanto para pymes como para las multinacionales. Simplemente, el GC no debe entenderse como algo estático, sino acorde con las disposiciones que regulan la clase de sociedad de que se trata y coherente con las necesidades, la estructura y el tamaño de la empresa (a menos que las leyes establezcan requisitos específicos).

¿Es posible que un dueño pierda el control de su empresa si decide instaurar el GC?

Según la definición del Cadbury Report¹ —que originó diversas discusiones y códigos sobre el control empresarial en Inglaterra—, el GC es aquel sistema por el que las empresas son controladas. Con el GC, los dueños participan en el control efectivo de sus negocios, a través de órganos como la asamblea de accionistas y el consejo de administración. Entonces, el GC no es un sistema donde se pierde el control; más bien, se ejerce de manera responsable y con reglas definidas.

¿Puedo prescindir de alguno de los comités, o todos son importantes?

Cuando las leyes así lo requieren, algunos comités son indispensables. Cuando la conformación de los comités es voluntaria, su cantidad se dictará por el número de asuntos que requieran la atención del consejo, así como por la estructura, las necesidades empresariales y la cantidad de consejeros en el negocio. Por ejemplo, el comité de auditoría es uno de los más recurrentes, pero, dependiendo el giro de la empresa, otros comités pueden tener relevancia especial —una empresa con importante capital humano va a necesitar un comité de remuneración y compensación—. Y también debemos recordar que los comités no toman decisiones, sino que realizan el trabajo y opinan en preparación para la aprobación del consejo.

¿Cuáles son las ventajas del GC al lidiar con factores externos como amenazas y oportunidades?

Una mejor integración de los órganos corporativos y transparencia en la toma de decisiones permiten mejores oportunidades crediticias con instituciones financieras, y también hacen a la empresa más atractiva para el capital de riesgo —como los fondos de inversión, que prestan sus recursos a cambio de esquemas en los que se les permita participación accionaria, y derechos como un asiento en el consejo de administración—. El GC también colabora en la preparación de la sociedad al Mercado de Valores, en el cual es requisito indispensable contar con un GC conformado. Y a través de sus comités, el consejo de administración puede tomar decisiones con una visión estratégica y mapear los riesgos.

¿Por qué les interesa tanto a los stakeholders que las empresas cuenten con GC?

Una consecuencia inmediata de la falta de GC es desestimar o equivocar los intereses de los stakeholders —por ejemplo, las relaciones de gobierno de una empresa que carece de GC expone a la dirección a una interacción indebida con servidores públicos, quienes tienen reglas específicas sobre el combate a la corrupción—. O bien, la comunidad en la que radica el negocio difícilmente podrá plantear proyectos si no existe alguien para atenderlos. El concepto de empresa exitosa ha cambiado: ahora, el éxito no solo se mide por ventas, sino por la capacidad de realizar proyectos con impacto social. Por eso, el GC permite una mejor comunicación con los diferentes stakeholders para escucharlos, dar seguimiento a iniciativas que ellos sugieren y salvaguardar sus intereses.

¿Quiénes necesitan estar convencidos del concepto de GC para poder implementarlo exitosamente?

Son los dueños mayoritarios, los accionistas y los inversionistas quienes deben entender la importancia de los consejos de administración y del GC —los accionistas minoritarios también deben conocer que cuentan con derechos que pueden exigir en el marco de las sociedades en las que participan—. Para convencer a aquellos que se resisten a la idea de implementarlo, algunos argumentos a favor del GC son:

  • Diversos estudios demuestran que su adopción tiene una incidencia directa en el incremento del valor económico, y que la conformación de comités efectivos es un atenuante de riesgos en la empresa.
  • Hace efectiva la continuidad de los negocios ante la ausencia del accionista mayoritario por muerte o incapacidad.
  • Puede ser disuasivo de la responsabilidad del dueño, quien también administra el negocio.
  • Ofrece una imagen de fortaleza y transparencia que las multinacionales aprecian en sus socios de negocio.
  • Tanto el GC como el cumplimiento regulatorio ayudan a minimizar los riesgos de la responsabilidad penal de las personas jurídicas.

De acuerdo con el estudio Encuesta a Empresas Familiares México 2014 de PwC, 64 % de los negocios nacionales reconocen la importancia de contar con el apoyo de consejeros independientes. Sin embargo, también apuntan que es muy complicado encontrar a los especialistas con los mejores conocimientos para agregar valor a sus negocios.

La figura del consejero es un factor clave para lograr el desarrollo sustentable de la empresa. Un consejero no tiene relación comercial o familiar con la sociedad, por lo que su opinión podrá ser libre y objetiva. Sin embargo, su selección es un proceso que debe cuidarse mucho en su diseño, participación y ejercicio, para garantizar su eficacia.

El cargo de consejero es uno que requiere aprenderse con la práctica; por eso, los consejos solo deben invitar a profesionales de experiencia probada, quienes conozcan la labor del consejo y sus deberes fiduciarios. La profesionalización del consejero es un tema imprescindible para filtrar y analizar la información, así como para tomar decisiones con una visión estratégica.

La experiencia, el mejor consejero
Notas al pie

Razón del título: En las leyendas de Camelot, el rey Arturo eligió la mesa redonda porque esta no tiene cabeza; por tanto, todos los caballeros que se sientan ahí son iguales, y todas las voces pueden ser escuchadas.

El Informe Cadbury (Cadbury Report), publicado en 1992, establece recomendaciones acerca de la conformación de los comités y sistemas contables de las empresas, para mitigar los riesgos y amenazas del gobierno corporativo.