¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

¿Ahora todo será smart?

de de

La evolución del ‘internet de las cosas’

Esteban Muñoz aguilar

Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y escritor. Ha publicado relatos en la revista Folios, del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de Jalisco, la novela corta Fragmentos del olvido y el poemario La montaña rusa. También ha colaborado como corrector de estilo en Editorial UdeG. Actualmente es articulista y editor asociado en la revista Mejores Prácticas Corporativas.

El internet ya no solo es una comodidad para los teléfonos o las computadoras. La era digital busca elevar la interconectividad a un nivel más íntimo, con tecnología incorporada en objetos como nuestros autos, nuestras casas y nuestra ropa.

Para muchos, el futuro de la tecnología es un escenario fácil de imaginar. Sin embargo, transformar esos cientos de ideas en productos reales, que nos beneficien en nuestra vida, es más complicado. Por ejemplo: ¿qué necesitamos para controlar la luz de nuestras casas desde el celular? ¿Cómo logramos que nuestros autos se manejen por sí mismos? ¿Qué pasaría si nuestros refrigeradores determinaran si necesitamos nueva comida, y que estos hagan las compras, automáticamente?

Ahora, con el creciente acceso a internet en el mundo; a dispositivos móviles como smartphones, tablets o los wearable devices; y a las redes de interconectividad Wi-Fi y Bluetooth, esta visión ya no está tan lejos de ser solo un tema de la ciencia ficción. Más bien, la estamos empezando a adoptar como una realidad cotidiana, gracias al ‘internet de las cosas’.

Un mundo ubicuo

En su definición más sencilla, el internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), se refiere a la conexión de productos u objetos cotidianos a la web —teléfonos celulares, cafeteras, lavadoras, audífonos, lámparas, televisores, motores, herramientas, etc. — para reunir e intercambiar datos, y para que funcionen con autonomía. Al incorporar hardware y software a sus diseños tradicionales (y registrarlos con una dirección IP específica), podremos interactuar y programar cualquier cosa que utilicemos, de forma inalámbrica, en beneficio de nuestras actividades diarias. Mientras más dispositivos cuenten con la capacidad para conectarse al IoT, se conformarán más ‘sistemas ciberfísicos’, como los siguientes:

Hogar, inteligente hogar

Imaginemos: un automóvil conectado al IoT podría determinar cuál es la mejor ruta para llegar a tu trabajo y evitar el tráfico, antes de que salgas de tu casa; un sistema de calefacción IoT podría monitorear la temperatura de tu hogar, de acuerdo a los gustos de cada usuario. Estos son solo algunos ejemplos del gran beneficio que el IoT brindaría a sus consumidores, a través de ‘casas inteligentes’ (smart homes).

Uno que ya se ha desarrollado para su consumo masivo es HoloLens. Este es un visor de realidad aumentada que proyecta hologramas en cualquier superficie, uniendo los ambientes reales con las imágenes virtuales y respondiendo a indicaciones hechas con los movimientos de la mano o con la voz.

Metrópolis pensantes

Mientras las aplicaciones IoT salgan del hogar, éstas podrán aplicarse en nuestras comunidades, dando pie a las ‘ciudades inteligentes’ (smart cities). El ejemplo más claro es la ciudad de Songdo, Corea del Sur, diseñada para que toda su infraestructura esté conectada a una gran nube de datos que recibirá, enviará y monitoreará información, sin intervención humana. Por otro lado, la ciudad de Nueva York ha implementado un sistema para monitorear el tráfico de botes en sus vías fluviales (el río Hudson, el río Este y la Bahía de Nueva York) para controlar su flota y la afluencia de pasajeros.

“El planeta Tierra se vestirá con una piel electrónica y utilizará el internet como una tramoya para sostener y transmitir sus sensaciones”. Neil Gross

La clave principal para desarrollar este tipo de proyectos está en garantizar una conectividad rápida, segura y continua entre los usuarios y los dispositivos con la web. Por eso, varias organizaciones tecnológicas están creando nuevos sistemas, que brinden un flujo de datos continuo en internet. Uno de ellos es Project Loon de Google, que planea utilizar globos aerostáticos que viajarían por la estratosfera del planeta, rebotando una señal de internet que cubra el planeta entero, Para acabar con los problemas de comunicación e interconectividad que, actualmente, afectan a dos terceras partes del mundo.

El internet de las cosas vivas

Mientras más se estudian los alcances del IoT, se idean nuevas aplicaciones para diversas ramas de la ciencia. Entre las más importantes, está la salud. Gracias a diverso dispositivos móviles, las personas pueden monitorear la salud de su cuerpo, e incluso medir la ingestión de medicamentos en un tratamiento específico.

Algunos ejemplos de estos equipos son Project Underskin, tatuajes ‘digitales’ que podrán implantarse subcutáneamente en la mano y que funcionaría por medio de la energía electroquímica del cuerpo, como ‘huellas digitales’ programadas para adaptarse y reaccionar los gestos personales del usuario; o Google Contact Lens, lentes de contacto equipados con microsensores y otros componentes electrónicos, que podrán ayudar a sus pacientes con diabetes a monitorear sus niveles de glucosa, sin necesidad de tomar muestras de sangre.

Primero inteligencia, después honestidad

A pesar de las grandes ventajas que ha prometido para mejorar la vida de las personas, el IoT también ha generado diversas preocupaciones, en temas como seguridad informativa, la protección y el almacenamiento de datos, el riesgo de hackeos hacia la tecnología inteligente, y las malas prácticas de competitividad en las empresas. Actualmente, empresas como Google, Microsoft Samsung, Apple y otros grandes de la tecnología están desarrollando sus propias alternativas y experiencias IoT. Sin embargo, sus respectivos gadgets solamente serán compatibles con aquellas redes tecnológicas afiliadas a estas compañías, dejando atrás a sus competidores. Una alternativa propuesta para garantizar la universalidad del IoT es generar esquemas Open Source (código libre), en los que cualquier usuario pueda agregar o modificar datos y códigos que faciliten la interconectividad entre dispositivos distintos.

Por otro lado, el acceso a la información personal siempre ha sido una gran preocupación de seguridad para las personas y las empresas. Cualquier usuario tiene el potencial para conocer datos personales de algún funcionario o trabajador, e incluso a sus cuentas bancarias. ¿Qué sucedería si, ahora, contara con acceso a su automóvil o al sistema eléctrico de su hogar? De acuerdo a un estudio realizado por el portal Business Insider, 39 % de sus encuestados (ejecutivos de diversas empresas en Inglaterra) temen invertir en una infraestructura IoT para sus negocios, debido a las amenazas potenciales en la privacidad de sus datos y la seguridad de sus procesos.

Estos riesgos enfatizan la necesidad de revisar o generar legislaciones que garanticen la privacidad de los ciudadanos, regulen el uso apropiado de sus datos, y establezcan nuevas sanciones o métodos de rastreo para aquellas personas que infrinjan el nuevo ‘internet físico’. Además, será cada vez más necesaria la información y capacitación personalizada, para que cualquier persona sea capaz de proteger sus dispositivos electrónicos, en contra de cualquier delito o abuso informático.

IoT: La tercera re-evolución

El economista italiano Marco Annuziata menciona que, después de la revolución industrial y la revolución del internet, el auge del IoT —que denomina ‘internet industrial’— es la tercera gran revolución que el mundo ha experimentado, en los últimos 200 años. Como en las revoluciones anteriores, el IoT nos obligará a reevaluar nuestros conocimientos, a modificar nuestras rutinas diarias, a educarnos en el uso de nuevas tecnologías, y a crear trabajos que nos permitan incorporarnos con facilidad a este nuevo contexto, que apenas está por nacer. Ciertamente, un mundo en el que seamos capaces de reparar máquinas justo antes de que se descompongan, o que nos deje atender nuestras vidas con solo programar lo que necesitamos conseguir en una computadora, representa una evolución radical en nuestros estilos de vida.

Es bueno saber que

De acuerdo con el reporte “El internet de las cosas 2015” de Business Insider:

  • Para el 2020, se proyecta que existirán 34 mil millones de aparatos conectados a internet (en 2015 se registraron 10 mil millones).
  • En los próximos cinco años, se invertirán cerca de seis billones de dólares para diseñar y crear nuevas soluciones IoT.
  • Al ser adoptadas por las empresas, se espera que las soluciones IoT reduzcan costos operativos, que aumenten la productividad y que impulsen la expansión a nuevos mercados.
  • Aunque los consumidores tardarán más en adoptar el IoT, estos invertirán cada vez más capital para adquirir estos productos y para crear ecosistemas IoT en sus ecosistemas.
Conoce más sobre el internet de las cosas