¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Anemia corporativa

de de

No descuides tus flujos de efectivo

Benjamín Villanueva Rivera

Es director de Finanzas en Emerson Climate Technologies para México y Latinoamérica.

Con la colaboración de Álvaro Colin Valdés

Atender el flujo de efectivo es de suma importancia para tomar cualquier decisión operativa o estratégica, ya que evitará problemas que podrían poner en peligro la salud de la empresa.

En la práctica, es común que los directores solo se enfoquen en revisar el estado de resultados y el balance de posición financiera (o balance general). Estas son mediciones básicas que muestran datos con contabilidad devengable: pueden ser que ya hayan ocurrido o que estén por suceder, pero ya tienen su registro contable; por un lado, podemos ver los ingresos diferidos, por el otro leemos los pasivos diferidos. Y aunque es muy importante monitorear estos estados, es el flujo de efectivo lo que nos deja ver, realmente, cómo se utiliza la riqueza del negocio.

Muchas veces, el flujo de efectivo es visto simplemente como otro estado financiero. En realidad, este es un pilar vital para la operación y la administración, porque permite realizar un diagnóstico de la estabilidad financiera y la salud, para visualizar cómo circula el dinero —ya sea por operación, gastos de capital o financiamiento—, así como sus entradas y salidas (o el origen y la aplicación de recursos, como se le conocía antes) en el negocio. De esta manera, el flujo de efectivo mostrará, de forma organizada, si la empresa se está quedando sin liquidez, aun si percibe utilidades al mismo tiempo.

¿Tu empresa no tiene aliento?

Es muy común que las organizaciones que sufren un crecimiento acelerado generen utilidades altas. Sin embargo, este deseo por expandir sus operaciones es, precisamente, lo que compromete su liquidez. Así empiezan a ofrecer financiamiento a sus clientes, comprometiendo el nivel de efectivo y el ciclo financiero del negocio; y también se vuelven altamente dependientes de préstamos bancarios. Por eso, es muy importante que las empresas implementen políticas sobre el manejo de su efectivo, para garantizar un crecimiento acelerado y sostenible.

Para analizar nuestras necesidades de liquidez, debemos llevar un estudio de los movimientos del efectivo por rubros. El flujo de caja operativo se podría considerar como el principal: si este es negativo, tiene una tendencia de disminución; si es muy bajo, es porque existe algún problema en la operación. Esto limitará que el negocio afronte las inversiones de activo fijo, o que no sea capaz de cumplir con sus obligaciones y deudas en el corto plazo.

En caso de encontrar problemas en el flujo de operación, habrá que evaluar las áreas de capital de trabajo —cuentas por pagar, cuentas por cobrar e inventarios— para detectar las oportunidades que tenemos para actuar, antes de que sea demasiado tarde. A continuación, mencionamos algunas alternativas que pueden utilizarse en las empresa para atender la falta de flujo:

Antes de ganar, paga

Al buscar una inyección de capital, la regla básica es que el rendimiento del proyecto por financiar sea mayor a su costo de financiamiento. Entre algunas fuentes de financiamiento que se pueden explorar, se recomiendan:

  • Fondos públicos o privados.
  • Sociedades Financieras de Inversión de Objeto Múltiple (SOFOM).
  • Financiamientos a corto plazo: créditos comerciales o bancarios, líneas de crédito, papeles comerciales, por medio de las cuentas por cobrar, por medio de los inventarios.
  • Financiamientos a largo plazo: Hipoteca, acciones bono, arrendamiento financiero, microcréditos, crédito Pyme.

La clave es reconocer cuánto costaría cada alternativa financiera (o la mezcla de varias), para después compararla contra la rentabilidad que se espera obtener. Un financiamiento realizado con información adecuada solo agregará valor y brindará mejores beneficios para a la empresa.

Siempre sigue al capital

La falta de liquidez es especialmente importante para las pequeñas y medianas empresas (pymes), porque un crecimiento acelerado no solo brinda más utilidades, sino que complejiza las operaciones diarias. Por tanto, es vital que estos negocios siempre mantengan los términos de pago de sus clientes en buenas condiciones, y que busquen estrategias para optimizar el periodo de recolección de sus cuentas por cobrar.

En primer lugar, es vital que la empresa conozca exactamente cuánto tarda en cobrar sus ventas a crédito. Una herramienta muy útil para esto es la rotación de cuentas por cobrar, que muestra, en promedio, cuántos días tarda el negocio en recuperar el capital de sus cuentas por cobrar:

Razón de cuentas por cobrar = Cuentas por cobrar ÷ (Ventas netas anuales / 360)

Otro método común para medir la liquidez es la razón de liquidez corriente. Esta fórmula determina si la empresa tiene la capacidad de pagar sus pasivos a corto plazo, utilizando sus activos circulantes, cuando el resultado de la división es mayor a 1:

Liquidez corriente = Activo Circulante ÷ Pasivo Corto Plazo

Por último, debemos recordar que los activos circulantes también incluyen el nivel del inventario. Entonces, si un negocio necesita conocer su capacidad de pago, tomando en cuenta sus activos más líquidos, debe utilizar la prueba ácida. A diferencia de la liquidez corriente, esta razón resta los inventarios al activo circulante, para determinar con exactitud cuál es la liquidez derivada de aquellos activos que representan mayor capital:

Prueba acida = Activo Circulante – Inventarios ÷ Pasivo Corto Plazo


A manera de cierre, realicemos la siguiente analogía: la falta de flujo de efectivo en el negocio equivaldría a padecer anemia: una baja concentración de hemoglobina (molécula transporta oxígeno hacia todos los tejidos del cuerpo). Sin este vital elemento, nos sentimos cansados, nuestro pulso se acelera y sentimos que nos falta el aire. Y si no tomamos acciones rápidas para enmendar esto, la anemia prolongada podría ocasionar un desenlace fatal.