¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Del futuro al presente

de de

La distopía¹ ya no es un tema de libros

Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y escritor. Ha publicado relatos en la revista Folios, del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de Jalisco, la novela corta Fragmentos del olvido y el poemario La montaña rusa. También ha colaborado como corrector de estilo en Editorial UdeG. Actualmente es articulista y editor asociado en la revista Mejores Prácticas Corporativas.

¿Qué tan cerca estamos de vivir en las ficciones que tanto miedo nos dan, al considerar que también pueden ser reales?

Es muy sencillo (y también divertido) imaginarse un futuro desolador y melancólico para la sociedad. A fin de cuentas, esas imágenes son escenarios que van a quedarse en el pensamiento; nunca podrían ser situaciones que debamos soportar. ¿Quién, sino los más paranoicos, serían tan tontos como para considerar la realidad de esas fantasías? Sin embargo, algunos artistas han sido lo suficientemente ‘disparatados’ como para vislumbrar aviones y satélites; automóviles y rascacielos; comunicación inalámbrica e inteligencia artificial. Nada peligroso, pero otros pocos pensadores consideraron otra clase de posibilidades futuristas que ya no son fabulosas ni inverosímiles.

 

Tiempo de epidemias y xenofobia

Desde el Medio Oriente hasta Europa y Estados Unidos, y desde América del Sur hasta México, miles de personas están abandonando sus países natales. Buscan mejores oportunidades para vivir, a costa del gran peligro que sufren cuando atraviesan las fronteras. ¿Qué tal si roban trabajos, o si traen virus como Ébola o Zika? La autora P.D. James imaginó esa situación en The Children of Men (1992), y el cineasta Alfonso Cuarón también representó la adaptación Children of Men (2006), donde la infertilidad es la triste enfermedad que amenaza la vida diaria, y los inmigrantes solo pueden empeorar lo poco que queda.

Represión y pánico, ¿para bien?

Disidentes como Edward Snowden y Julian Assange han desenmascarado varios programas de vigilancia gubernamental. Estos no solo afectan a sus países, sino a todas la naciones. Ahora, no sabemos quién nos escucha o nos ve; quién conoce lo que vemos, leemos o buscamos en internet; o si dicha información es manipulada para servir a ‘nuestros’ intereses. Y la mayoría de las veces, no nos importa. Así comenzó la historia de Winston Smith, el editor propagandístico de Nineteen Eighty-Four (George Orwell, 1949), quien manipula las noticias diariamente, observando el desinterés de sus compatriotas, ocasionado por el miedo del régimen.

¿Aquí es la frontera?

Es curioso: a veces renegamos mucho de la migración masiva, cuando ha sucedido por décadas, sin que nos demos cuenta. Ahora, no hay muchos países donde no encontremos a personas de China, de India, de Europa ni de Estados Unidos, construyendo una nueva vida. Podemos escuchar todos sus idiomas en la calle y mantener sus costumbres, como si hubieran sido nuestros vecinos por mucho tiempo. El mundo creado por Philip K. Dick en Do Androids Dream of Electric Sheep? (1968), y retratado por Ridley Scott en Blade Runner (1982) es uno donde los países, los idiomas, la mercadotecnia y la contaminación ya no tienen fronteras que regulen el orden o la paz.

La vida no alcanza para leer…

Depende mucho del país y de su cultura, pero ya no es tan común aprovechar el conocimiento que hay en libros, en museos, en el teatro y hasta en algunas películas. Es más fácil llegar del trabajo, descansar y ver algún programa de televisión. Después de todo, leer es aburrido, y también podría ser peligroso, como lo demuestran los radicales musulmanes o Ray Bradbury en Fahrenheit 451 (1951). En ese mundo, los bomberos no apagan las llamas del edificio, sino que las encienden para quemar libros, dejando a la población sin el principal medio para defender sus libertades: la información.

¿Ya no sirve? Tíralo y cámbialo

Ahora, el consumismo ya es más que un problema: es un estilo de vida que cuestionamos poco. Compramos y reemplazamos todas nuestras cosas, acumulando desechos que no nos afectan colectivamente, pero que sí interfieren con el crecimiento global y con la salud del mundo. Tememos el calentamiento global y la falta de reciclaje, pero nunca pensamos que esos dos problemas vayan a afectarnos por mucho tiempo. Wall-E (Andrew Stanton, 2008) propone una visión más realista, donde ya no podemos vivir en un mundo atiborrado de basura, y donde mantenemos ese gran desinterés con televisión, comida y objetos perecederos.

Y eso, ¿qué me importa?

Solo el autor Aldous Huxley imaginó una confluencia de todos los elementos anteriores, que ya podemos ver en nuestra vida diaria. En Brave New World (1932), es imposible vivir sin tecnologías ni pantallas que nos ‘conecten’ al resto del mundo. Tampoco interesan los grupos ni los valores; todo es “yo, yo, yo”. La población no necesita pensar ni leer, porque la autoridad puede regular todo sin restricciones. Al fin, el mundo entrega sus garantías y su libertad, a cambio de medios, publicidad, diversión y placer. ¿Y el ambiente y los derechos? No funcionan ni son prácticos. En ‘un mundo feliz’, es mejor ser ignorantes.

¹ Contrario al mundo ideal de las ‘utopías’, una distopía representa a una sociedad con características negativas, causantes de la alienación humana.