¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

¿A qué le temen las empresas?

de de
Centro de Investigación y Desarrollo del IMMPC

Bien manejado, el miedo puede ser un aliado para innovar en mercados nuevos, ofrecer más valor al cliente y generar rentabilidad y sustentabilidad.

En los inicios del siglo XX, el autor norteamericano Howard Phillips Lovecraft escribió: “El miedo es la emoción más antigua y poderosa de la humanidad, y el miedo más antiguo y poderoso es el temor a lo desconocido”. Es increíble como una simple idea, que no tiene un fundamento real, puede ocasionar tantos problemas. Esta es la base del miedo, una emoción intensa y desagradable que experimentamos al sentirnos amenazados. Y en las empresas, el miedo puede afectar las decisiones o el desempeño de los líderes y colaboradores, perjudicando las estrategias y las metas del negocio.

Algunos neurocientíficos argumentan que somos 25 veces menos inteligentes cuando sentimos miedo, ya que esa sensación afecta nuestra racionalidad. Como consecuencia, nos quedamos en nuestras zonas de confort para evitar enfrentar el peligro; esto se conoce como ‘secuestro de la amígdala’ y sucede cuando el cerebro reptiliano (la parte más primitiva de nuestra mente) toma el control del cuerpo para garantizar la supervivencia.

Por más que intentemos combatirlo o prepararnos, todas las personas sentimos miedo. Es una emoción natural que en el mundo antiguo nos permitió sobrevivir contra las amenazas del entorno. Sin embargo, la evolución cultural también ha transformado el miedo. En el siglo XXI ya no hay razón para defendernos de algún depredador animal, ahora las amenazas provienen de nuestra imaginación. Tenemos miedo de no ser aceptados por nuestros colegas, de hacer el ridículo, de hablar en público y, sobre todo, de fracasar (entre muchos otros temores). Todas estas preocupaciones se manifiestan en diversos ambientes cotidianos, y las empresas no son la excepción.

Común, pero tabú

Aunque es un tema del que se evita hablar, el miedo es, quizá, una de las principales amenazas que las organizaciones enfrentan diariamente. El temor de un líder al cambio —a abandonar un sector de mercado que ya no está generando muchos ingresos, a innovar un producto obsoleto por temor a que los clientes dejen de comprarlo, a impedir la sucesión del negocio, etc.— puede ocasionar que este tome una decisión incorrecta (o que no fue propiamente evaluada), ocasionando fuertes consecuencias para la rentabilidad y la permanencia del negocio.

En 2014, el director de Vantage Hill Partners (una firma de consultoría londinense), Roger Jones, realizó una serie de entrevistas a 116 líderes de diversas empresas, quienes mencionaron los miedos más personales y profundos que sufren, junto con las consecuencias que pueden ocasionar en su desempeño o en las organizaciones:

  1. Incompetencia. También se le conoce como ‘síndrome del impostor’. En este caso, las personas exitosas consideran que sus logros son solo producto de la suerte, y que solo exceden expectativas por miedo a que sus colegas descubran que, en realidad, son un ‘fraude’. Esto reduce la confianza de los líderes y también daña sus relaciones con otros ejecutivos.
  2. Bajo rendimiento. Quienes lo padecen, temen que su trabajo diario no sea suficiente, y para demostrar mayor iniciativa, se dejan llevar por su impulsividad y toman riesgos desmedidos, o tienden a ser extremadamente cuidadosos en sus decisiones. Esto ocasiona que se preocupen demasiado por lo que sus colaboradores opinen sobre su desempeño, detonando conductas defensivas que perjudican la comunicación y su interacción con el negocio.
  3. Competencia agresiva. La ambición es un arma de doble filo. Un ejecutivo que teme fuertemente al fracaso puede recurrir a diversas trampas para escalar posiciones o ganar más dinero a costa de sus colaboradores y de la rentabilidad del negocio. Incluso, algunos entrevistados notaron que la alta competitividad y las luchas de poder disminuyeron la honestidad en sus empresas.
  4. Retiro. Varios ejecutivos evitan jubilarse porque temen perder su propósito de vida. El miedo al retiro es un tema que se discute poco, pero que también acarrea consecuencias graves. Por ejemplo, postergar la sucesión del negocio por temor a sentirse inútiles o prescindibles después de entregar las riendas a la siguiente generación; o trabajar en exceso, ya que el éxito y ganancias acumuladas mitigan su temor al retiro.

Otros miedos de la encuesta fueron la vulnerabilidad frente a colegas y el temor a situaciones vergonzosas que hagan quedar a un líder en ridículo. 60 % de los encuestados admitieron que estos miedos afectan el comportamiento de su equipo directivo, y 95 % consideró que sus colaboradores no atendían sus preocupaciones, ocasionando: deshonestidad y pensamiento individualista; falta de sentido de pertenencia y de seguimiento en las actividades; juegos de política sucia; y la tolerancia de comportamientos nocivos para el negocio. Al final, estos miedos y mal manejo perjudicaron la toma de decisiones, promovieron un enfoque excesivo en la supervivencia individual e imposibilitaron las actuaciones rápidas y efectivas para resolver las crisis. Pero ¿cuántos de esos peligros que percibieron eran una amenaza real, y cuántos fueron meras suposiciones que obstruyeron el crecimiento?

¿Qué te hace más valiente?

La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) aconseja responder el siguiente cuestionario para aprender a enfrentar situaciones complejas:

  • ¿Qué tipo de sucesos te han resultado más difíciles y cómo te han afectado?
  • Al estar estresado, ¿te ha sido de ayuda pensar en las personas o elementos importantes de tu vida?
  • ¿A quién has acudido para que te ayude a enfrentar situaciones difíciles?
  • ¿Qué has aprendido sobre ti mismo y tu interacción con los demás durante momentos difíciles?
  • ¿Te ha ayudado ofrecer apoyo a otras personas que están pasando por experiencias similares?
  • ¿Cómo lograste superar los obstáculos?
  • ¿Qué te ha ayudado a sentirte más esperanzado sobre el futuro?

 

Estrés: ¿aliado o enemigo?

Una de las formas en que el miedo puede manifestarse en nosotros, tanto física como mentalmente, es el estrés. Al no ser controlado, el estrés puede ocasionar problemas digestivos, resfriados, ansiedad y depresión. Lamentablemente, esta es una condición que afecta a cada vez más líderes y empleados a nivel mundial. En 2014, un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard estimó que 25 % de los estadounidenses sufrieron altos niveles de estrés (denominados tóxicos). Y de acuerdo con la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, 51 % de los trabajadores en la Unión Europea consideran que el estrés es un mal frecuente en sus oficinas, y cuatro de cada diez piensan que este no se atiende correctamente en sus empresas.

No obstante, hay quienes piensan que, si está bien controlado, el estrés puede mejorar la calidad de vida de las personas y contribuir a la rentabilidad de los negocios. Por ejemplo, Christa Sedlatscheck, directora de esta agencia europea, afirmó que el estrés laboral no puede ser ignorado, pues es demasiado costoso para la salud de los trabajadores y para la competitividad de las empresas. Por otro lado, la psicóloga de la Universidad de Stanford, Kelly McGonigal, afirma que cambiar nuestra percepción del estrés puede influir en la salud. Al considerar que el estrés nos beneficia, el corazón y las venas bombearán sangre con más efectividad para el cuerpo, y la respiración rápida asegurará que nuestro cerebro tenga más oxígeno durante situaciones difíciles. Además, el estrés también influye en la efectividad de la oxitocina, la hormona encargada de incentivar los instintos sociales de las personas para formar mejores relaciones.

Si aprendemos a manejarlo, el estrés puede beneficiar nuestras vidas y contribuir a la rentabilidad de los negocios. Y para evitar que la presión nos detenga, solo debemos aprender a administrar nuestros esfuerzos. Así como descansamos el cuerpo después de ejercitarnos en el gimnasio, hay que saber dosificar nuestras cargas de trabajo, esto nos hará más resistentes y productivos.

Paranoia productiva

El miedo puede ocasionarnos pánico e impotencia, pero también podemos convertirlo en una gran herramienta de motivación para alcanzar nuestros objetivos. Por ejemplo, el temor puede ser el mejor amigo de un emprendedor. Al iniciar un negocio, los individuos deben asumir diversos compromisos: administrar y retornar el capital de inversionistas; ofrecer y mantener fuentes de empleo para sus aliados; vender una idea completamente nueva en un mercado de cambio constante, etcétera.

Muchas personas podrían desanimarse o asustarse ante tales responsabilidades. Sin embargo, los emprendedores no ven al miedo como un obstáculo, sino como un mapa donde identifican las alternativas desconocidas que necesitan explorar para consolidar sus proyectos.  ¿Cómo lograr entonces que el miedo sea uno de nuestros mejores aliados para impulsar la sustentabilidad? A continuación te compartimos algunas estrategias:

  1. Nómbralo. Primero, identifica a qué le temes. Si hay una nueva estrategia de la que no estás convencido o una tarea que realizarás por primera vez, solo debes evaluar cuáles serían las consecuencias de sucumbir a ese temor y cuáles son los beneficios de enfrentarlo. Si sabemos cuáles son nuestros miedos, estos no podrán controlarnos, seremos capaces de salir de nuestra zona de confort y tomaremos mejores decisiones para el negocio.
  2. Compártelo. A veces, la mejor forma para combatir el miedo es comunicarlo con nuestros colaboradores. Una buena estrategia es organizar programas de efectividad, donde los líderes compartan historias de los momentos más cruciales en sus vidas. Esto permitirá que la organización conozca las motivaciones de cada integrante del equipo, así como los miedos que deben mitigar.
  3. Escúchalo. Tanto directivos como gerentes o líderes de equipo pueden organizar sesiones para que los subordinados les ofrezcan retroalimentación sobre su desempeño. Así, miedos como el ‘síndrome del impostor’, el estatus o el bajo rendimiento no afectarán sus decisiones ni su comportamiento.
  4. Canalízalo. En lugar de nombrarlo ‘miedo’ puedes transformarlo en un reto por superar, un escalón por subir o un área de oportunidad. Si percibimos al miedo como un adversario solo frustrará nuestro desempeño y el progreso del negocio. En cambio, si lo vemos como un aliado, el miedo es capaz de ofrecernos soluciones innovadoras a diversos problemas.

Enfrentar el miedo significa pensar más en el resultado que en el propio intento, y en cuántas veces te atreves a enfrentar un reto de diferentes maneras hasta que encuentras una solución.

 

Algunos beneficios del miedo

Manejar bien el miedo y el estrés también puede traer beneficios inesperados para el desempeño, como los siguientes:

  • Atención a los detalles. El miedo a cometer un error puede darnos la oportunidad de investigar mejor para enfrentar una situación angustiante, o para encontrar una solución innovadora a ciertos problemas que, en situaciones más relajadas, no encontraríamos. Una percepción agudizada fomenta la proactividad y mejora la toma de decisiones.
  • Preparación estratégica. Si temes un escenario que todavía no sucede, ¿por qué no aprovechar el tiempo para prepararte? El miedo puede motivar a los colaboradores a planear por adelantado para buscar métodos de prevención ante cualquier eventualidad y evitar consecuencias negativas.
Teme, enfrenta y gana

En 2013, la compañía Adobe Systems Incorporated —desarrolladores de softwares como Photoshop, Illustrator e InDesign, entre otros— anunció que dejaría de comercializar sus productos físicamente, para concentrarse en ofrecer sus programas por medio suscripciones y descargas online. Aunque hubo muchas críticas por parte de sus clientes y de algunos analistas, Adobe no cedió ante la presión ni ante el miedo de incursionar en otro mercado. De esta manera, se adaptó a las nuevas necesidades de sus consumidores, abandonó un modelo de ventas obsoleto e innovó sus productos a través de un medio diferente de entrega que, además, ofrece asesoría en línea a sus clientes.

El cambio siempre genera miedo, sin embargo es una constante inevitable en el entorno empresarial. En el caso de Adobe, este negocio anticipó que el futuro del software estaba en el almacenamiento en la nube. Sin embargo, en lugar de sucumbir al estrés, Adobe utilizó el miedo al cambio para impulsar su creatividad y buscar un nuevo método para adaptarse al mercado. ¿Qué tal si, como Adobe, el resto de las empresas aprendieran a transformar el miedo en una motivación para alcanzar nuevos objetivos?

Cuando tenemos miedo es común que reaccionemos de las siguientes maneras: luchar contra la amenaza, paralizarnos ante su presencia o huir de ella. En esta situación, solo nuestra propia mentalidad puede ayudarnos a manejar estas reacciones para transformarlas en una herramienta de éxito. Debemos recordar que en la lucha contra el miedo, el verdadero adversario no es el entorno, sino nosotros mismos.


Valor para llevar

“Tanto los héroes como los cobardes sienten miedo. Lo único que los separa es qué deciden hacer con su miedo”. Cus D’Amato, entrenador de Boxeo.

“No debemos temer nada en la vida, solo entenderlo. Ya es tiempo de que entendamos más, para que podamos temer menos”. Marie Curie.

 

“Vivir sin miedo es un gran regalo porque, ciertamente, tememos demasiado en estos días. ¿Saben qué me gusta de la comedia? Que uno puede reírse sin tener miedo de nada, al mismo tiempo. Si te estás Riendo, te reto a que tengas miedo”. Stephen Colbert

 

“No vale la pena vivir ni tampoco le encontraremos límite a nuestro dolor si le damos rienda suelta a nuestros miedos. En este respecto, deja que la prudencia que ayude y desprecia el temor con un espíritu resoluto”. Séneca

 

“Uno gana fuerza, coraje y confianza con todas las experiencias donde realmente se detenga para ver el rostro del miedo. Ahí, uno es capaz de decirse: ‘Ya viví este horror; ahora puedo asumir el siguiente reto’. […] Debemos hacer las cosas que no nos sentimos capaces de realizar”. Eleanor Roosevelt

 

“Aprendí que la valentía no consiste en la ausencia del miedo, sino el triunfo sobre el mismo. El hombre valiente no es aquel que no siente miedo, sino el que lo conquista”. Nelson Mandela

 

“La única cosa a la que debemos temer es al mismo miedo, al terror innombrable, irracional e injustificado que paraliza los esfuerzos necesarios para transformar la retirada en un avance”. Franklin D. Roosevelt

 

El miedo es nuestra principal fuente de superstición y una de las fuentes principales para la crueldad. Conquistar el miedo es el principio de la sabiduría”. Bertrand Russell

 

“Será realmente libre quien haya superado sus miedos”. Aristóteles

Hábitos para lidiar con el miedo

La APA sugiere las siguientes 10 maneras para manejar o enfrentar las situaciones más difíciles:

  1. Establecer buenas relaciones con familiares cercanos, amigos y otras personas.
  2. Evitar ver las crisis como problemas insoportables o sin solución.
  3. Aceptar las circunstancias que no pueden cambiarse.
  4. Establecer metas realistas y trabajar en pos de ellas.
  5. Tomar acciones asertivas o decisivas en momentos adversos.
  6. Buscar oportunidades de descubrimiento personal después de lidiar con una pérdida.
  7. Desarrollar confianza en uno mismo.
  8. Mantener perspectivas de largo plazo y considerar los eventos estresantes dentro del contexto de una situación más grande.
  9. Mantener una perspectiva positiva, esperar cosas buenas y visualizar lo que se desea.
  10. Cuidar el propio cuerpo y la mente, hacer ejercicio regularmente y poner atención a las propias necesidades físicas y emocionales.