¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Alberto Calderón, cómo vencer el miedo a triunfar

de de
José Luis Sandoval Encarnación

Director editorial

Alberto Calderón es un reconocido especialista en coaching sistémico. Junto con la distinguida entrenadora Adriana Loftus, forma parte del gran equipo que trabaja con las dos sirenas mexicanas de nado sincronizado: Nuria Diosdado y Karem Achach. La labor fundamental de Calderón es trabajar en la mentalidad de las atletas, tarea que —aunada al gran avance técnico que han mostrado ambas— ha dado grandes frutos: además de haber ganado diversas preseas internacionales y subir en el escalafón mundial, el dueto mexicano logró su clasificación a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 [al cierre de esta edición, la justa deportiva aún no había comenzado].

Calderón compartió que desde hace varios años ha trabajado con Karen y con Nuria en el aspecto mental: “Ya no compiten contra países, ahora lo hacen por ellas mismas. No compiten por medallas, lo hacen por desempeño; no piensan que están sacrificando su vida por el deporte, lo ven como una elección de vida. […] Mi trabajo principal consiste en ayudarles a tener los pensamientos, emociones, sentimientos, valores y virtudes que les permitan sacar lo mejor y lograr sus metas”, declaró para Grupo Reforma en marzo pasado. Dado que Calderón no es ningún extraño en el mundo empresarial, donde también ha apoyado a diversos directores y gerentes a mejorar su desempeño, platicamos con él para que nos explicara más a fondo los conceptos detrás del coaching.

¿Cuáles son los elementos de la cultura de alto rendimiento que los mexicanos deberíamos adoptar?

El mexicano es muy sociable, se enfoca mucho en las personas pero carece de una visión de conjunto, de procesos, de estructura y de trabajo en equipo. Hay que empezar a enfocarse en los procesos, en pasos que agreguen valor, y en el largo plazo: en México vivimos en el ‘momentito’, en el famoso ‘ahorita’, al contrario de culturas como Japón o China, donde la vida y obra están integradas al universo. Este enfoque de largo plazo nos lleva a reflexionar sobre el significado de la vida, y a partir de ahí abordamos otro elemento: el porqué hacemos las cosas. A mis atletas les insisto mucho en que no están sacrificando su vida por el deporte; sino que están eligiendo un estilo de vida que implica ciertas características de alimentación, nutrición y ejercicio. Como personas sanas y de alto rendimiento, no deberían querer meterse en actividades que no corresponden a esa vida. Uno debe elegir qué vida quiere llevar, y hacer esto le da sentido y propósito a todo lo que uno hace.

Cuando se trata de ayudar a una persona a que haga esta elección de vida y defina su rumbo, ¿es diferente cuando se trata de un deportista de 20 años en comparación con un profesionista de 40, por ejemplo?

Ese es un punto interesante. En realidad, la mayoría de las personas no tienen idea de qué quieren hacer con su vida. Lo he visto en políticos, ejecutivos, deportistas, artistas, etcétera. Por eso, una de las variables que se trabajan en el enfoque del coaching sistémico es aprender a distinguir entre el sistema de la sociedad donde una persona trabaja y la persona como tal, que es un sistema psíquico. Las personas no son la sociedad, ni tampoco son solo deportistas, políticos o artistas, sino individuos con diferentes roles. De la misma forma, nosotros no estamos vivos solo para trabajar, sino para algo más importante, por lo que debemos tomar el trabajo como un medio para aprender, desarrollar habilidades y cultivar virtudes y valores. Si la empresa quiere utilidades, la persona debe administrarse para ser el mejor empleado en ese objetivo. Debe convertirse en el ser que cambia, en el que transforma, en el líder. Eso requiere que el individuo piense en superarse, mejorar, aprender, y como consecuencia logrará los resultados y mejorará su desempeño en el rol que le corresponde, sin perder de vista que está desarrollándose y creciendo. Y mientras más crece y se enriquece internamente, más puede ofrecer al exterior.

“No se trata de negar o evitar los nervios, sino de aprender a manejarlos”.

Aunque generalmente las organizaciones se enfocan en los resultados, en el coaching sistémico nos enfocamos en el desempeño. Primero identificamos cuáles son los resultados que se deben lograr, los definimos y establecemos metas, pero trabajamos con el desempeño porque es la causa, mientras que el resultado es el efecto. El resultado es una consecuencia positiva de un buen desempeño; por eso no nos dejamos presionar por fechas, medidas o ventas, simplemente procuramos tener muy claro hacia dónde queremos ir, para ubicarnos en lo que tenemos que hacer hoy, dentro de un proceso. Al hacer esto, se enriquece el proceso y se enriquece la actividad. Esto aplica para atletas, ejecutivos o equipos, y cambia culturas.

Si la empresa toma en cuenta esto y deja de limitarse a medir solo la parte de ganar dinero, puede enfocarse en nuevos niveles de evaluación del desempeño. Es decir, sí hay que evaluar los resultados, pero también los procesos, la satisfacción y la motivación de las personas, el aprendizaje y su aplicación, el retorno de la inversión y cómo impactan las acciones de una persona al trabajo y a sus compañeros.

¿Cuándo es el mejor momento para buscar la ayuda de un coach?

Cuando una persona quiera hacer cosas nuevas y se ponga metas que le exijan salir de su zona de confort para entrar a terrenos desconocidos. Esto demanda cambiar de paradigma. Por ejemplo, es frecuente encontrar ejecutivos que dan buenos resultados y de pronto son ascendidos por primera vez a un puesto directivo. Mi labor consiste en ayudarles a entender el nuevo paradigma que implica un rol de liderazgo. Les ayudo a identificar el nuevo entorno donde van a desenvolverse (muy corporativo, muy global, donde hay que manejar personas) y qué habilidades necesitan aprender o desarrollar para tener éxito en ese contexto. Por el contrario, si solo nos concentramos en capacitar en competencias técnicas, el entorno siempre va a ganarle a la persona. Es decir: si me voy a China, tengo que adaptarme a ese entorno, por más preparado que esté para competir en México. Si me voy a Marte, tengo que adaptarme a las condiciones de Marte. Lo mismo sucede en los Juegos Olímpicos: el ambiente es de tan alta intensidad y de tanta exigencia que no importa lo bien entrenado que esté un atleta técnicamente, este se vendrá abajo si no se adapta al entorno. Lo que yo hago como coach es ayudar al deportista a diseñar el paradigma específico para competir en Juegos Olímpicos. Y lo mismo con ejecutivos y equipos, les ofrezco soporte para diseñar el marco de referencia cultural que va de acuerdo a la situación en la que van a desenvolverse.

Desde su punto de vista, ¿cómo debe concebirse el miedo?

El miedo es válido porque nos previene de algún peligro, nos pone en alerta. Es conveniente que un atleta sienta la adrenalina porque le permite activarse. No se trata de negar o evitar los nervios, sino de aprender a manejarlos. Y es que a veces puede parecer que estamos sujetos a la influencia de nuestras emociones, pero en realidad es al revés. Podemos cambiar, conectar o desconectar la emoción. Este es un proceso mental en donde se identifica una emoción como creativa o destructiva: si es destructiva, solo hay que apagarla y buscar una constructiva. A las atletas les pregunto qué emociones están sintiendo, les ayudo a que identifiquen las que no les sirven para que las reemplacen por otras como aplomo, seguridad, confianza, entusiasmo, alegría. Cambiar conscientemente la emoción es válido.

Algo muy importante es dejar fuera lo que debe estar afuera, para que uno se concentre en su desempeño. Es una fórmula que utilizo con mis clientes, atletas y ejecutivos. Les recomiendo olvidarse del ‘qué dirán’. Tienen que ir, dedicarse y enfocar su desempeño sin ir pensando en la familia, en los competidores, en los jueces o en la prensa; deben dejar la situación como está y mantener su mente en lo que ellos quieren lograr. Yo les pregunto cómo quieren su desempeño y les digo que se enfoquen en eso. Ya sea como deportista, como profesionista o como lo que sea, uno tiene que olvidarse de las circunstancias para ubicarse en su rol, en cómo quiere desempeñarse y en dar lo mejor de sí.

Frases para llevar

“Es posible hacer negocios productivos, de alta calidad y de mucho profesionalismo con ética, sin necesidad de hacer trampa o de estar buscando cómo ganarle terreno a los demás. Más que ver quién es el mejor, la competencia debe invitarnos a la propia superación, a crecer y a ser mejores individuos. Las conductas no éticas tienen que ver con deficiencias personales. Creo que, si cada uno se supera a sí mismo, es posible llevar una vida de bien, en beneficio propio y de los demás”.

“Creo que uno de los grandes males en ejecutivos, deportistas, políticos y artistas es la fama. Empiezan a salir adelante y entonces llega la prensa, los patrocinadores y la soberbia. Por eso con nuestras nadadoras le apostamos a la modestia, la sencillez y la humildad”.

“Con frecuencia hago ejercicios para que mis clientes aprendan a definir qué emociones están sintiendo. Algunos solamente saben decirte que están emocionados, pero no saben si sienten alegría, tristeza, frustración, temor o coraje. Es necesario ayudarles a entender su propia emocionalidad para que, a partir de eso, determinen cuáles emociones son útiles y cuáles no, cuáles son constructivas y cuáles son destructivas”.

“Cuando tienes que presentarte a una junta de trabajo tienes que alistarte: no puedes sólo llegar a la reunión. Es importante que prepares los pensamientos y emociones que vas a llevar contigo”.


Alberto J. Calderón Danel

Inició su práctica profesional de coaching en 1997 para ayudar al personal ejecutivo a enfrentar y resolver los retos presentados por la globalización. Tiene un doctorado en Antropología Social por la Universidad Iberoamericana y un MBA por el ITESM-CCM, y está especializado en Comportamiento Organizacional y en Desarrollo Organizacional. Está certificado como Coach Ontológico, Life Coach CoachVille, PCC por la Federación Internacional de Coaching en Kentucky, Practitioner-IAC. Es director en MORE Global Solutions, S.C., empresa dedicada al entrenamiento internacional en coaching sistémico. Actualmente ofrece servicios de coaching personal, ejecutivo y corporativo, y es coach deportivo de la selección mexicana de nado sincronizado.

 

 

Bibliografía recomendada: La mentalidad de grandes atletas
  • Carril interior. La autobiografía de Carl Lewis
    Otro de los mayores atletas de la historia deja entrever la vida detrás del ídolo de las pistas.
  • Sin límites. Michael Phelps y Alan Abrahamson
    El libro recoge diferentes anécdotas de la vida de Michael Phelps, quizá el mejor nadador de la historia, y comparte con el lector los elementos que componen su mentalidad ganadora.