¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Comparto, luego existo

de de

Ansiedad y depresión en el mundo digital



Esteban Muñoz Aguilar

Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y escritor. Ha publicado relatos en la revista Folios, del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de Jalisco, la novela corta Fragmentos del olvido y el poemario La montaña rusa. También ha colaborado como corrector de estilo en Editorial UdeG. Actualmente es articulista y editor asociado en la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Idealmente, internet y las redes sociales son herramientas que deben complementar y facilitar nuestras actividades diarias. Desafortunadamente, este no es el caso para miles de usuarios en el mundo.

 

Suena el despertador, abres los ojos, aclimatas tu vista a la luz, tomas el celular, ves la hora y revisas si tienes correos pendientes o mensajes en WhatsApp, Twitter o Facebook —No tiene nada de malo; actualmente todos estamos constantemente conectados a través de nuestras redes sociales—. Pero ¿qué pasa si no encuentras mensajes o likes a tus fotos personales cuando despiertas, o en el resto del día? ¿Te sientes mal si ninguno de tus contactos digitales se acerca a tus perfiles online para saludarte?

 

¿Tienes ‘depresión de Facebook’?

Es curioso. Gracias a las redes sociales podemos estar conectados con amigos, familiares y colegas las 24 horas del día. Sin embargo, cada vez conocemos más casos de ansiedad o depresión debido a un uso excesivo de estas herramientas. De acuerdo con sociólogos de la Universidad de Nueva York, la explicación está en la calidad de nuestras conexiones: aunque nuestras redes se han incrementado, estas no pueden imitar la profundidad que cultivamos en una relación directa (cara a cara) con las personas que más queremos.

Las redes sociales son excelentes medios para fomentar la creatividad, la interacción y el aprendizaje en niños y adolescentes. Hoy, miles de maestros pueden ofrecer una clase a través de Skype, y millones de estudiantes realizan trabajos en conjunto desde Google Hangout. Por otro lado, el uso excesivo de redes sociales también puede perjudicar las habilidades sociales de los jóvenes. Así lo apunta la psicóloga Sherry Turkle (goo.gl/1x9f30): “Las relaciones humanas son ricas, complicadas y demandantes, pero ahora las ‘limpiamos’ con tecnología. En consecuencia, sacrificamos la conversación por meras conexiones”.

Felicidad fatigable

Diversos psicólogos consideran que el uso excesivo de las redes sociales puede catalogarse como una adicción —la búsqueda patológica de una recompensa o alivio a través del uso de sustancias u otras conductas—. Esto puede ocasionar padecimientos como depresión o ansiedad, que intervienen en la vida diaria de las personas. Algunos de los comportamientos más comunes en las personas adictas a las redes sociales son:

Narcisismo online

Gracias al distanciamiento físico y al anonimato, los usuarios de diversas redes sociales pueden perder la inhibición para escribir comentarios nocivos o para realizar actividades delictivas. De acuerdo con varios estudios publicados en el diario académico Computers in Human Behavior (computadoras en el comportamiento humano), el uso frecuente de Facebook y otras redes puede incrementar el narcisismo, la agresividad y la antisocialidad de los jóvenes. Al final, esto puede ocasionar habilidades sociales deficientes y promover prácticas como el cyberbullying.

 

El ‘yo’ reinventado

Las redes sociales nos permiten reflejar cómo queremos ser vistos. Elegir la imagen de nuestro perfil, los mensajes que escribimos, así como la frecuencia con la que los publicamos, nos permite generar una imagen más positiva, que no siempre podemos demostrar en la realidad. Sin embargo, esto puede ocasionar baja autoestima y depresión en los usuarios que tienden a comparar sus propias vidas con la información que hay en los perfiles de sus amigos.

Control laboral

Uno de los usos más cuestionados de las redes sociales es la supervisión de los empleados por parte de sus directivos y la evaluación de postulantes a nuevos puestos con base en sus mensajes o fotografías. Una encuesta realizada por On Device Research en 2013 determinó que una de cada diez personas (de entre 16 y 34 años) han perdido oportunidades de empleo debido a comentarios en sus redes sociales, o porque sus fotos personales no fueron tan ‘favorecedoras’.

Contra la adicción digital

A pesar de que utilizamos la tecnología para olvidarnos de nuestras ansiedades, el exceso digital solo las ha incrementado. Sin embargo, desconectarse completamente de internet ya no es una opción en la era digital —Tata Communications estima que las personas en Europa, Estados Unidos y Asia pasan más de cinco horas conectadas a internet, y 64 % se preocupa cuando no tiene acceso a la red (goo.gl/DJWWpI)—. En 2015, la revista Harvard Business Review publicó algunos tips para disminuir el uso de las redes sociales (goo.gl/qeIyZI):

  • Destétate. Revisa todas tus redes sociales al instante y después apaga o silencia todos tus dispositivos durante 15 minutos. Al pasar ese intervalo, puedes revisar tus aparatos nuevamente y repetir el proceso. La idea es aumentar el tiempo paulatinamente, hasta alcanzar una hora (o más) fuera de la vida digital.
  • Programa descansos. Toma un breve descanso de todas tus actividades cada 90 minutos, para evitar que tu mente se fatigue con el trabajo y la tecnología. Puedes caminar, escuchar música, hacer ejercicios breves o meditar.
  • Sueño análogo. Deja de usar tus aparatos digitales una hora antes de dormir. También se recomienda apagarlos o dejarlos en otra habitación, para evitar que las notificaciones y la luz de los dispositivos perjudiquen tu sueño.

Pensamos que la vida real es más complicada, y que la tecnología nos puede ayudar a sobrellevarla sin problema. Pero la sustitución genera depresión, ansiedad y soledad a largo plazo. Por eso debemos encontrar un balance entre nuestra realidad y las redes sociales, para cuidar nuestra concentración y nuestra salud emocional.