¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

“Nosotros no estamos jugando, sino invirtiendo nuestro tiempo libre”

de de

Cristóbal García Jaimes, fundador de Ciencia sin Fronteras, A.C.

Las grandes pasiones de Cristóbal, también conocido como el Chico Partículas, son la ciencia, el emprendimiento social y la educación. Actualmente estudia la licenciatura en Física en la Universidad Nacional Autónoma de México, pero antes ya había sido reconocido a nivel internacional como el creador del acelerador de partículas más barato del mundo (desarrollarlo le costó alrededor de mil pesos). Ahora, el Chico Partículas ha creado Ciencia sin Fronteras, A.C. una fundación que, a través de la programación y el diseño de software y hardware, busca que los niños tengan más opciones para continuar estudiando y salir de la pobreza.

¿Qué te inspiró a conformar Ciencia sin Fronteras?

A los 18 años conocí a una mezzosoprano llamada Natalia. Ella y yo teníamos muchas diferencias —su interés es la cultura y el mío la ciencia; ella tenía a su familia y estabilidad en la Ciudad de México, y yo vivía solo, con algunas dificultades económicas—, pero más que alejarnos, estas nos unieron para formar Ciencia sin Fronteras. Nos inspiramos en los jóvenes que, como nosotros dos, viven en contextos muy diferentes y adversos, pero todos ellos también tienen necesidades; y si nosotros podíamos ayudarles a superar sus problemas, pues queríamos abrirles las puertas.

Enfocamos nuestra labor a comunidades marginadas como San Miguel Totolapan (mi pueblo natal); primero desarrollamos “Toma mi mano y también mi libro”, un proyecto donde recibimos libros para armar bibliotecas y trasladarlas a varias comunidades. Después creamos “Pepenador cibernético”, que consiste en recuperar computadoras en desuso para armarlas, repararlas, actualizarlas y llevarlas a las comunidades.

¿Cómo motivan el aprendizaje de los jóvenes en un entorno tan adverso?

Cuando llegamos a Oaxaquilla, por ejemplo, no sabíamos cómo los atraeríamos, pero después de 20 minutos ya no tuvimos que pensarlo, porque ellos llegaron por su cuenta. Estaban impactados por ver una computadora y emocionados porque les dijimos que las máquinas iban a quedarse ahí. Primero los apoyamos a través de conferencias, charlas, experimentos y demostraciones científicas, y también instalamos las computadoras. Después, otra organización se encarga de instalar el software y de impartir cursos de programación.

Ahí ya tenemos jóvenes que ya saben programar y que le enseñan a chavos de ocho, diez y catorce años. Esto es gracias a que las personas cuentan con líderes naturales que difunden el proyecto. Tal vez nunca escuchen una conferencia sobre liderazgo o emprendimiento, pero son quienes sacan adelante a sus grupos, por las condiciones y la adversidad que enfrentan.

¿Qué prácticas han implementado para fomentar la participación de los niños?

Realizamos un consenso donde los niños tienen la misma participación que los adultos, y preguntamos qué es lo que más les gustaría aprender. Mientras un voluntario enseña cómo hacer un sistema de riego automático que encienda cada tres horas, podemos enseñarles otros métodos para construir el mismo sistema. El hubiera existe, persiste y coexiste; así es como diversificamos el camino.

Al término de cada brigada les preguntamos qué es lo que más les gustó. Es una evaluación cualitativa para ver qué podemos mejorar y saber si logramos un impacto. Una vez les preguntamos a 20 niños cuáles eran los cinco momentos más significativos de su vida, y 14 nos incluyeron; nos pusieron como un parteaguas, como una posibilidad de ir a un mundo globalizado y de encontrar amigos para realizar proyectos. Ahora, ellos nos envían mensajes cuando salen del pueblo y visitan ciudades, para preguntarnos si pueden conseguir ciertos materiales o para resolver dudas de programación.

¿Cómo podemos apoyar la labor de Ciencia sin Fronteras?

Solo tenemos dos requisitos: tener ganas de ayudar y no buscar un beneficio personal. Nuestra estructura es nula, es decir, no tenemos jerarquías. Todos valemos y hacemos lo mismo. Esto empezó con estudiantes de física, química, ingeniería y biología que decidimos brindar las mismas oportunidades de estudio a otras personas. Entonces, nos unimos, seguimos y nos organizamos desde Facebook y por correo.

Ahora, lo que pensamos hacer es un formulario para integrar a las personas. Queremos tener los datos de psicólogos o pedagogos que quieran unirse a las brigadas, pero queremos hacerlo de forma ejecutiva, sin demasiada burocracia. Y las personas también pueden ayudar donando computadoras que ya no usan, para armarlas y llevarlas. Ya tenemos el lugar, el mobiliario y las herramientas, solo necesitamos arreglar las máquinas para llevarlas y hacer un centro nuevo.

¿Cuáles son los principales retos que Ciencia sin Fronteras ha enfrentado?

La falta de credibilidad en los jóvenes. A pesar de que nos esforzamos e intentamos ser competentes, tenemos que enfrentar el paradigma de la juventud: se piensa que somos insuficientes o que somos incapaces. Al ser una organización de jóvenes y que no tiene jerarquías, se piensa que Ciencia sin Fronteras es menos válida. Nosotros no estamos jugando, sino invirtiendo nuestro tiempo libre.

 

Eso es lo que una organización joven y sin una estructura común puede enfrentar en pleno siglo XXI, donde algunos se aferran a modelos educativos del siglo XIX administrados por personas del siglo XX. Ese es otro reto para los millennials; y la mejor arma que tenemos para divulgar y para compartir es internet, la tecnología. Entonces, seguiremos utilizando este medio barato, accesible y económico que podemos compartir con los demás.

Para saber más

En octubre de 2016,  en el marco del IV Congreso en Mejores Prácticas Corporativas, Cristóbal García Jaimes fue condecorado con el Galardón a las Mejores Prácticas en la categoría Emprendimiento Social.